Consejos para padres de niños superdotados profundos

Artículo traducido por Maria Rydkvist en Estocolmo a 16 de diciembre de 2015 del artículo original “Tips for Parents: Helping Parents Understand their Profoundly Gifted Children” del Davidson Institute for Talent Development de Clark, B, 2004 (http://www.davidsongifted.org/db/Articles_id_10299.aspx)

Este artículo de consejos para padres está sacado de un seminario realizado por Barbara Clark,

que primero hace una descripción breve sobre la estructura básica y funcionamiento del cerebro,

y de ahí pasa a describir los tres niveles de superdotación: profundo, alto y moderado.

Las características de los niños superdotados profundos aparecen en el mismo junto con un glosario de consejos

en torno a la investigación sobre el funcionamiento del cerebro para el conocimiento de padres y docentes.

La propia definición de superdotación profunda nos asoma a la naturaleza extrema del desarrollo de estos niños.

Podemos discutir este desarrollo en términos generales, pero de todos modos, todo lo que discutamos se aplicará

de modo diferente a cada niño superdotado profundo. El conocer de cerca las estructuras y funcionamiento del cerebro

humano, sigue sin ser suficiente para poder entender cómo podemos enfocar la crianza de los niños profundamente superdotados.

 Naturaleza y crianza

Se ha estimado que en el momento de nacer, todos los niños vienen equipados con un maravilloso y complejo sistema cerebral que contiene de 100 a 200 billones de células cerebrales. Cada célula cerebral se encuentra en el lugar exacto a la espera de ser desarrollada y utilizada para alcanzar el máximo potencial que pueda existir en el ser humano. Tal estructura, nos permitirá conectar estas neuronas para poder procesar trillones de bits de información a lo largo de nuestra vida. De todos modos, se estima que actualmente usamos menos del 5% de esta capacidad intelectual. El cómo este complejo sistema se pone en marcha, viene reglado por la información que proviene de nuestros genes, que son el elemento que se encuentra en el núcleo, y que transmite las características hereditarias las cuales son parte de nuestro ADN, el cual es fundamental para nuestro desarrollo de la inteligencia, la personalidad, y de la calidad de experiencia en torno a la vida que experimentamos a lo largo de nuestro crecimiento y desarrollo como individuos.

De todos modos, los genes no conforman unos bits específicos y las piezas que lo componen, sino que codifican para un tipo de condiciones, ante una serie de formaciones diversas del entorno. Más aún, incluso cuando un rasgo ha sido localizado y formado, la intervención del entorno puede aún modificar los efectos de lo hereditario. Una educación más rica puede aumentar la inteligencia. Los genes nos proporcionan con una estructura o patrón, pero se encuentran dependientes del entorno para esa inteligencia en particular, debido a las características que ellos mismos encauzan. Mientras que los genes no equipan de nuestro menú de manera excusiva, es el entorno el que permite esa diferenciación dentro de ese rasgo de elección.

Es equivocado el pensar qué es lo más importante, si los genes, o el entorno: Los genes solamente pueden expresarse en un entorno, y el entorno no tiene efecto si no es por la existencia de genotipos que existan de por si y de manera innata en el individuo. Siegel (1999) director médico de the Infant and Preschool Service y profesor clínico de psiquiatría en la Universidad de medicina de California, en Los Angeles (School of Medicine, University of California), concluye de la siguiente manera, “Los genes contienen la información de la organización general de la estructura del cerebro, pero la experiencia es la que determina qué genes se expresan, cómo y cuando”. (p. 14).

 Niveles de superdotación

En el campo de la educación del superdotado, se reconocen tres niveles de superdotación, el alumno moderadamente superdotado, que es el que conforma el mayor número de alumnos superdotados, el altamente superdotado que se diferencia de este grupo de moderados, tanto o más, como los moderadamente superdotados se diferencian de los alumnos no superdotados, y los superdotados profundos. Los altamente superdotados y los superdotados profundos, tienden a demostrar unos mayores niveles de energía que los moderadamente superdotados, piensan más rápido y son más perseverantes y se centran más en sus intereses. Estos muestran mayor capacidad en todos los rasgos que se han identificado relacionado con la superdotación.

Estos niños se benefician muy poco del aprendizaje en el aula regular, y se deben acometer modificaciones en sus planes y programas de estudio, y desarrollarlos a un nivel mucho más elevado para poder responder a sus necesidades de un modo mayor que para el de los alumnos moderadamente superdotados. Los estudios acerca de los superdotados profundos nos indican, que se diferencian de manera significativa de los alumnos altamente superdotados, como resultado de una conexión neuronal diferente que les permite una transmisión neuronal de la información en el cerebro más compleja y eficiente. Estos individuos parecen tener diferentes valores en sus estructuras, que les permiten hacer frente a la disonancia que encuentran entre su percepción de la vida y la de la persona de inteligencia media.

Tienden a ser más solitarios por elección propia, e interesados en conceptos en torno a una meta-naturaleza (por ejemplo, problemas de índole universal o existencial). En raras ocasiones son individuos que busquen la popularidad o el reconocimiento social. Un problema que está pendiente, es este de la educación apropiada para los alumnos superdotados profundos. Normalmente las escuelas tienen muy poco que invitar a estos alumnos, algunos docentes sugieren que el mentorismo con personalidades que destaquen en un campo en concreto, o el homeschooling, serían las formas más productivas para organizar un plan educativo en torno a estos alumnos.

Cuanto mayor es la capacidad intelectual, mayor la dificultad para encontrar los ajustes pertinentes entre el currículo escolar y el propio alumno. Si de por sí las escuelas le dan poca prioridad a poder diferenciar a los alumnos superdotados en general, mucho menor es la iniciativa en lo referente a los alumnos altamente superdotados, y a los superdotados profundos.

Las características de los superdotados profundos

Los individuos superdotados profundos se caracterizan por su especial singularidad, y se diferencian entre sí de los individuos de la misma edad, y de otros individuos altamente superdotados, o superdotados profundos. Aunque hay algunas características que parecen son similares para estos niños. Estas incluyes rasgos extraordinarios, que le aportan regocijo y autorrealización a los mismos, y que pueden desembocar en serlo de gran frustración y desesperación ya que estos niños se enfrentan a las estructuras que no tienen sitio para ellos, ni para comportamientos que no entienden.

Algunas de las características del superdotado profundo son:

·   Una extraordinaria rapidez en procesar información.

·   Una rápida y profunda comprensión de las ideas y los conceptos.

·   Una capacidad inusual para percibir los elementos esenciales y las estructuras y patrones existentes en la relación de campos y de las ideas.

·   El deseo de precisión en el pensamiento y en la expresión, que deriva en la necesidad de corregir errores y de argumentar de manera extensa.

·   La capacidad de asociar un extenso rango de ideas y de sintetizar la similitudes entre ellas.

·   Un desarrollo temprano de una gran capacidad para el pensamiento abstracto.

•    Apreciación de la complejidad, la capacidad para encontrar multitud de significados en las cuestiones o problemas más simples.

•    Capacidad para aprender de manera no secuencial, integradora e intuitiva.

•    Una capacidad extraordinaria de curiosidad intelectual.

•    Una inusual capacidad de memoria.

•    Capacidad de concentrarse durante largos periodos de tiempo.

•    Con fascinación por las ideas y palabras.

•    Con un vocabulario extenso.

•    Capacidad para percibir distintos ángulos para un problema o cuestión.

•    Con gran capacidad de argumentación.

•    Con un avanzado desarrollo motor y visual.

•    Capacidad desde edad muy temprana, para pensar en metáforas y simbolismos, y preferir hacerlo de este modo.

•    Capacidad para visualizar modelos y sistemas de manera holística.

•    Capacidad para aprender con saltos intuitivos.

•    Con gran idiosincrasia para la interpretación de acontecimientos.

•    Con gran sutileza para los detalles.

•    Con una intensidad inusual y profundidad en los sentimientos.

•    Con un alto grado de sensibilidad emocional.

•    Con gran sentido de la moral y de los valores éticos, y una conciencia temprana por las cuestiones morales y existenciales.

•    Con una apreciación inusual de los conflictos morales y de la sociedad.

•    Con capacidad empática para entender las ideas y en sus relaciones con el resto de indviduos.

•    Con altos niveles de energía.

•    Con gran necesidad de que el mundo sea lógico y justo.

•    Con gran convicción de principios sobre las personas y las propias creencias.

Listado de consejos basados en la investigación científica sobre el funcionamiento del cerebro para los docentes, para el hogar y para el colegio

Existe una serie de consejos que provienen de la investigación científica sobre el cerebro, y que pueden ser de utilidad para que los padres puedan optimizar las experiencias en torno al aprendizaje de sus hijos. El siguiente listado de ideas ayudará a los padres a tener una mejor idea sobre cómo usar la información:

Un entorno enriquecido

•    que aporte una fuente de apoyo emocional positivo.

•    que los provean con una dieta adecuada, con la cantidad necesaria de proteínas, vitaminas, minerales y calorías.

•    que estimule los sentidos, pero no todos al mismo tiempo.

•    que les aporte estímulo y que incluya retos adecuados que les fomenten la curiosidad, la exploración y el goce y disfrute por aprender.

•    que le permita al niño la oportunidad de elegir muchas de las actividades que le sean de interés y se le de lugar para ello.

•    que le aporte una atmósfera con un nivel de intensidad agradable, pero libre de presión innecesaria y de estrés. (Apunte: el estrés produce una reacción bioquímica en el riego del corte prefrontal del cerebro, que disminuye la función cortical del mismo. El miedo, el terror, la ansiedad y la tensión impiden el aprendizaje)

•    que presente una serie de retos adecuados y que no sean ni demasiado sencillos ni demasiado difíciles para el niño en relación a su propio nivel de desarrollo. (Apunte: el cerebro responde a lo novedoso, a lo inesperado, y a la información discrepante. El serlo de principiante hace que registren la información independiente del premio o castigo, y tal proceso es más eficiente para que se produzca el propio aprendizaje. Cuando se le pide repetir, insistir o el hacer actividades de refuerzo, el cerebro se acostumbra, lo que significa que responde de manera automática sin pensar, y estas prácticas son contraproducentes para el aprendizaje de conceptos, hacer algo nuevo y diferente es la manera de que se asimile información de manera más efectiva).

•    que incluya actividad física, cognitiva, afectiva, e intuitiva para asegurar un crecimiento equilibrado e integrado del cerebro.

•    que permita y convierta al niño en ser participante activo, más que serlo de observador pasivo.

 En el colegio:

•    Un plan personalizado e individualizado es lo más indicado ya que cada niño responde de manera diferente al entorno.

•    El uso de objetivos desglosados o en partes no permite el desarrollo de patrones y de asociaciones, y las mentes brillantes necesitan de complejidad.

•    La mente, no solamente procesa información o amplía el pensamiento, conforma sentido y aporta el significado. El aprendizaje didáctico no se puede mantener para estos alumnos, y los docentes deben crear problemas que deban ser resueltos.

•    La mente le da información emocional a la información, el buen aprendizaje deriva de un aprendizaje motivador.

•    Las respuestas emocionales tienen un papel más importante a la hora de tomar decisiones de tipo cognitivo, que nuestro procesamiento racional.

•    Un desarrollo óptimo, necesita de la participación activa del propio individuo que está aprendiendo.

•    Se hace necesaria la existencia de experiencias concretas y estimulación sensorial a niveles básicos, y a niveles más elevados.

•    El material escrito (por ejemplo en forma de libros o de libros de actividades) por sí solo no es apropiado para enseñar conceptos abstractos.

•    El procesamiento y el funcionamiento de ambas especializaciones, la del hemisferio derecho e izquierdo de la corteza cerebral, necesita ser tenido en cuenta incluso en el planeamiento del currículo escolar para poder hacer uso de la propia naturaleza específica de estos niños.

•    Se deben ofrecer oportunidades de otras formas alternativas de aprendizaje y expresión, para que el córtex cerebral pueda ser usado en su naturaleza de apoyo y de integración de partes, y así prevenir las limitaciones de conocimiento y de aprendizaje que se derivan de enseñar cada disciplina como campos separados.

•    La mente es un constructor de modelos que generan modelos de realidades. La mente de los alumnos no solamente procesa lo que le enseñan, y produce inferencias de manera continuada.

A modo de recordatorio:

1 La capacidad de desarrollo cerebral es ilimitada para la mayoría de los individuos.

2 La naturaleza dinámica de la mente permite el crecimiento intelectual y puede dar lugar a un avance o a un retroceso, pero no se mantiene igual, ni permanece estática.

3 El cómo se expresa la inteligencia, dependerá del patrón genético individual y de la propia estructura anatómica en interacción con el apoyo y oportunidades que proporcione el entorno.

 Como hemos visto, la inteligencia es dinámica. Tan cierto como también lo es el axioma de “o se usa o se pierde” en torno a la capacidad y al talento, y cuando se trata del superdotado profundo, se convierte en algo ya no fundamental, sino que lo es de crítico. Ya que perdemos todos, tanto ellos, como nosotros.

 For Further Reading

For further insight into profoundly gifted learners, the reader may wish to consult the work of M. Diamond, D. H. Feldman,

L. T. Goldsmith and M. U. M. Gross.p>

This article is provided as a service of the Davidson Institute for Talent Development, a 501(c)3 nonprofit

dedicated to supporting

profoundly gifted young people 18 and under. To learn more about the Davidson Institute’s programs,

please visit www.DavidsonGifted.org.

IMG_8140

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s