The Rydkvist Group y el autodidactismo del superdotado

Artículo realizado por The Rydkvist Group y parte del documento “Manifiesto del superdotado”

Por: José Manuel Serrano Díaz, Federico Nicolas Ayala Handji, Carlos Rodríguez Cuenca, Santiago Álvarez García, Carmen Malo López Román y Maria Rydkvist

Introducción

El autodidactismo es el método innato de aprendizaje y de acceso al conocimiento del superdotado, para poder definirlo, debemos entender la simbiosis existente entre intuición y autodidactismo, y el efecto que la misma tiene en el aprendizaje del superdotado, ya que todo este sistema de marcadores en busca del saber, están conectados a modo de circuito único. El autodidactismo le aporta al individuo superdotado un enfoque holístico en el conocimiento.

El autodidactismo, es un aprendizaje que inicia el individuo de manera autónoma. Se trata de un aprendizaje en esfera y cíclico, es decir, atemporal, ya que se extiende y se conecta a lo largo y ancho del propio ciclo vital del individuo superdotado.

El autodidactismo posee cinco elementos que lo diferencian del aprendizaje secuencial del individuo no sobredotado, y estos elementos son: la curiosidad, la intuición, la tenacidad intrínseca, una elevada y prolongada capacidad de concentración y la creatividad, entendida esta última, como la capacidad de dar nuevas respuestas a nuevas cuestiones, o de aportar nuevas respuestas a cuestiones pasadas o no resueltas, de un modo innovador y holístico.

Estos cinco elementos del autodidactismo, son procedentes de la propia fisiología diferenciada del superdotado, y se dan en él, en elevadas dosis. El superdotado tiene las funciones ejecutivas más desarrolladas que las demás personas, y esto le ayuda a ejercer una mejor planificación de ideas. El autodidacta ha de organizar sus ideas en un mapa mental cognitivo intrínseco. Las funciones cognitivas serían el “director de orquesta” del cerebro. El lóbulo prefrontal es el que organiza la cognición en los sujetos.

Podríamos decir que, aunque el autodidactismo se pueda dar en individuos no sobredotados, el aprendizaje que estos realizan es lineal, a pasos, y en el mismo no interviene la intuición, que es la que produce saltos cognitivos en esfera entre los distintos conocimientos, o campos del conocimiento, siendo esta capacidad de aprendizaje en saltos, el resultado de una elevada y multidimensional capacidad asociativa. Esta tenacidad intrínseca o “drive”, que absorbe y guía al individuo superdotado en su aprendizaje, tiene de chispa de inducción a la curiosidad por aprender de manera insaciable aquello que les va mostrando su innata intuición.

La intuición y el autodidactismo necesitan de la disciplina y del drive propio del superdotado. Todo esto, unido a la gran capacidad de concentración del superdotado, que lo mantiene suspendido en su abstracción y aprendizaje, durante largos periodos de tiempo, para llegar así al desarrollo o producción de un tema o idea. El superdotado se caracteriza por una correcta capacidad de síntesis de ideas. La intuición favorece unas estrategias de aprendizaje más fructíferas y más rápidas en desarrollo. Proporciona igualmente una autonomía de pensamiento libre de sesgos cognitivos (falsos prejuicios) y llena de heurísticos (prejuicios positivos).

Esta fusión de intuición y autodidactismo da lugar al desplazamiento entre dos puntos, y se podría describir de manera fenomenológica, “a modo de una planta voraz que crece a ritmos asincrónicos en direcciones indeterminadas en busca de alimento”. Esto da lugar a un aprendizaje ramificado y arborescente, cuyo único sustrato es el de un ritmo de aprendizaje a modo de saltos y no a pasos. La intuición nos indica los caminos adecuados para que se produzca un aprendizaje más significativo.

La fuerte intervención de la intuición en el proceso de aprendizaje del superdotado, nos lleva nuevamente a considerarla como un sentido añadido y de manera de relacionarse con la realidad, que lleva al movimiento. Ese movimiento en forma de investigación intrapersonal, es el autodidactismo. Es realmente de la mano de la misma y gracias a este aprendizaje en “leaps” o saltos cognitivos, el que ayuda al superdotado a entender la complejidad de los conceptos y a poder desarrollarlos. El autodidactismo es un baile continuo de la mano de la intuición y es una condición necesaria para el desarrollo armónico y saludable del superdotado.

El autodidactismo se aparece en el superdotado a modo de llave para poder resolver las distintas cuestiones que la intuición le plantea y adelanta al propio individuo. Es un proceso de inducción e ignición, que difícilmente puede ser evitado, ya que, aunque el individuo superdotado se esfuerce en realizar un aprendizaje académico-lineal, su intuición le llevará a desarrollar y a buscar respuestas paralelas y de complejidad multicanal en aquello a lo que su curiosidad apunta, alejándole de esta secuencialidad inducida.

El individuo superdotado puede además ser autodidacta inclusive sin acudir a fuentes, partiendo únicamente del problema y tratándolo en abstracto como si fuese nuevo, ya que posee la capacidad de enfrentarse a un problema desde cero y a solas, sin la necesidad de la participación de otros individuos. El individuo superdotado puede reconstruir una semántica de la completa totalidad de lo que hay y existe, desde el solipsismo mental desconectado de todo lo demás y desde el aislamiento de su propia abstracción.

Este autodidactismo y los elementos que lo componen, son realmente la gran dificultad del superdotado para adaptarse a las exigencias del aprendizaje del mundo académico, y lo que en muchos casos, impide que estos individuos puedan mantener su motivación durante años en un modo de aprendizaje que les resulta foráneo y que no les aporta un método para canalizar la espontaneidad de la que requieren sus ideas y teorizaciones.

El superdotado se ve entonces envuelto en un proceso deductivo en el que se intuye una nueva relación, y se pone en marcha en esa dirección sin más, y sin prejuicios académicos, para poder saciar su sed por aprender. Este proceso de justificación de la respuesta o solución intuida, es el más creativo y el que produce avances reales de conocimiento en el propio individuo, es decir, da lugar a verdaderos leaps del saber.

Debemos señalar también, que por los cinco elementos que se concentran en este circuito del aprendizaje del superdotado, el resultado del autodidactismo, será el de poder serlo de expertos de un tema o campo en breves periodos de tiempo, por esta intervención de la intuición y por su capacidad asociativa y de leaps, que le permiten poder adentrarse en cuestiones cada vez más avanzadas y elaboradas de los diversos temas debido a la velocidad en la que se produce su aprendizaje. Los individuos superdotados se enfrentan a lo largo de la vida con esta lucha emocional de verse en la posesión de un gran conocimiento, que no puede ser compartido ni aceptado en los ambientes adecuados, ya que para ello deberían estos individuos aprender de manera institucionalizada en cada una de las áreas del conocimiento.

Desde el mundo académico se descarta, ridiculiza y no se abraza, la sola idea de que un individuo externo a él y de manera autodidacta pueda poseer una importante cantidad de conocimiento y de adelantarse a respuestas que los propios expertos monómatas e hiperespecializados en los diversos temas, no son capaces de responder o conectar. Los superdotados se ven en esta coyuntura de no poder participar en los avances del mundo, al no ser valorados como herramientas indispensables de los mismos. El autodidactismo se ve así desnudo y cuestionado de la mano de un academicismo que está perdiendo la mayor parte de su agilidad, precisamente por este motivo de no permitir una mayor dosis de espontaneidad exógena en su desarrollo de la mano de los autodidactas superdotados. Los superdotados autodidactas, pueden ser más expertos y heterogéneos en los diversos temas, que los propios expertos academicistas con soluciones holísticas y duraderas en el tiempo.

Conclusión

The Rydkvist Group pretender recuperar en la historia el papel y participación del individuo superdotado, como aporte indispensable para el avance de la propia institución y conocimiento académico. Esta flexibilidad y reconocimiento del autodidactismo y de los individuos que eran polímatas, fue lo que permitió el periodo de gran desarrollo intelectual del Renacimiento. Desde aquí es nuestro deseo el poner de nuevo la figura del superdotado autodidacta en el mapa y el respeto y valoración social a esta forma diferenciada e intrínseca del aprendizaje humano.

El autodidactismo se conforma así, como una forma de aprendizaje más compleja y profunda que el aprendizaje institucional académico, aunque este sistema no le reconozca al autodidactismo el valor que este se merece y debiese poseer en sociedad. El autodidactismo del superdotado, es un recurso del ser humano de incalculable valor, que no debería ser desestimado por los gobiernos y por las sociedades actuales dado su importancia para el avance y el progreso de la humanidad.

IMG_4677

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s