El “Hombre-Masa” y su “enfrentamiento” a la Democracia (o sobre los “totalitarismos”).

Artículo realizado por José Manuel Serrano Diaz el 24 de agosto de 2016. Comparto mi reflexión y sus palabras llenas de sensatez e inercia propia.

“Querido “fiósofo cuántico” cuán grata mi sorpresa al tratar un tema que me conmueve desde hace tiempo, y es aquello de que la abundancia, ya sea de estado, de derechos, de consumo y hasta de escolástica, está llevando a las sociedades a un “efecto boomerang” donde la respuesta anta “tanta garantía del ser”, desemboca en una “ausencia del parecer y del pensamiento”. El hombre con pensamiento se aleja de toda inercia que “se acurruque en el conformismo”, le llaman pensamiento crítico porque deriva en “una contra respuesta” a la comodidad de pensamiento de la masa y del hombre masa, pero se trata de la mera función de razonar siendo capaz de despojarse de la superabundancia que tanto daño nos hace al espíritu y a nuestra propia identidad como seres intelectualmente capaces. El “hombre masa” no es solo un efecto de la sociedad postmodernista, siempre ha existido, pero si que es cierto a día de hoy y bañado por esa superabundancia que le acomoda y adoctrina, que se encuentra, si me permites que incluso te contradiga, no en la capacidad de no opinar, sino en la “de hacerlo de manera continuada”, porque no hay hombre masa más peligroso para las sociedades, que aquel que se entiende de poseedor del conocimiento al haber atravesado una trayectoria escolar y académica que a su vez está anclada en esa falta de pensamiento crítico y de conformismo consensuado, ya que “la superabundancia de estado y de escuela”, está también llevándonos al efecto contrario, al de esa involución por exceso de pensamiento adoctrinado, que no original e innovador. Los excesos de bienes no se convierten ni son precisamente sinónimos de canales con trasvaso a un mayor desarrollo, que no progreso, ya que la existencia de este último nos aboca por su exhuberancia y opulencia a la involución de aquello que se ha generalizado, despersonalizado en el proceso de “amplitud” a la mayoría, y que se vuelve por ello etéreo si el 100% del hombre masa tiene acceso al mismo… o me equivoco? Rudo atrevimiento el mío, pero quizás sensato en su insensibilidad, como hacía Ortega con su pluma… Y mi pregunta es, no será ese individualismo hacia el desarrollo al nivel adecuado, el ajuste necesario, ya que al permitir la existencia de un nivel “adecuado para todos”, estamos realmente perdiendo el contrapeso sobre aquello que produce pensamiento y aquello que nos invoca a dejar de pensar? Tal vez sea necesario, ese trasvase y vuelta a los totalitarismos, autoritarismos y vergonzosos y manipuladores populismos para que nuevamente se pueda producir una “llamada a la acción”, y a inercias pensantes? Tal vez…después de todo, nos encontramos en la “senda correcta” para recuperar el sentido común…tal vez “la involución” está más insertada en el presente de lo que pensamos, y sus efectos nocivos se hayan muchos más allá de lo que el pensamiento nos permite comprender y analizar…Gracias por compartir esta reflexión que me permite verme desde dentro hacia a fuera, y que me imprenta solamente desde esa textura…la externa y meticulosamente propia que no viaja en maletero extraño. Estaré atenta a nuevas “huellas críticas” por tu parte para seguir evitando esta involución de la que ya formamos parte inherente aunque no causante… o tal vez sí?”

El filósofo cuántico

En esta entrada haré una reflexión acerca de como el “Hombre-Masa” ha ido ganando terreno en los comienzos de siglo XXI, y ha “abolido” cualquier atisbo de uso de “Razón” e “Ilustración”. Entendía Ortega a la “masa” como “aquellos ciudadanos que no se exigen, que no les interesan los valores culturales, que viven en la “superabundancia”, y que no preciben las angustias que le rodean”. Igualmente diferenciaba al Hombre que nadaba contra la masa, como “aquel que va contracorriente de la masa, y que según la masa debe ser socialmente eliminado”. El “hombre-masa” se conforma socialmente, como una “sociedad-masa”, o simplemente “masa”. Ortega se “adelantó” al advenimiento del “postmodernismo”, y ahí radica parte de su genialidad. Hablaba de la sociedad europea, pero quizás no se percató de su “advenimiento mundial”. Visiono yo como el hombre-masa lucha por una sociedad consumista, superabundante, opulenta, donde su interacción social se minimiza para vivir…

Ver la entrada original 738 palabras más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s