El arte de ser “seres indeseables”: el superdotado en el grupo social

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 30 de junio de 2016

“Cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él” Jonathan Swift

Introducción:

Un individuo superdotado se vuelve “un indeseable”, cuando se convierte en una amenaza a la baja autoestima de los demás, o cuando es percibido como una amenaza a la autoridad social o del grupo.

Cuanto mayor es el prestigio que pueda ser perdido, más severa se vuelve la batalla para mantener la dominancia y la autoridad. Ante este tipo de situaciones el individuo altamente superdotado será negado, rechazado, humillado, burlado y juzgado por el grupo social, independientemente de que sus afirmaciones sean ciertas, porque lo único que interesa es mantener la hegemonía en el grupo y la dominancia del mismo, por parte de aquellos individuos, o grupo de individuos, que poseen el liderazgo en el mismo.

Todos aquellos que se salen del molde común, que dan muestras de originalidad, que crean en contra del gusto o de las costumbres de la mayoría, son considerados “seres anormales”. Los individuos superdotados que pretenden cambios en el grupo social, se encuentran perseguidos, y se convierten en indeseables por razones socio-biológicas, incluso bajo los sistemas y las normas democráticas. Los superdotados sino casi siempre, si muy a menudo, y debido su propia naturaleza, son individuos “políticamente incorrectos”.

La mayoría de los estudios sobre superdotación y talento, se centran en las función social del superdotado en el grupo, viendo a este, “como un individuo que les proveerá con un mantenimiento de la estructura existente, y que hasta les será de entretenimiento por y para el grupo”, pero no se les define como “individuos que producen la importante función del cambio social”.

Los superdotados son justos, empáticos y concienciados socialmente, pero precisamente por esta causa y motivo, suelen rebelarse, y a menudo cuestionan las normas y la autoridad. Son muy críticos, perfeccionistas, independientes y no conformistas, son inquisitivos, y tienden a realizar preguntas que dejan en evidencia (Silverman, 1993; Sternberg & Tardiff, 1988; Webb, 1993).

La investigación y estudios sobre superdotación y talento no han apuntado aún al tema de la función social de la superdotación. Tendemos a dar por hecho, que la superdotación siempre será bienvenida en todos los niveles sociales, y que el superdotado de manera automática comenzará a contribuir para la sociedad (cf. Teo., & Quah, 1999). Sin embargo, donde los individuos superdotados planteen una amenaza percibida para las estructuras de poder y la autoridad, en el nivel social y el contexto del que se trate, serán más que seguro considerados como “seres indeseables”.(cf. Quinn, 2004). Tengamos en cuenta, que el ser percibido como una amenaza, no es lo mismo que ser intencionadamente una.

Es fundamental el estudiar la superdotación desde esta perspectiva “la de que somos conscientes de los patrones primitivos de acción y reacción que determinan nuestra propia conducta, y no pretender hacer como si estos no existieran. Es precisamente en esta área de la conducta social, en la que tenemos menor libertad de movimiento de la que normalmente deseamos reconocer y admitir”(Eibl-Eibesfeldt, 1989, p. 3).

Es de especial interés el explicar la respuesta social a la superdotación, es decir, la de dominar y el dominio de la conducta a través de la agresión, y especialmente la defensa y conquista del territorio, la de una defensa del territorio de dominancia entre grupos bien organizados, y sobre las normas disciplinarias empleadas para reforzar las normas de un grupo (Wilson, 2004). La agresión puede poseer muchísimas más facetas y matices de las que pensamos. Es más, se trata de un funcionamiento de gran componente biológico (Kemp, 1990; McBride-Dabbs & Goodwin-Dabbs, 2000). Por esta causa, y llegado el momento, defendemos también nuestros “territorios intelectuales”, si nuestra posición de influencia y de autoridad, depende completamente de ello.

Si por ejemplo, has construido toda una carrera en base a unas teorías y conocimiento que han sido bien aceptadas y son parte del propio conocimiento formal en un campo determinado, si de repente, aparece un individuo superdotado o investigador que desaprueba y cuestiona tu trabajo, el cual has hecho con argumentaciones válidas, y viene y presenta una “mayor evidencia empírica” para apoyar las declaraciones que presenta, ¿Qué haces? ¿Cedes y abrazas las nuevas ideas porque estás completamente convencido de que son correctas? ¿Dejas el trabajo de toda una vida detrás, partiendo desde esta nueva plataforma de teoría y conocimiento? ¿O haces todo lo posible e imposible, para “renegar de estos nuevos descubrimientos” y buscas todas y cada una de las maneras para defenderte, y para mantener así tu actual puesto de influencia?

La verdad y el conocimiento son al final lo de menos, la “dominancia”, es lo que es verdaderamente importante.

La resistencia de muchos expertos de cambiar su mentalidad de lo pasado a lo nuevo, incluso intentando convencer de una evidencia que es hasta contraria a sus convicciones personales, es algo bien conocido (Segerstråle, 2000). Esto ha sido denominado por Greenwald (1980) como “conservadurismo cognitivo”, y es un conocido mecanismo de defensa que nos define. “Algunos son aún más reticentes a aceptar el cambio que otros. (Johnson, et al., 1988). Si esta tendencia se mantiene, estamos en que los adversarios del superdotado que están “haciendo su camino en el mundo”, pueden ser otros superdotados, presumiblemente con un menor nivel de sobredotación intelectual, los cuales han adquirido “un cierto nivel de importancia”.

 Expuesto a ciertas condiciones, actuaciones y decisiones, el individuo superdotado posee una excelente capacidad para entender cuáles serán las consecuencias que devendrán de las mismas. Sin embargo, ser la voz en un grupo de otros individuos que están menos equipados para poder adivinar y deducir los resultados y los problemas, ¿pues, quién en el grupo va a querer escuchar y admitir la única y diferente voz en modo de conclusión y opinión? Si este individuo, es además contrario al propio liderazgo, la humillación y la persecución le van a perseguir de un modo u otro. Lo más interesante, es que ni si quiera interesa que el individuo superdotado lleve o no la razón, ya que él o ella, se convierten en una amenaza a la credibilidad de la autoridad, que hay que eliminar.

Las amenazas percibidas, se manejan tanto por los humanos como por otros animales, de cuatro maneras: 1) Supremacía, 2) Sumisión, 3) Huída o 4) Ataque y eliminación (cf. Barnard, 2004; Grossman, 1995).

Nuestra primera elección no es generalmente eliminar la amenaza que nos pueda suponer otro individuo. Se comienza con intentar asustarlo, intentando demostrar nuestra superioridad de diversas maneras. (Supremacía).

Si esto no tiene éxito, y estamos convencidos de la “gran fuerza” del oponente, podemos elegir escapar, o abandonar, simplemente con el fin de buscar seguridad en otra parte.

Sin embargo, es posible “recurrir a la formación de alianzas” en su lugar. Es mejor ser amigo y aliado a la superioridad que se percibe, que ser su enemigo (Sumisión). Como último recurso, “atacamos y eliminamos”, con el único propósito de deshacernos de una vez por todas de la amenaza. Ni que decir tiene, que esto se ha hecho de muchas maneras en todas las culturas y en todas las sociedades, y a todos los niveles, a lo largo y ancho de la historia. El ansia de poder e influencia es igual de predecible y posee la misma fuerza, en cualquier lugar, en cualquier grupo, y a todos los niveles de la sociedad. Ya que se trata de hecho, de una característica intrínsicamente humana.

Conclusión:

En una línea socio-biológica, “la permisividad al superdotado” no se produce si este es percibido como una amenaza potencial.

El altamente superdotado con la habilidad para producir cambio a cualquier nivel de la sociedad, destaca sobre las otras funciones “sociales” de la conducta esperada del superdotado como son la de realzar logros para el bien de la sociedad, o de entretener a la misma (deporte, música..etc).

La verdad es que este tipo de altamente superdotado que pretende el cambio en el grupo social, será estigmatizado, marginalizado y perseguido. Sobre todo, cuando por su conocimiento y entendimiento, exponen públicamente las debilidades e incompetencias de estos sistemas sociales o del grupo, por lo que inmediatamente se convierten en una amenaza a la dominación de ciertos individuos o grupos de individuos, sobre todo, “si se trata de individuos que tienen intereses personales, en que el sistema existente se mantenga invariable”.

 A través de la historia estos individuos superdotados se convierten en mártires. Se trata principalmente de individuos a los cuales el grupo victimiza de distintas formas, ya se trate de grupos grandes o de más pequeños. A pesar de las intenciones altruistas del superdotado, los individuos dominantes entienden que su potencial y capacidad pueden producir un cambio social, el cual es una amenaza a su propia dominación.

Los individuos superdotados que pretenden cambios en la sociedad son los que despiertan la mayor resistencia. Nelson Mandela (1991) era un indeseable para el liderazgo político africano bajo el mandato del Apartheid.

Como Winner (1996) nos afrimaba, los superdotados toman riesgos con gran deseo de alterar la inercia de las cosas. La mayoría de ellos posee este deseo de poner las cosas en su lugar “el cambiar el status quo y alterar el curso de lo establecido”. “Los creadores no aceptan el punto de vista prevaleciente. Se oponen al mismo y muestran su descontento” (p. 276)

Referencias:

Paper presented at the 18th World Conference on Gifted and Talented Children , 3-9 August 2009, Vancouver, British Colombia, Canada, by Roland S. Persson, 2009

https://www.diva-portal.org/smash/get/diva2:228946/FULLTEXT01.pdf

An Interview with Roland S. Persson: The Talent of Being Inconvenient, Author Michael F. Shaughnessy Citation First Published in The SENG Update Newsletter, June 2010

http://sengifted.org/archives/articles/an-interview-with-roland-s-persson-the-talent-of-being-inconvenient

foto linkedin

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s