El genio políticamente incorrecto en una sociedad de habilidades sociales

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 26 de diciembre de 2015.

Las sociedades actuales atraviesan un estancamiento en sus niveles de progreso. Hace un tiempo estuve en un charla del conocido Doctor en economía sueco y amigo, Michael Dahlén. También conocido en los medios por sus uñas pintadas de negro, sus libros divergentes, y por ser políticamente incorrecto a toda teoría tradicional económica. En su presentación nos mostraba un elaborado diagrama, de cómo los niveles del PIB de las naciones se encontraban estancados desde hace años, y que esto era consecuencia por la falta de creatividad existente en las sociedades occidentales. Era esta falta de creatividad y de individuos creativos, lo que imposibilitaba a las naciones crecimientos por encima del 2,5%. Las naciones no crecen en progreso, y lo que se está produciendo actualmente, es una mediocratización del mismo, y el progreso no lo es ya de impulsor de las propias economías.

Sin individuos creativos, las naciones se enquilosan y pierden en originalidad y en innovación y por este motivo en competitividad. Bajo esta perspectiva es por la cual deseo traer de nuevo a escena a la figura del genio.

Los genios ven el mundo de otra manera y precisamente por esta característica tienen dificultades en sus interacciones con los demás. Aunque el genio no es solamente un puro cociente intelectual, el solo hecho de desplazarnos un mínimo de dos a tres desviaciones estándar de la media tanto tanto a un lado como a otro de la curva, ya nos indica de la existencia de problemas en la comunicación con los demás.

Hay una tendencia actual en el mundo, en la que se piensa que las habilidades sociales deben primar por encima de la propia capacidad innnata de los individuos, y es precisamente en este juego de equilibrios sociales, en donde los genios se desintegran en los propios sistemas. Las sociedades se niegan a tener que convivir con “genios” que no se lleven bien con los demás, que creen conflicto y que produzcan fricción. De todos es conocido, todos estos tipos de teorías y movimientos actuales, en torno a la inteligencia emocional, que se desarrolla en torno a una forma estándard y convencional de emociones en media, y que deja fuera la forma de interactuar emocionalmente diferente de los genios.

Existe además la creencia de que si ponemos a 10 personas talentosas haciendo una misma tarea, pues que eso equivale a lo que un genio podría ser capaz de hacer, y la verdad es que no pueden. Hay límites en la capacidad, que no en la habilidad, y si estás por debajo de esta capacidad del genio, no se pueden hacer las cosas que los individuos que están en ese nivel sí pueden hacer.

Se puede aprender todo, pero no saber de todo, y es precisamente este tipo de característica y capacidad asociativa de muchas materias y de ver sus conexiones, la que caracteriza al genio. Esto se conoce como polimatía. La polimatía significa la persona «que conoce, comprende o sabe de muchos campos», los polímatas son personas cuyos conocimientos no están restringidos a un área concreta, sino que dominan diferentes disciplinas, generalmente las artes y las ciencias. La polimatía le aporta al genio una capacidad de ver conexiones simultáneas entre diferentes y múltiples campos, e incluso entre campos que lo pueden ser de opuestos. Sin ese conocimiento en la misma persona, es difícil que un equipo de individuos talentosos, pueda sustituir lo que el genio puede hacer gracias a esta polimatía y a esa capacidad innata asociativa.

El genio, el de verdad, es alguien incómodo. Y hacen las cosas por motivos que normalmente no pueden explicar a aquellos que no son genios. El genio es obsesivo, políticamente incorrecto, y son rechazados por aquellos que o no entienden, o no quieren entender qué hace el genio y por qué lo hace, y solamente se conjuran contra él.

El genio del super-talento viene de la mano del reto y de la intensidad. El genio tiene una personalidad intensa que no es fácil de sobrellevar y muchos se empeñan en salirle a la defensiva y tratar de cambiarles. Al genio le intentan convencer de las visiones de otros, para que así las tengan en cuenta y las pongan en práctica, ya que estos desean tener participación en el resultado, pero esto no es siempre le mejor resultado para el proyecto, y el genio lo sabe, y por eso son testarudos y no escuchan lo que digan los otros, y rechazan estos consejos que no le son útiles y le desvían de su objetivo.

El genio se desconecta de toda alienación social y es precisamente por vivir en una sociedad focalizada y centrada solamente en torno a capacidades sociales, que mantengan seguidores y que no creen conflicto social, que el genio no se puede dar en la sociedad actual, que se extingue y se ahoga en el sistema, y tan solo se de en muy contadas ocasiones.

bicho

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s