Las necesidades emocionales del niño Superdotado

Artículo traducido por Maria Rydkvist en Estocolmo a 9 de enero de 2016, de la carta escrita por Annemarie Roeper titulada “The Emotional Needs of The Gifted Child” (http://sengifted.org/archives/articles/the-emotional-needs-of-the-gifted-child)

Annemarie Roeper hasta su fallecimiento a los 93 años (1918-2012), dirigió el colegio para superdotados que fundó junto con su marido en el año 1941 en Detroit, Michigan con nombre “The Roeper School”.

 Desde su llegada a Estados Unidos huyendo de la persecución a los judíos en Alemania, Roeper desarrolla un método cualitativo para la detección de los niños superdotados denominado “the Annemarie Roeper Qualitative Assessment Method®”, que puede ser utilizado como alternativa o en conjunción con los test psicométricos, y que se muestra de gran éxito y eficacia para poder identificar a los niños superdotados.

 Anne Marie Roeper, ha sido una de las grandes impulsadoras y fundadoras de la escuela y la educación para los superdotados, escribiendo numerosos ensayos, artículos, publicaciones y libros en torno al niño superdotado y a su propia experiencia como adulta y mujer superdotada. Hoy su escuela sirve a más de 560 alumnos desde preescolar hasta secundaria, siendo Annemarie reconocida mundialmente como una figura pionera en el campo de la educación del superdotado.

En el 1978 ella y su marido George fundaron la “Roper Review”, una publicación trimestral académica sobre la educación del niño superdotado y que se aún se mantiene en nuestros días.

 En su libro ” Educating Children for Life”, Annemarie escribió lo siguiente: “La Humanidad le ha hecho dos promesas a sus niños. La primera, es prepararlos para un mundo que los acepte, que les proporcione las oportunidades para vivir, para crecer y para poder crear en seguridad. La otra, es ayudarles a desarrollar la plenitud de su propio individuo, en todos y cada uno de los aspectos del mismo”

He aquí la carta,

Las emociones son el corazón y el alma de la superdotación. El corazón y el alma del ser humano son mi pasión. Este tema es algo que me ha interesado a lo largo de toda mi vida.

Cuando miramos a los ojos de los niños y los adultos superdotados, vemos sus almas. Recibimos su mensaje con nuestra propia alma. Es mi creencia que la superdotación es algo existente en el corazón y en nuestra alma. Es en la parte emocional, donde los superdotados se diferencian más del resto. Esto es especialmente evidente, en la mayoría de los individuos que son altamente superdotados.

Las emociones del superdotado, se desarrollan por su mayor conciencia cognitiva, la cual se traduce, en emociones. Estos niños, comprenden de manera temprana incluso, qué es lo que produce el dolor cuando te haces daño, y aprenden a evitarlo siendo muy cuidadosos. Esto significa que desarrollan temores de manera más temprana, y que son temores más intensos, a veces, hasta niveles que lo son de una verdadera exageración.

Por ejemplo, he conocido muchos niños superdotados a los cuales les aterrorizaba el tema de los gérmenes, y que los visionaban fluyendo a través de su cuerpo, destruyendo su salud. El comentarles lo imposible de este hecho, no les era suficiente para satisfacerlos. Nos necesitan para que sus miedos se vean entendidos. Durante la Guerra del Golfo, muchos niños superdotados, estaban aterrorizados por posibles ataques con bombas. La explicación racional de sus padres, les dejaba aún sintiéndose incomprendidos. Intelectualmente, sabían que un ataque, no era algo que les pasaría, pero necesitaban que sus miedos y sus ansiedades fuesen entendidas.

Su preocupación se extendía más allá del propio miedo físico. El que los adultos pudiesen ser tan absolutamente destructivos, los unos con los otros, exterminaban sus sentimientos sobre el significado de sentirse protegidos y seguros. Incluso los niños de tan solo cuatro años, se veían reflejados en los niños iraquíes y se identificaban con ellos. Podía ver la desesperación en sus ojos, y su necesidad de hacer algo de intervenir, tal y como llegar a escribirle una carta, al propio presidente.

Debido a su gran entendimiento y conciencia, los niños superdotados entienden las consecuencias de sus comportamientos, y desarrollan sentimientos de culpa mucho más temprano y con más intensidad que el resto de niños. El vivir en esta conciencia, a menudo les empuja a remediar la situación, tomando parte, y finalmente, dándose cuenta de su propia incapacidad. Las peleas entre los propios progenitores, son un ejemplo de esto. Su solución puede ser grotesca, como portarse mal o conseguir que la atención se dirija hacia a ellos, más que al conflicto en sí. Si no pueden influir en la propia situación, ellos desarrollan sentimientos de culpa, ya que se sienten culpables de ello.

Estos niños son también perfeccionistas, y sienten que no deberían actuar en base a sus emociones. Un niño de once años de nuestra escuela, un día apareció llorando desesperadamente en mi despacho. Cuando por fin conseguí calmarlo, y pude preguntarle qué había pasado, finalmente me comentó, que había pegado a otro niño. Estaba totalmente arrasado por su propio sentimiento de culpabilidad. De echo, el perfeccionismo, no se transforma en envidia, y estos niños, finalmente vuelcan los sentimientos hacia ellos mismos. Todas las emociones de los niños superdotados están intensificadas. Son sobreexcitables.

Estas emociones suelen ser expresadas de manera más natural en la seguridad del hogar. Las familias de estos niños, son testigos tanto de expresiones de gran júbilo,como de gran desesperación en el niño superdotado. En un hogar de individuos superdotados, la electricidad y tensión lo es de palpable. Todo, es más, que simplemente eso…

Mientras que la capacidad del aprendizaje cognitivo se encuentra en el cerebro, la motivación por aprender, por el crecimiento interior, por el autodesarrollo, lo es emocional y está en el corazón. Los niños superdotados tienen un apetito por aprender. Esta fuerza lo es de emocional, la capacidad lo es de cognitiva. Se sabe que algunas personas con gran capacidad intelectual no desean aprender por varios motivos. No podemos obligarlos a ello, por mucho que lo intentemos. A menudo oímos hablar acerca de la motivación. La motivación es emoción, no cognición. Cada vez que un niño dice “yo quiero”, es una expresión de la propia emoción. Los niños superdotados rebosan de emoción, de pasión y de entusiasmo. En ocasiones, agotan a otros con su emocionalidad.

He visto a chicos ya mayores, llorar cuando ven algo bello o cuando se sienten muy decepcionados. Estos niños a menudo, se emocionan con intensidad en torno a los mendigos, por la bomba atómica, o sobre la guerra. La injusticia en la clase, es algo insoportable para ellos, y la injusticia en el hogar, aún más. Una vez, uno de estos niños no podía perdonar al profesor que rompió el dibujo de su mejor amigo. Una vez fui testigo de un niño, que se dejó perder una partida de ajedrez a propósito, porque se dio cuenta de que el otro niño no sería capaz de soportar perder.

La superdotación para mi, está formada en gran parte, por el alma y el corazón. Aunque la mayor parte del trabajo y de la investigación para la aproximación del niño superdotado, se produce en el nivel cognitivo. Intentamos comprender a los superdotados con nuestra mente, con la razón. Todo el enfoque en torno a lo académico, incluso el de los propios padres, se ha desplazado y focalizado, hacia el enfoque cognitivo.

Con la exclusión de las emociones, nos estamos perdiendo la verdadera esencia de la superdotación.

Si queremos mostrar nuestra apoyo por el superdotado, debemos dar apoyo a su “yo”. La actualización del “Self”, significa crecimiento. Esto no debe ser desligado de la cuestión de que necesiten oportunidades educativas para crecer. Las necesitan desesperadamente, pero no necesariamente en la forma en la que queremos que estos niños aprendan. Les dirigen y conducen las emociones para poder encontrar su sentido en el mundo, y poder así expresarse en el mismo.

Por este motivo, los niños superdotados aman la ciencia y las matemáticas, y la información en el área que les sea de interés. Su objetivo es el entendimiento del mundo a través de la comprensión del mismo. Quieren conocer el mundo a través de su conocimiento, de la exploración del mismo. Pero su deseo no está siempre dirigido hacia el aprendizaje formativo o académico, sino a través del aprendizaje de conceptos de elección propia.

Por lo tanto, nuestras expectativas contradicen la propia necesidad interior del superdotado. Con mucha frecuencia se sienten apretados al verse tan estructurados y controlados. Luego existen también los que tienen problemas con la escritura. De estos todas las escuelas tienen ejemplos. Pero sus historias desde lo más profundo de su yo y su fantasía interior, podrían pintar el mundo de colores brillantes, y expresan gran ilusión y un conocimiento, que nunca se podrá darse lugar en la clase convencional controlada por el docente.

La mayor parte de esta inmensa riqueza, la escondemos en el enfoque lineal que tenemos sobre la educación. Sería tan inspirador, si toda esa creatividad interior y emocionalidad que existe en nuestros niños, pudiese florecer en el mundo y hacerse visible. En su lugar, nos concentramos en castrarla y moldear al niño a nuestra forma lineal de ver el mundo. Y por ello, el “self” de estos niños, pues lucha en contra.

Debemos ser conscientes de la existencia de una dicotomía entre las necesidades del superdotado, y los objetivos mismos del sistema académico. Dejadme que os enseñe una muestra de lo que sucede dentro del mundo escondido de la superdotación. Existe todo un tesoro y mundo de imaginación y creatividad, el cual escondemos cuando definimos la superdotación solamente desde el punto de vista de la cognición.

Solemos ver estos pequeños tesoros y muestras de su mundo interior, cuando estos niños se encuentran aún en los jardines de infancia; cuando todavía no se encuentran bajo los efectos de las demandas académicas. Las historias que estos niños se inventan, los juegos a los que juegan, representan su verdadero día a día, y el de una profunda intuición el en entendimiento del mundo.

“Ángel de la guarda, ¿es eso cierto?

de: Fiammy Dizon 8/4/98

Mi ángel de la guarda está llorando lágrimas de amor desde lo alto de una nube.

¿Es cierto que has visto a alguien ahí cuyo nombre es Dios?

Que podía hacer bellos milagros,

y que podía convertir el agua en vino.

Oh! Ángel, ¿es eso verdad?

Espera, puedo escuchar tu respuesta,

dijiste que es de verdad cierto.

Oh! Dios ayuda a este mundo enturbiado a que sea un mejor lugar.

Te amo!”

Pocas escuelas son capaces de llenar las necesidades “del corazón y del alma” de los niños superdotados. Luego están también, el caso de niños superdotados con una inmensa capacidad técnica e interés en esta área. También están los que expresan sus sueños con las manos. Hace unos años, tuvimos un alumno en nuestra escuela, que quería construir coches. Lo organizamos para que pudiera pasar la mitad del tiempo lectivo en una escuela de formación profesional, en la que un niño de nueve años, estudiaba cómo se construyen los vehículos, junto con jóvenes adolescentes de instituto.

Cuando me lo encontré hace poco, me dio las gracias por haber hecho esta propuesta tan diferente con él. Sintió que fue algo crucial para su posterior futuro. Era un chico con un don extraordinario. Sinceramente, en ninguna escuela de Estados Unidos se podría crear este tipo de oportunidad para un niño así, a día de hoy. Antes de que lo organizáramos todo, este niño estaba teniendo grandes problemas, porque sus necesidades no estaban siendo atendidas. El grito de su propia alma, estaba siendo cortado de raíz. He observado con demasiada frecuencia, que cuando se le ponen obstáculos a sus verdaderas necesidades, cómo esto les crea y produce agresividad.

Los niños superdotados, a menudo piensan que no hay un sitio para ellos. Se sienten alienígenas o como marcianos. No sienten que pertenezcan a este mundo. Su agenda interior, el júbilo por aprender, les penetra con tanta profundidad, y esta voz nunca es escuchada. De hecho, los resultados de los test, cierran las puertas a muchos niños superdotados, por nombrar algunos, como son los que presentan dificultades con la ortografía, con la escritura, con las matemáticas o el cálculo.

Esto, al final, desemboca en depresión, porque no encuentran canal de expresión para su creatividad. Esta es una situación, que me han demostrado todos estos niños. La de que al momento que ven que se les entiende por parte de sus padres o de sus profesores, pues que es como si se les encendiera una bombilla, y el mundo se convierte de nuevo en un bello lugar.

Hace poco, me entrevisté con un niño que cumplía todo lo anterior, a la edad de ocho años, floreció con un enorme talento musical. El colegio no le apoyaba esta parte. Otros niños, que solían ser sus amigos, empezaron además a meterse con él. Comenzó a deprimirse, porque necesitaba un canal para dar rienda suelta a su pasión. En este caso, la familia no se conformó con la actitud del colegio.

Los padres lo sacaron del colegio, y organizaron en torno a su hijo un complejo plan educativo. Desarrollaron un híbrido de home schooling, estudios universitarios y la participación en una orquesta juvenil. El resultado es que es un niño realmente feliz y que parece ir hacia la consecución de una espectacular carrera musical. Sin duda, él hubiera estado en continuos problemas, y el mundo habría perdido la oportunidad de disfrute que puede llegar a ofrecernos algún día. Os cuento otros cuantos ejemplos de niños, que disfrutan del apoyo de sus padres.

Una pareja de niños gemelos, ambos con un CI de 160, se desarrollan en direcciones distintas, pero porque sus padres y el colegio, escucharon a lo que el alma de cada uno les estaba pidiendo. Uno vive en este mundo, usando su talento creativo en la expresión musical, la actuación, la lectura de libros, y creando una vida de ilusión y contenido para él dentro de los marcos de referencia de la sociedad. Pero al otro se le ha permitido que viviera en su propio mundo interior, buscando preguntas a cuestiones inexplicables, tales como, ¿Qué es el infinito?, ¿Como se puede alcanzar el mismo?, ¿Se expande el Universo?, ¿Existe Dios?

Este chico se encuentra empujado por unas necesidades emocionales tan intensas, que el mundo real, simplemente lo derrumba, dejándolo sin palabras.

Otro chico pregunta lo de, ¿Cómo sería el estar muerto? Se veía a sí mismo en una burbuja, pero observando a su propio cuerpo muerto, mientras estaba siendo enterrado en compañía de sus amigos.

Este niño se inventó su propia galaxia. Tenía además un inquebrantable sentido de la honestidad y de la sinceridad. Se metió en problemas con su profesor que decidió que un método educativo correcto, era el hacer que cada niño, escribiese algo positivo de otro niño de la clase. Él no podía engañarse a sí mismo, cuando en verdad, no tenía nada positivo que decir del resto. Por el mismo motivo de verse engañado, no podía realizar sus tediosos deberes. Simplemente, no creía que debiese hacerlos. Le era emocionalmente imposible cooperar, con las demandas de la escuela. Esto era visto como un trastorno de conducta negativista.

Otro ejemplo es el de una niña de cuatro años, a la que le interesaba con verdadera pasión aprender sobre los animales, conocía todos los nombres de su denominación en latín. Sabía cuales se habían extinguido, y cuáles no, y por qué. Conocía de la importancia del esqueleto, etc. Tenía una buena expresión y control del lenguaje. Sus emociones y amor por los animales, no podía convivir con la idea, de que los animales se alimentasen los unos de los otros. Se inventó todo un mundo de animales, en el que no era necesario comerse mutuamente.

Le llenaba de tristeza el saber de la verdadera violencia de la propia naturaleza. Su familia apoyaba su forma de reaccionar, y no le rechazaban como si fuese algo infantil, al contrario, buscaron con esmero, una escuela que pudiese entender las necesidades de su hija, en lugar de intentar cambiar su propio punto de vista.

Una niña muy tímida de diez años, no podía soportar cuando su profesor trataba a otro niño de forma injusta. Se ponía de pie en la clase, y salía a defenderlo, incluso cuando normalmente, era demasiado tímida, como para hablar en voz alta. Esto demuestra la fuerza de sus emociones.

Una chica de 13 años, que amaba a los caballos más que a las personas. Decía que eran sus mejores amigos: “porque son sinceros y no te engañan. No te manipulan”

Un chico de 11 años que tenía periodos de conducta negativista y antisocial. Se le habían hecho todo tipo de propuestas sobre como “sobrellevarla”. Y sus docentes lo veían como TDA. Sus padres notaron que esto le pasaba cuando se veía amenazado y sin control de la situación.

De hecho, en el patio, había demasiada gente, y demasiado espacio. Algo que le hacía sentirse desprotegido. En una ocasión que intentó controlar a sus padres, porque no quería que perdiesen su punto de vista, mostró un comportamiento muy antagonista. Los padres, habían aprendido a buscar los motivos tras estas situaciones, y se dieron cuenta, cuando discutían sobre la muerte de un amigo. El chico entonces, comenzó a tener ansiedad sobre la posibilidad de la muerte de sus propios padres, pero no había aprendido a manifestarla en palabras. Una vez que lo comprendieron, pudieron acercarse a él y hablar con el chico. La conducta entonces desapareció.

Conozco de muchas historias sobre el desconocimiento del rico mundo interior del niño superdotado. Los padres se ven atrapados por el mundo exterior, y la agenda del propio niño. Muchos padres recuerdan de su propia dificultad sobre esta lucha interna. Los niños superdotados, normalmente tienen padres superdotados.

En ocasiones, su propia ansiedad y deseo de proteger a su hijo de las experiencias que ellos mismos tuvieron que padecer, les lleva a presionar aún más al niño, para que se adapte. Los padres pueden negar las necesidades del niño y su propia agenda, porque están actuando en base a sus propias necesidades emocionales, no a las del niño. Es mi creencia la de que existe una fuerza a lo largo de toda la vida en cada uno de estos niños, que les empuja a ir en la dirección en la que el “self” (el propio yo) desea ir. La lealtad primera y mayor del niño, es a la de sus propias necesidades.

La escuela representa un lado de la sociedad. Debemos ver las necesidades del niño en el otro. Con frecuencia se ignoran estas necesidades o simplemente no se es consciente de ellas. Cuando los padres están en concordancia con las expectativas de la escuela, los niños se encuentran solos, enfrentados a varios “Goliats”, denominados los padres, y la escuela, y que además quieren llevarlos, por donde ellos no quieren ir.

El niño, se aferra a la defensa de sus propias necesidades. Esas necesidades son irreprimibles. Si se encuentran con bloqueo, terminarán rompiendo con una conducta a la defensiva. Es la fuerza que romperá la ventana, si estos niños se encuentran con la puerta cerrada. Este es el dilema que veo al que se tienen que enfrentar, tanto los niños, como los padres o adultos superdotados.

Me gustaría poder imprimir a los padres con esta realidad de la necesidad del niño, y de que lo primero que se necesita, es de que se creen lazos de unión, una línea de unión vital, entre el progenitor y el niño superdotado. Desde mi experiencia, he notado que la solidez de esta relación es el motivo más importante para que un niño atraviese los momentos difíciles a los que se ven expuestos con frecuencia.

No importa como de aislados se sientan los niños altamente superdotados o los superdotados profundos, mantienen un “self” saludable, si sienten que sus padres están de verdad de su lado. Muchos chicos me han contado que sus padres son sus mejores amigos, y que no podrían sobrellevar la vida sin su apoyo.

Existen algunas formas de escuela e instituciones educativas, que atienden las necesidades de muchos niños superdotados. Es ese caso, vemos como el niño si crece sin barreras. Debemos mirar a la situación como un tríptico, que contiene al niño, al docente y al progenitor. Cada uno tienen su propia agenda, aunque de todos modos, la educación del niño es por supuesto, el objetivo común.

Una decisión y una respuesta debe ser alcanzada en esta elección, si atender a las necesidades del niño, o hacerlo a las demandas de la sociedad. Las necesidades del niño deben ser el punto de partida y desde el cual surjan los puentes hacia el mundo exterior.

Con esta afirmación, no me refiero a un enfoque permisivo, donde el niño toma todas las decisiones, pero a uno que gira en torno a que el niño o niña, lleguen a ser quienes verdaderamente son. El niño superdotado no sabe cómo alcanzar estos objetivos. Necesitan de la ayuda y de la protección del adulto. Necesitan del apoyo empático de ambos, de los padres y de los docentes.

Los padres y los niños se encuentran en el centro de una red interconectada de tiras y aflojas, que comienzan ya desde la cuna, continúan en la familia, en la escuela, en el país, y en el mundo.

A menudo nos sentimos incapaces ante este enorme tejido que nos rodea, y esperamos que el niño siga la presión de lo que podríamos denominar como “el mundo real”, incluso cuando sabemos que esto no es la solución. En realidad, no existe eso que llamamos “el mundo real”. Cada uno de nosotros tenemos el poder y el deseo de hacer lo que necesitemos hacer. Los niños que crecen con un fuerte Self, entenderán que son capaces de crear su propio lugar en el mundo.

Referencias

“The Emotional Needs of The Gifted Child”, letter by Annemarie Roeper http://sengifted.org/archives/articles/the-emotional-needs-of-the-gifted-child

“The Roeper School”

https://www.roeper.org

The Gidted Development Center

http://www.gifteddevelopment.com/about-our-center/our-services/assessment/gdc-qualitative-assessment

SENG, Supporting Emotional Needs of the Gifted

http://sengifted.org/archives/articles/in-tribute-annemarie-roeper-1918-2012 – sthash.jzCE471r.dpuf

Roeper Review

http://www.roeper.org/Roeper-Review

IMG_4677

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s