El autoconocimiento y la autoestima del superdotado

Artículo de opinión elaborado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 17 de junio de 2016.

“Ser tú mismo en un mundo que está constantemente intentando hacer de ti otra persona distinta, es el mayor de todos los logros que se puedan conseguir”

— Ralph Waldo Emerson

Introducción:

Una de las cuestiones sobre la que más he estado reflexionando, es la relacionada con el autoconocimiento y la autoestima del superdotado.

El principal objetivo de mi blog es poder aportar y de manera gratutita, herramientas para el autoconocimiento del niño y del adulto superdotado, y que a través de mi propio autodescubrimiento personal, autorreflexión y profundo estudio sobre el significado y funcionamiento emocional y orgánico de la superdotación, puedan así otros superdotados, sentirse y verse reflejados en este mi recorrido hacia el entendimiento y comprensión holística sobre el SER del superdotado y la superdotación, como una serie de marcadores y particularidades neuroanatomofuncionales específicos del individuo superdotado, que regulan y definen incluso, su emoción.

El sentido de ser diferente que atormenta al individuo superdotado (sobre todo a aquellos que se sitúan en los niveles más elevados de sobredotación) y el resultado de la interpretación de esta diferencia, puede de manera seria distorsionar la autominagen personal, y dar lugar a una baja autoestima en el superdotado.

A la derecha de la curva, cuanto mayor CI o más elevada sea la capacidad intelectual del individuo, mayor son el número de diferencias existentes con los demás, pero estas pueden ser interpretadas de manera positiva gracias al autoconocimiento y aceptación de la propia superdotación y de su fenomenología.

El superdotado debe forjar una personalidad segura, donde no se plantee la adapatación del mismo al medio, sino que las energías deben centrarse en saber de su fenomenología, en el autoconocimiento, y donde el punto de partida para obtener esta autoestima sea el de la comprensión “de que el medio debe adaptarse a él y no viceversa, porque no hay nada erróneo que debería ser cambiado en el individuo y en el niño superdotado”.

La superdotación y el control de la misma, no se encuentra hoy en día en las manos de los individios superdotados y ha sido expropiada del colectivo, ya que su definición, gestión, marco de funcionamiento, y hasta valor social de la misma, se encuentra delegada, reglada e interpretada externamente, en las manos de psicólogos, pedagogos, teoristas y expertos de todo tipo, que perfilan y monopolizan la superdotación y los contenidos y formatos en los que esta debe darse en sociedad y en el individuo, haciendo de la misma un estilo y modo de vida cuasi-predefinido, al que incongruentemente y por inercia, hasta el propio niño y adulto superdotado, deben de adaptarse y amoldarse, si quieren verse llamados y considerados como tales dentro del grupo social.

Esta falta de control interna a la que se somete al superdotado y a su superdotación en sociedad y a la interpretación que se da a su cognición y a sus diferencias innatas, es muy perjudicial para que se pueda dar un autoconocimiento personal de estos individuos, libres de interferencias, y un desarrollo armónico y equilibrado de la personalidad y de la autoestima del superdotado. Son el contenido y falta de inteligencia en muchas de estas de interpretaciones exógenas o interpretaciones de terceros, las que hacen que muchos superdotados desarrollen baja autoestima a lo largo de sus vidas, ya que han recibido mensajes “empaquetados” sobre el significado de la superdotación, a veces “enderezados” con ideales inalcanzables por lo intenso de nuestra emoción, y lo impredecible de nuestra curiosidad, que ponen aún más ansiedad y peso, en la ya angustiosa alma y existencia del superdotado, no aportándole nada beneficioso para la creación de su propia autoimagen, sino al contrario.

Creo que no existe ningún otro colectivo de individuos cuya autoimagen haya sido tan manipulada, inflada y llena de clichés, por culpa precisamente de las muchas interpretaciones incompletas e insensibles sobre lo que realmente ES la superdotación, y que niegan el SER del superdotado, pero que muchos profesionales y expertos del tema defienden como dogma de vida y como modo de vida.

La superdotación es un modo de ser y de vida, porque es una forma del ser innata al mismo, y de la que este no debe alejarse jamás, para no caer así en las redes e interpretaciones que no dan lugar a que el superdotado sea y viva en libertad, sin ataduras sociales, y en el control y disfrute de su propia naturaleza y superdotación.

Toda esta lucha de interpretaciones pedagógicas, psicológicas y enfoques en logro, que acotan la complejidad emocional y neuroanatomofuncional del superdotado, lo definen a partes, o solo por su producto, y sin su fenomenología o emoción, y casi nunca por su neuroanatomología diferenciada, terminan por marcar aún más esa diferencia en negativo y crear ansiedad en el superdotado con y para el grupo, de una manera insana y acomplejada, ya que hasta al mismo superdotado, le resulta incapaz de reconocerse, verse y mantenerse, en las expectivas construidas de cómo este debe de comportarse y funcionar en sociedad.

Este tipo de mensajes terminan por afectar e influir al niño y al adulto superdotado, y lo que es peor, por pervertir su originalidad y creatividad innatas, al deberse ambas al constructo social y a las necesidades y expectativas del grupo, y no a las necesidades personales y cognitivas del propio superdotado para alimentar su propia autoestima y autoconocimiento de ese SER que se expande y lo absorbe, contrayéndolo y marcándole así su diferencia de manera negativa, al estar esta realidad ya interpretada y delimitada en un guión de actuación, que debe ser seguido para que otros permitan la existencia y pertenencia del superdotado al grupo. La superdotación está condicionada y así la pertenencia del superdotado al grupo. Lo mejor para el superdotado es liberarse de este tipo de condicionamientos y pertenecerse a uno mismo, y no dejar tu identidad en manos de cómo la deseen definir los demás.

Lo mejor que puede hacer el superdotado es no escuchar los mensajes que recibe del exterior y abrazarse a su cognición innata y a su elevada emocionabilidad, para de verdad poder crear dentro de su propia marca, sin seguir las marcas y los pasos de los demás.

La belleza personal del superdotado debe comenzar en verse bello y pleno uno mismo, sin necesidad de cómo vean y entiendan tu belleza los demás, sin la aprobación externa, no la necesita, y este debería ser el punto de partida de todo superdotado para entender y dirigir su modo de vida.

Este tipo de aproximación hacia el autoconocimiento del self del superdotado de una manera independiente del grupo y reforzada sin la necesidad de adpatrse para su pertenencia al mismo, no se da en los enfoques de muchos de los psicólogos que atienden a los adultos y a los niños superdotados, donde se entiende que el niño superdotado debe incluso que ajustar sus emociones a las emociones del entorno, y refrenar sus pulsiones para no ser reprendido por el grupo, e incluso que recurra por ejemplo, a expresarse con un lenguage menos elaborado, para poder dejar de ser presa fácil del bullying en el colegio o de las burlas de los demás compañeros.

A la superdotación se la está tratando en lugar de con normalidad, como un trastorno o sintomatología que debe ser tratada o amoldada. Poco o nada se habla en estos días, de que el superdotado no necesita de ninguna ayuda si el trabajo de conformación de la autoestima y el autoconocimiento se realiza y lleva a cabo por los padres, y que son estos los únicos y que de verdad pueden darle al superdotado y desde el hogar, endógenamente, las herramientas necesarias para que entiendan que no necesitan cambiar nada. Porque los superdotades deben quererse a sí mismos como son, y que cada vez les importe menos lo que digan de él en el grupo social o los demás compañeros de la clase, ya que esta manera de pensar y de autoaceptación de su personalidad, le producirá una autoestima positiva, que deviene por entender a su SER y darle el espacio que este necesita.

Esta autoimagen equilibrada y autoestima gestionada dentro de lo que significa ser superdotado desde la infancia, es “quien” y la que realmente va a acompañar y guiar al superdotado lo largo del ciclo vital, y no los expertos,  y es realmente lo que le ayudará a sobrevivir al mismo, y no la aceptación del un medio o entorno que le pide privarse de su singularidad, para poder ser parte del mismo.

Creo que es muy importante que los padres hablen sin prejuicios de la superdotación a sus hijos en casa, y de las diferencias con los demás y de cómo estos niños ven a los demás, y hacerlo además de manera natural, y hasta con algo de toque de humor, y donde el niño superdotado pueda abrazar a su diferencia y sentirse bello por ser único e irrepetible, no por ser diferente, diferente de quién?? porque estos niños y adultos dejan de ser diferentes al estar en contacto o en relaciones de pareja con otros superdotados, y entonces llega la pregunta, dónde estaba mi diferencia??

En el caso de que uno o ambos progenitores sean superdotados, deben mostrarle el camino a sus hijos superdotados, y la autoestima de su hijo se consigue enfrentándose ellos mismos al grupo social, por ellos y por sus hijos, abandonando la zona de confort y aceptando su diferencia en positivo, para ello hay que enfrentarse a muchos de nuestros pilares del mundo de los adultos, a los lazos de índole familiar, laborales y del entorno, para poder hablar con naturalidad de que se ES superdotado. No podemos pedir que nuestros hijos superdotados desarrollen su autoimagen y autoestima en un hogar donde los padres superdotados, aún se ocultan a los demás y se culpan por ser diferentes, y se esconden por este motivo para no destacar así del grupo, ni salirse del mismo y se ajustan a lo que este siempre les ha pedido.

Los padres superdotados, necesitan realizar esta ruptura de la norma, para que sus hijos no sufran bullying en el colegio y se sientan fuertes y seguros, con una autoimagen que entienden es el mensaje e imagen que ven en casa, y entre las personas que más aman.

Una vez roto el punto de flotación por y para mantenerse a flote en el grupo social bajo la inercia y sacrificio que el mismo impone al superdotado, el YO del niño y de los adultos superdotados se ajusta a su SER, llegando a una armonía natural que enriquece infinitamente los propios lazos personales, los de la familia y la supervivencia en las relaciones con el grupo sin necesidad de perder la propia autoestima y amor por uno mismo.

Las intervenciones por parte de psicólogos, pedagogos y expertos de todo tipo que solicitan de un ajuste emocional al mundo del no sobredotado, no dan las señales correctas para poder crear niños superdotados que más tarde sean adultos con gran autoestima y autoconocimiento. No veo necesario ningún tipo de intervenciones en el niño superdotado por profesionales, si se ha producido la intervención de los padres, que es la fundamental y necesaria, dentro de un hogar en el que el niño superdotado puede SER y no necesita demostrar ser algo que no es, o cohibirse para ser las expectativas del entorno (y en muchas ocasiones de los padres), que no las naturales a su SER original.

Conclusión:

La mejor herramienta de la que cuenta el superdotado para sobrevivir a su propia superdotación, es ser conocedor de la misma, de su intensidad emocional y de su diferencia, para poder ser así dueño de su existencia y de las acciones y situaciones que lo van a acompañar el resto de su vida.

Conocer la superdotación desde dentro, los funcionamientos neurológicos y la emocionabilidad que es intrínseca a la misma, son las mejores herramientas para el desarrollo de un fuerte “self” que no necesita ya del visto bueno por parte del entorno ni de profesionales, porque se ha producido el proceso en el cual el individuo superdotado se entiende y se acepta a sí mismo. Cuando se produce esta autoaceptación y se entiende incluso que la soledad que acompaña al superdotado es para toda la vida, y que es debido a nuestra diferencia natural y entendible, pues se produce un cambio de autoimagen y perspectiva en el que el niño y adulto superdotado, toman el control de su propia superdotación y pueden entonces adentrarse en ella y dar paso a su originalidad.

 

IMG_4677

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s