El Superdotado profundo y el éxito académico

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 26 de enero de 2016

 Abstracto

Para entender al adulto superdotado profundo y la ecuación que surge en torno a las expectativas socioculturales en su relación con el mundo académico y éxito en el mismo, debemos analizar la relación que se produce entre este logro académico, y la parte emocional del superdotado profundo que deriva de una alta cognición; siendo esta parte emocional, una característica innata y fundamental del propio individuo superdotado profundo, y que influye en su día a día y en su necesidad diferente de aprendizaje.

Se ha escrito mucho en torno al tema de las personas con un alto CI y la inteligencia emocional, llegándose a afirmar que las personas con un muy alto CI, tienen baja inteligencia emocional, y que es por este motivo, por el que no llegan a los niveles de logro académico a los que podrían llegar.

Este tipo de afirmaciones parten de una definición de éxito en términos sociales, que no individuales, y desde una franja muy estrecha sobre lo que se define cómo logro y éxito que los individuos superdotados pueden o no lograr, o que deberían lograr, para ser así considerados y valorados como individuos con éxito académico, y “como verdaderos superdotados en sociedad”.

Estas afirmaciones en torno a la baja inteligencia emocional del individuo altamente superdotado o superdotado profundo, son incorrectas, ya que nuevamente se desarrollan desde la perspectiva de que existe una emocionalidad media de partida, y que esta, es igual a todos los individuos, ignorándose en este tipo de afirmaciones, el funcionamiento cerebral diferente del individuo superdotado, y su forma diferente de sentir las emociones, las cuales se encuentran lejos de las emociones en media de la mayoría de los individuos no sobredotados.

Las personas superdotadas profundas, poseen una elevada inteligencia emocional, pero sienten de manera diferente al resto de individuos no sobredotados, por lo que desarrollan una inteligencia emocional específica a su capacidad intelectual, la cual se encuentra lejos de las interpretaciones mayoritarias sobre las propias emociones, que vemos en la sociedad de nuestros días, y de los enfoques genéricos que interpretan la inteligencia emocional de los individuos adultos.

Al contrario de lo que se cree, las personas con un alto cociente intelectual, son súper conscientes del mundo que les rodea, y no están recibiendo el mismo tipo ni cantidad de información ante una situación determinada, que el resto de individuos no sobredotados. Su percepción es diferente y también lo es su forma de procesar dicha información. Debido a este motivo, estos individuos superdotados profundos, reaccionarán también de manera diferente, ya que son capaces de discernir un mayor nivel de complejidad en cada situación dada, siendo las situaciones sociales, los sistemas más complejos a los que deben enfrentarse los propios seres humanos.

Este tipo de logro definido solamente en términos académicos, y sin tener en cuenta la complejidad emocional del adulto superdotado profundo, dejan fuera matices y características tan identificativas e importante de los individuos altamente superdotados, como lo son el auto emprendimiento, el individualismo, la capacidad crítica, el cuestionamiento a la autoridad, el serlo de librepensadores, e incluso la figura del superdotado profundo que se convierte en autodidacta y polímata por cuenta propia, debido a la gran cantidad de intereses e información que estos individuos relacionan y acumulan con el paso del tiempo, y por la existencia de una curiosidad insaciable por aprender y por entender el sentido de las cosas, que los acompaña a lo largo de todo el ciclo vital. El poseer un nivel diferente de curiosidad al resto de individuos no sobredotados, afecta e influye a las propias emociones y a la manera diferente de aprender del adulto superdotado profundo. La curiosidad es un factor que pocas veces se tiene en cuenta para medir la emocionabilidad de estos individuos, y su influencia en el modo de aprender y de sentir de estos adultos.

Los individuos superdotados profundos presentan una mayor necesidad de comprensión holística en todos, y presentan bajo rendimiento académico si deben rendir en partes, o en campos o bloques formativos, aparentemente desconectados entre si, o que se encuentren bien delimitados los unos de los otros. Estos individuos requieren de una complejidad en el entorno, y necesitan del entendimiento simultáneo de los distintos campos académicos, o incluso, de poder entrelazar los conocimientos académicos de varias titulaciones, instituciones académicas o de materias universitarias, que incluso no pertenezcan al mismo programa académico, para que se produzca así, la comprensión sistemática y holística que tanto necesitan, entendimiento el cual, es el que motiva y dirige el propio aprendizaje del superdotado profundo.

Son precisamente estas cualidades fenomenológicas del propio superdotado profundo, las más representativas e identificativas del mismo, y no el propio rendimiento y éxito académico dentro de una institución universitaria, que está escrupulosamente delimitada en los distintos campos formativos, y que no da respuesta al aprendizaje específico del adulto superdotado profundo, que presenta de la necesidad de poder dar saltos formativos, o de poder intercalar materias de los distintos campos, para poder así satisfacer un aprendizaje que parte desde la complejidad global del sistema, y que tiene como reto y único objetivo, la comprensión total y resolución de los problemas en el funcionamiento del mismo.

Las características específicas y de personalidad por esta emocionabilidad diferente de los superdotados profundos, son en la mayoría de las ocasiones, una fuente continua de fricción con la institución académica y con su forma reglada de funcionamiento y de entender y evaluar el logro académico.

Se olvida mencionar, que los adultos superdotados profundos, se comportan ante la formación e institución universitaria, de manera similar a los niños superdotados profundos en el aula convencional, donde la falta de motivación y la necesidad de estímulos y de profundidad en el aprendizaje de los distintos conceptos, les puede llegar a producir grandes conflictos interiores, y una fuerte emocionabilidad que les obligue e induzca en muchas ocasiones, a perder la confianza en el propio sistema educativo académico como estructura adecuada y catalizador de la propia necesidad de aprendizaje diferente que presentan estos individuos a lo largo y ancho de todo su ciclo vital, ya no solo educativo, sino profesional y de las relaciones interpersonales, y es por ello que muchos se alejan de estas estrcuturas en lugar de desarrollarse dentro de sus paredes.

En el individuo superdotado profundo, no podemos desligar el logro académico, de su relación y dependencia intrínseca, con la propia necesidad de existencialismo en estos adultos, y con la existencia de una rica vida interior, y de una emocionabilidad que se desarrolla de manera diferente al resto de individuos no sobredotados, y que sitúan al individuo superdotado profundo, ante un alto riesgo de no poder desarrollar su capacidad intelectual y elevada abstracción dentro de los sistemas convencionales educativos con los que contamos hoy en día, si no se llevan a cabo, adaptaciones curriculares en torno a su capacidad y necesidad diferente de aprendizaje, ya se trate de la educación primaria en la escuela o de la formación universitaria en la vida adulta.

La asincronía en el aprendizaje de estos adultos, en sus relaciones y emociones con el grupo de individuos no sobredotados, y la necesidad constante de complejidad y de interconexión de materias, hace del adulto superdotado profundo un verdadero reto y enigma sin resolver dentro del mundo académico y universitario.

La falta de éxito de estos individuos en el mundo del logro y éxito académico, deriva en realidad, de la falta de flexibilidad y adaptación de los sistemas educativos y universitarios, y de sus propios currículos, ante esta manera singular del aprendizaje, y de búsqueda de contenidos por parte del superdotado profundo, desde una vitalidad emocional e intrínseca, donde el compromiso con el propio conocimiento y con el descubrimiento de la verdad, son el sentido único de la propia existencia de estos individuos.

Conclusión

Las cualidades y características descritas del adulto superdotado profundo junto con su parte emocional que afecta y se ve afectada por el propio aprendizaje, suponen una fuente de gran fricción para poder tener éxito dentro de la propia estructura académica o institución universitaria por parte de estos individuos, ya que las necesidades diferentes de aprendizaje del adulto superdotado profundo, cuestionan el propio funcionamiento de la institución académica, como sistema adecuado para dar respuesta al tipo de conocimiento y entendimiento que desean y del que necesitan los mismos.

Resulta difícil pretender que el adulto superdotado profundo presente altos niveles de rendimiento dentro del mundo académico, cuando éste es tan sólo una réplica a mayor escala, de la situación que viven los niños superdotados profundos en el aula de la escuela tradicional.

foto linkedin

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s