La NAGC y su definición fragmentaria de Superdotación

Traducción realizada por Maria Rydkvist en Estocolmo a 16 de febrero de 2016, del manifesto y artículo a modo de crítica realizado por James R. Delisle en el 2012 titulado “A defining Moment”, en base a la nueva definición de Superdotación adoptada por la NAGC (The American National Association for Gifted Children- La Asociación Americana de Niños Superdotados) en el año 2011.(http://www.hoagiesgifted.org/defining_moment.htm)

Es mi deseo afirmar que al igual que James R. Delisle me identifico totalmente con sus palabras, y me desligo de esta nueva definición de la NAGC del 2011, la cual considero fragmentada con fines muy específicos. 

James Delisle ha sido docente, consejero, padre y defensor de los niños superdotados durante más de tres décadas. Las opiniones expresadas en este artículo se realizan con la esperanza de que los derechos de los niños superdotados se vean reforzados y que el aura que los rodea se preserve y no se corrompa.

…En la celebración de la boda de si hija, Robert Frost compuso un poema “The Master Speed”, el cual comenzaba:

No se trata de la rapidez del viento o del agua al pasar, tu corriente es aún mucho mayor. Puedes cabalgar en la corriente de un rayo de luz hacia el cielo, y de vuelta a la historia en la corriente del tiempo…

 (“No speed of wind or water rushing by
But you have speed far greater.  You can climb
Back up a stream of radiance to the sky,
And back through history up the stream of time…”)

Leyendo este poema, me emocioné no solamente por el amor de un padre hacia su propia hija, sino por las cantidad de situaciones de la vida a las que las palabras de Frost hacían referencia. No es incorrecto desde mi punto de vista, el aplicar estas elocuentes imágenes a la situación de los niños superdotados intentando buscar pistas de sus propias capacidades innatas para poder ver pruebas más vívidas, en mayores matices, para poder oir más sonidos y sutiles, y asi experimentar la vida, en una dimensión más elevada que el resto.

Estos rasgos innatos de los niños superdotados, tan naturales a ellos como su color de ojos, son los que hacen que un niño superdotado sea precisamente eso…superdotado.

Y es por eso que estoy tan tremendamente molesto con la nueva definición de superdotación que ha adoptado recientemente la The National Association for Gifted Children (NAGC) (La Asociación Americana de Niños Superdotados), a la cual llama como “un paso audaz”, y todo ello sucedió en el 2011, siendo presidenta de la NAGC la doctora Paula Olszewski-Kubilius, donde se presenta esta nueva definición:

Los individuos superdotados son aquellos que demuestran niveles excepcionales de habilidades (definida como la habilidad excepcional para el aprendizaje y para aprender) o competencia (definido como un rendimiento documentado o logro que se sitúe en el 10% más elevado o por encima), en una o varias áreas. Las áreas lo son de áreas estructuradas de actividad con su propia forma de codificación y computación (como por ejemplo: matemáticas, música, idioma) y /o como conjunto de habilidades sensomotoras (como por ejemplo, la pintura, la danza y los deportes)

Esta definición se prolonga a lo largo de dos párrafos más, hasta llegar a un total de 224 palabras. Según se amplia, se vuelve aún más entrevesada, refiriendo incluso a los lectores a un anexo que explica de manera más detallada la idea racional y los motivos adyacentes, tras esta nueva definición de la superdotación.

¿Cómo y por qué estoy tan molesto con esta nueva definición de superdotación? Déjenme que se lo aclare,

1-“Por la longitud de la misma”. Toda definición que lo sea de más de 224 palabras, lo es de demasiada longitud para su propio beneficio. Y cuando se acompaña de cuatro explicaciones entre paréntesis para poder redefinirla, se hace obvio que esta definición está escrita por un comité de personas- por “un grupo de trabajo”, en esta caso-, que aparentemente no pudieron llegar a un acuerdo común y a un lenguaje conciso. Una definción de lo que sea, que se prolonga por más de tres párrafos para explicar lo que está definiendo, está solamente intentando justificar lo que intenta definir. Precisión, y no solo tirar a ver si se acierta, es lo que se necesita cuando una cosa se define.

2- “Por sus limitaciones y consideraciones de tan solo tipo práctico”. Intentando justificar esta nueva definición, Olszewski-Kubilius afirma que nuestro campo necesita “considerar más el tema del desarrollo del talento” (Talent Development), más que la propia superdotación, y que se necesita de un concepto con mayor unificación de nuestro propio campo de trabajo, y más importante aún, de cuales son las bases de nuestra propia práctica”(Olszewski-Kubilius, 2011, p. 2) Tal afirmación es justificada, como ella misma explica más adelante, porque los esfuerzos de los defensores de los niños superdotados, se han radicalizado centrándose solamente en los propios niños superdotados, más que en el currículo académico de los mismos.

3- “Por la contienda que mantiene esta nueva definición- de que la superdotación no es un conjunto de rasgos personales innatos al individuo, sino que lo es solo de la expresión y resultado del talento particular en música, o en matemáticas, o en cualquier otra área estructurada de actividad, de la que hace referencia y explica la propia definición”

Encuentro este enfoque de superdotación de ambas cosas, de serlo de utilitarista, y de egoísta. Convirtiendo el mero trabajo de los docentes especialistas en niños superdotados a “meros desarrolladores del talento” (talent developers), de esta manera, nos podemos retirar del mercado y de nuestro trabajo, porque al fin y al cabo, ¿no es cualquier docente un “desarrollador del talento” de sus alumnos? Lo que caracteriza precisamente nuestro campo de docencia, no se basa en el currículo académico que ofrecemos a nuestros alumnos, sino que nuestro campo de trabajo desde hace casi un siglo el de la docencia para el niño superdotado, se trata en reconocer las facetas cognitivas y afectivas propias y únicas de las vidas del los niños superdotados, y a partir de ahi, desde ese punto de partida, poder ajustar la experiencia educativa para potenciar estos rasgos propios e innatos.

Al quitar los aspectos cognitivos y psicológicos del corazón de la propia definición, estamos negando los propios motivos que nuestro campo precisamente estudia y por el que existe y se creó en un principio. Esto me parece corto placista y de muy mal gusto.

4- “Por su limitación teorética”. En el año 1982, nuestra heroína en superdotación y superdotada Annemarie Roeper uso su larga experiencia durante décadas tratando con individuos superdotados para llegar a esta definición de superdotación:

La superdotación se trata de una mayor conciencia, una mayor sensibilidad y una mayor capacidad para entender y transformar las propias percepciones, en experiencias intelectuales y emocionales.” (Roeper, 1982)

(Giftedness is a greater awareness, a greater sensitivity, and a greater ability to understand and transform perceptions into intellectual and emotional experiences.)

Y en 1991, un grupo de docentes, consejeros e investigadores- The Columbus Group- llegó a ver la superdotación del modo siguiente:

“La superdotación es un desarrollo asíncrono en el que la combinación de unas habilidades cognitivas avanzadas, junto con una elevada intensidad, crean experiencias interiores y un nivel de conciencia que son cualitativamente diferentes de la norma. Esta asincronía aumenta cuanto mayor es la capacidad intelectual. Esta singularidad de los superdotados, les hace particularmente vulnerables, y requiere de modificaciones en las formas de educación ya sea la parental, la de los métodos de enseñanza en la escuela, y en las del propio asesoramiento alrededor del niño, para que se produzca un desarrollo óptimo del mismo”.

El que se prefiera una de esta definiciones o la nueva de la NAGC y su concepción de superdotación, me es irrelevante. Lo que SI es relevante, es que existe un amplio cuerpo y literatura al respecto sobre los individuos superdotados, que los define desde un punto de vista psicológico, más que educacional o simplemente académico. A destacar, que toda esta cantidad de literatura en esta línea, ha desaparecido por completo en la nueva definición de NAGC. No estoy seguro de si esta omisión tan clara, no lo ha sido de tan obvia o a lo mejor no lo era de necesaria para los creadores de la definición, pero la definición de superdotación de la NAGC, ha desgajado del contexto, el mayor y más profundo aspecto y característica de la propia superdotación.

5- “El contexto focalizado”. El ámbito y naturaleza específica de la nueva definición de la NAGC, presupone que los alumnos son superdotados en matemáticas o en ciencias o en fútbol, o en arte. Una capacidad más elevada de pensar de una manera más profunda y compleja, a parte del tema del dominio en una habilidad, no se considera superdotación. Bajo esta definición y punto de vista de la NAGC, “la superdotación reside en algo que haces”, lo cual es contradictorio a residir en que sea algo que se es. En este nuevo mundo en torno al dominio, logro y a una superdotación focalizada, entonces, la gente superdotada, solo lo son a tiempo parcial o parte del tiempo, tan solo en los momentos en los “que están actuando como superdotados”.

Bajo esta lógica y si lo traspolamos a otro tipo de colectivos de niños con necesidades especiales, podríamos entonces acordar en creer que un individuo con discapacidad intelectual, pues que no tiene esa discapacidad todo el tiempo, solamente ante unas circunstancias determinadas. O podríamos reducir la ceguera o la sordera, a solo algunos momentos de la propia existencia del niño, ¿ya que nadie ES ciego todo el tiempo, no es eso? Lo absurdo de pensar que la discapacidad es algo que se puede encender y apagar con un botón, es equivalente a lo que se se está afirmando sobre la superdotación.

Independientemente de si un niño decide mostrar logro y rendir de manera excepcional en matemáticas, fútbol o en las artes, o mantener su capacidad latente, o expresada mínimamente, lo es de una elección personal, sin olvidarnos del hecho, que la falta de rendimiento de un niño con un CI de 145 es cualitativamente diferente, que el de sus compañeros de clase cuyo CI se encuentra en torno a 100. Para NAGC el adoptar una definición de superdotación que ignora y elimina la realidad de las diferencias cognitivas innatas, para adoptar una definición encaminada hacia el logro, me demuestra que la propia asociación, la denominada Asociación de Niños Superdotados, pues que se ha convertido en un anacronismo.

Denominemos a la asociación por lo que realmente es: ““The National Association for Talent Development” (la Asociación Nacional para el Desarrollo del Talento) y que ignora la superdotación al completo.

6- “¿Dónde está la transparencia?” Al principio pensaba que se trataba tan solo de mi, y que cuando esta definición se presentó en NAGC en el 2011 como “un paso audaz”, que era yo el que no se enteraba de lo que iba.

¿Dónde estaban todas las dicusiones con los propios miembros de la asociación NAGC, sobre las consecuencias e implicaciones de este cambio?

¿Qué foros de discusión me había perdido en los que las ideas varias del “Grupo de trabajo” habían sido presentadas? De hecho, ¿quiénes eran los componentes y miembros “del grupo de trabajo” y en base a que motivos habían sido seleccionados para su participación en esta importante empresa en la que habían decidido embaucarse?

Aparentemente, no soy el único que se hace estas preguntas, y que tenía la sensación de haberse perdido algo, y de la misma manera, se ha mostrado de igual modo, en incontables ocasiones, entre mis compañeros de profesión cuyas quejas y preocupaciones son las mismas que las mías.

-Decir que estoy en contra de la dirección que nuestra asociación ha tomado alejándose de la superdotación y hacia el simple desarrollo del talento, es un eufemismo.

-Decir que me siento manipulado por el secretismo con que está decisión se ha llevado a cabo y de cómo se ha llegado a adoptar la nueva definición de superdotación por los miembros del consejo de NACG, sería de nuevo, un eufemismo.

-Y el ver como un pequeño grupo de individuos pueden decidir por todo muestro campo profesional y en cómo se define la propia población que miles de nosotros defendemos y hemos defendido en incontables ocasiones en nuestro día a día, es un guantazo en la cara al propio colectivo- a nosotros, y a los niños superdotados, por los cuales nos interesamos y preocupamos, guantazo tal, que no debe de ser ignorado.

“No se trata de la rapidez del viento o del agua al pasar,

tu corriente es aún mucho mayor…”

Las palabras de Robert Frost de nuevo deben de aplicarse a los nuestros, porque si consideras que los niños superdotados son algo más que simplemente la suma del conjunto de la totalidad de sus talentos académicos, deportivos o artísticos, debes de levantar tu voz y demostrar tu protesta.

No permitas que un pequeño grupo de personas cambien la dirección de nuestro campo sin nuestro propia intervención y sin contar con nosotros. (James R. Delisle)

-A continuación os proporciono un listado de algunos principales autores, expertos y personalidades en el campo de la superdotación y el talento para cada uno de los enfoques. Hablamos de la existencia de un enfoque psicológico y emocional, donde la superdotación es algo que se es, es innata, y el de un enfoque basado en el desarrollo del talento académico, donde la superdotación es algo que solo existe si se presenta eminencia académica y alto rendimiento. (Maria Rydkvist)

Enfoque psicológico/emocional de superdotación:

-Linda Kreger Siverman

– Miraca Gross

-Joan Freeman

-Stephanie S. Tolan

-Kazimier Dabrowski

-Annemarie Roeper

-Michael Piechowski

-Leta Stetter Hollingworth

-Susan P. Jackson

-James R. Delisle

-Jerald Grobman

Enfoque para el desarrollo el talento:

-Rena F. Subotnik

-Javier Tourón

-Steven Pfeiffer

-Robert Stenberg

-Joseph Renzulli

-Francois Gagné

¿Cómo vas a posicionarte? ¿Deseas levantar tu voz y mostrarte en contra de esta nueva definición de superdotación realizada por la NAGC en 2011 al igual que lo hace Delisle y que yo también apoyo en su totalidad?

¿Qué deseas ser héroe o villano? 😉

Referencias

The Columbus Group (1991) Unpublished transcript.

Olszewski-Kubilius, P. (2011) Taking a bold step. Compass Points. 4 (11), pp. 1-2

Roeper, Annemarie  (1982) How the gifted cope with their emotions. Roeper Review, 5 (2), 21.

daniel foto

3 pensamientos en “La NAGC y su definición fragmentaria de Superdotación

    • Por una parte, no hablo de AACC, hablo de superdotados, y si no reconocemos, definimos, ni acompañamos “el qué” de los niños superdotados, poco podremos hacer para desarrollar “un cómo” adecuado. La “funcionalidad” se pierde, cuando se aleja de la investigación en neurociencia sobre el funcionamiento cerebral diferente de los individuos superdotados, y de la parte emocional de los mismos, ojo, repito, hablo siempre de superdotados exclusivamente, no de esa definición funcional de “one size fits them all” de AACC que circula por su país, y en la que usted y muchos otros se mueven con soltura desde hace muchos años, y donde les funcionan ambos, “el qué” y “el cómo”, Dr Angel Guirado. No existe a día de hoy estructura que funcione en España, en torno a la atención “al qué real del SD y a lo que hay que atender”, es decir, el de “un enfoque desde dentro” atendido en su funcionalidad real, de serlo en inicio de “un qué original”, y no “solo del y para el “cómo se debe funcionar?”, no se si me explico, y por lo tanto, no se ha podido ni definir, ni ejecutar este funcionamiento necesario del qué, como opción funcional real y atenta. La definición psicológico-emocional que apunto en este hilo y que se aleja de funcionalismos, no se ha atendido en décadas ni por usted, ni por muchos otros, simplemente, esa función atenta y entendida, con “el entendimiento de qué es la superdotación”, no se ha puesto aún en funcionamiento, ya que “no funciona a favor” de lo que “hoy funciona” para muchos de los que desarrollan su actividad en este campo, en esto de definir su funcionalidad real “en formato cómo”, que no “en el qué” y en un funcionamiento con atención sobre el cómo de la propia superdotación, y sobre a lo que realmente hay que prestar atención y hacer que funcione. NO suelo contestar ni responder mensajes, pero a veces dejo de ser funcional, para funcionar en función de la atención que requiera aquello que deseo deje de funcionar, no se si se entiende y se comprende mi qué, pero desde luego funcionando en funcionamiento funcional sin saber qué debemos poner en funcionamiento, poco podemos entender de lo que funcionalmente es funcionable y funciona por y para el individuo superdotado. Es cuestión de funcionar correctamente desde que se inicia la función de atender. ¿Seguimos?…

      Me gusta

  1. Hola. Me pierdo ante tantas definiciones y visiones… Si los expertos no se ponen de acuerdo, ¿a quién atender? En serio, a veces me siento perdida en cuanto a teoría se refiere, porque en cuanto a comprender y ver no tengo ningún problema.
    Me pierdo cuando me piden mis compañeros docentes explicaciones técnicas, quiero ayudarles a comprender, pero no sé realmente a cuál acudir.
    A veces, también, me siento incómoda con tantos términos y expresiones nuevas que no logro trasladar a mis colegas docentes.
    Si les traslado que, incluso entre los más expertos en el tema hay controversias, pues me van a responder que qué estamos haciendo nosotros…

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s