Los mitos sobre los niños superdotados

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 23 de mayo de 2016

Hace un tiempo encontré una cita célebre en la web que guardé en mi ordenador y que me gusta mucho. El texto pertenece a Pearl S. Buck, una escritora americana que recibió el premio nobel de literatura por la Academia sueca en el año 1938. Ella elabora una descripción del “individuo creativo”. El texto está escrito de manera exquisita y nos aporta una buena descripción de cómo el individuo superdotado experimenta su día a día, y de lo que es necesario para poder dar respuesta a su propia ambición e inquietud emocional.

The truly creative mind in any field is no more than this: A human creature born abnormally, inhumanly sensitive. To him… a touch is a blow, a sound is a noise, a misfortune is a tragedy, a joy is an ecstasy, a friend is a lover, a lover is a god, and failure is death. Add to this cruelly delicate organism the overpowering necessity to create, create, create, so that without the creating of music or poetry or books or buildings or something of meaning, his very breath is cut off from him. He must create, must pour out creation. By some strange, unknown, inward urgency he is not really alive unless he is creating.”

Pearl S. Buck.

Solamente una persona que experimenta esa forma de vivir puede llegar a comprender las vicisitudes que la parte emocional pueden tener en el individuo superdotado.

La definición desde el enfoque emocional

 Vista la situación de complejidad en la que se encuentran inmersos los niños y los individuos superdotados en nuestra sociedad y en la escuela, considero de importancia el que la definición alrededor de estos individuos, se centre principalmente y tenga como punto de partida, la propia estabilidad emocional y el óptimo desarrollo del niño y del adulto, y que respete la infancia y la vida adulta del superdotado.

Entre las miles de definiciones que se han realizado en torno a la sobredotación intelectual, la que me parece la más correcta desde mi propia experiencia personal y la de mis hijos, es la que se realiza desde la perspectiva de la experiencia vital diferenciadora del propio superdotado, es dedir, la definición de superdotación desde un enfoque emocional junto a una justificación científica sobre los orígenes de la misma, y sobre su influencia fisiológica en el individuo superdotado. Este enfoque elaborado por The Rydkvist Group, deja de lado y se aparta de los enfoques que se centran exclusivamente en el resultado y el logro, y en dar valor a las habilidades del niño y del adulto superdotado, solamente a través del éxito o consecución en logro académico. The Rydkvist Group ha sabido compaginar estas dos variables para llegar a una definición ampliada, generalizada y justificada en la investigación científica en torno al individuo superdotado y ha elaborado la siguiente definición:

“La superdotación es un estado elevado de la cognición del ser humano cuyo origen es una configuración interior distintiva y propia de carácter biológico y congénito, caracterizada por una organización cerebral diversa del córtex prefrontal y sus funciones ejecutivas que se expresa en forma de particularidades emocionales, psicológicas, cognitivas y sensitivas. La alta moralidad y un elevado sentido de la justicia son manifestaciones fenomenológicas de la superdotación junto con una capacidad sensorial innata más elevada a la percepción de los estímulos.”

Los mitos alrededor de la superdotación y de los niños superdotados

Existen muchos mitos alrededor de las personas superdotadas. Uno de ellos, es que existen más individuos superdotados de lo que primeramente se cree, y 2 de cada 100 individuos, son superdotados.

Otro de los mitos, es el de que por el mero hecho de ser superdotado, que esto lo es de garantía para tener una vida con éxito según los constructos sociales de las distintas sociedades. Esta afirmación se aleja de la verdadera realidad en torno a estos individuos. La mayoría de los superdotados fracasan tanto en lo académico como en lo laboral, y suelen trabajar en puestos de baja cualificación sin llegar a conocer en toda su vida que son superdotados.

Hay muchos mitos en la escuela alrededor de estos alumnos. Uno de ellos es que se cree que estos alumnos, no necesitan de ayuda en la escuela y que con capaces de arreglárselas por su cuenta. Esto no es cierto. El papel de los docentes es fundamental para el bienestar de estos alumnos superdotados.

Los niños superdotados no son lo mismo que los niños talentosos o de altas capacidades. Los niños superdotados se diferencian de los talentosos, en que suelen presentar problemas en la escuela. Normalmente un alumno que lo sea de verdaderamente dotado para los ojos del docente, es el alumno ideal que hace todo lo que le dicen. Los alumnos superdotados lo cuestionan todo, incluso las normas, la autoridad y a los docentes en el aula.

Un mito más es el de que ofrecer estímulo, no se trata de darle al niño un libro del curso siguiente de una asignatura en concreto, y que se siente en una habitación separada para que trabaje por su cuenta y avance material. Los niños superdotados tienen la misma necesidad que el resto de alumnos, de que un adulto los introduzca en los temas para poder así entender los conceptos de las distintas asignaturas. No pueden adivinarlo todo por ellos mismos.

La realidad es que estos niños están necesitados de la misma cantidad de ayuda y estímulo, que el grupo de alumnos con dificultades en el aprendizaje lo está de ayuda específica para poder completar el ciclo escolar. Este colectivo aún desconocido de niños superdotados, es igual en tamaño, que el colectivo de alumnos que presenta dificultades del aprendizaje y que presentan de necesidad de apoyo y ayuda en la escuela.

La falta de conocimiento sobre la superdotación en nuestra sociedad y a todos los niveles e instituciones, lleva a que muchos de los niños y jóvenes superdotados, sean incluso diagnosticados erróneamente con otro tipo de trastornos como TDAH, autismo o asperger.

Los síntomas o los problemas de conducta desaparecen, cuando estos niños superdotados reciben la ayuda correcta y el entorno escolar se adapta a sus necesidades educativas especiales.

-El ser superdotado no es ningún diagnóstico psiquiátrico.

Los problemas en el colegio

La casi totalidad de los investigadores actuales, llega a afirmar que la mayoría de los alumnos superdotados, no reciben la ayuda que necesitan en la escuela. Estos alumnos no reciben el suficiente estímulo y pierden la motivación por la escuela y el aprendizaje.

El problema de los alumnos superdotados es que aprenden más rápido durante las clases en el colegio que el resto de los alumnos. En muchas ocasiones, les es suficiente con tan solo una explicación durante una clase, para que entiendan lo que se está explicando. Los alumnos superdotados ven el colegio como un sitio en el que no se aprende nada, ya que la mayor parte del tiempo de su estancia en la escuela, se lo pasan repitiendo los mismos conceptos. Los alumnos superdotados pierden así su motivación por la escuela y por el trabajo escolar, y su experiencia del colegio es la de serlo de un verdadero infierno, es decir, un lugar en el que se va para perder el tiempo cada día.

El actual sistema escolar es la primera barrera para estos alumnos superdotados. El sistema escolar no es capaz de identificar a estos alumnos, lo cual tiene ya como consecuencia, que estos alumnos se encuentren mal en el propio sistema escolar. En muchas ocasiones estos alumnos tienen muy baja autoestima. El tener que ir a la escuela, tal y como hoy está planteada, lo es hasta de verdadero castigo para estos niños y jóvenes superdotados.

Otro problema es el de que la mayor parte de los docentes de los colegios, no han sido informados correctamente acerca de los niños superdotados. Los docentes no poseen los conocimientos adecuados en el tema, y nunca han recibido formación o reciclaje formativo sobre cómo atender a estos alumnos. Los niños superdotados son niños cuestionadores y normalmente presentan problemas en la escuela. Algunos docentes los etiquetan de problemáticos, de alumnos que molestan en clase y a sus compañeros, o los tachan de ser diferentes. En las distintas titulaciones en torno a la docencia, no se suele informar de estos niños superdotados, ni de sus necesidades educativas especiales.

Es sorprendente aún, que esta formación sobre los niños superdotados, no lo sea de obligatoria en todas las titulaciones relacionadas con la enseñanza y con el trato cercano a la infancia de cualquier tipo, ya que existe un niño superdotado por cada clase de unos 25 alumnos. Es decir, se podría casi afirmar que cada docente en cada clase, tiene un alumno superdotado. Si un docente enseña a siete clases distintas de alumnos, ¿nos podría el docente entonces indicar los siete alumnos superdotados a los que da clases cada día? Me parece que esta respuesta quedaría sin responder por la mayoría de docentes.

En la sociedad actual, resulta complicado el entender cuánto sufren los niños superdotados en un sistema escolar con tantas limitaciones para ellos y que no fomenta la diversidad. Existen niños superdotados que camuflan sus cualidades durante toda su vida escolar, para poder adaptarse al grupo y así pasar desapercibidos. Esto es una estrategia de supervivencia para evitar el tener mayores problemas en la escuela. Esta conducta del camuflaje, se da más a menudo entre las niñas y las jóvenes superdotadas. Distintas formas de alergia, trastornos psíquicos como la ansiedad o la depresión, son solo algunos de los ejemplo de enfermedades que estos niños pueden desarrollar al ser obligados a vivir en un entorno inadecuado. Los niños superdotados pueden demostrar un comportamiento pasivo, o llegar a ser agresivos en el colegio, conductas ambas, que son consecuencia de un entorno escolar hostil para estos alumnos. Siendo además estas situaciones negativas de devastadoras, para los propios niños superdotados, y para sus familias.

La escuela debe permitir a los niños superdotados que puedan desarrollarse a su propio ritmo. Muchos niños superdotados se sienten tratados como niños pequeños en el colegio por los adultos que los rodean, es decir, sienten que los docentes les tratan como si fueran más pequeños de la edad mental en la que se encuentran.

Si a un niño superdotado le apetece y quiere que le den mayores retos, pues dejémoslo que adelante y vaya a su ritmo, si ellos mismos sienten y se ven con la capacidad para afrontar el reto, ayudémoslos. Los niños superdotados se encuentran bien de verse tratados más como un adulto que como niños y necesitan de verse respetados.

Conclusión

La escuela es hoy en día un lugar que produce estrés y ansiedad a los niños superdotados. Los distintos problemas que estos niños desarrollan y presentan en su etapa escolar, provienen de un sistema que no garantiza el derecho de los niños superdotados a una educación apropiada. A un niño que está “fuera de la caja”, no se le puede pretender introducir en ella, los niños superdotados deberían ser liberados de las deficiencias de los sistemas escolares.

image

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s