El superdotado es la persona que más sabe

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 23 de octubre de 2016

El viernes estuve en un seminario en la universidad de Estocolmo. Como suele sucederme en este tipo de ambientes académicos, al poco rato veo que el experto que realiza la ponencia, toca temas sobre los cuales ya he investigado y aprendido de manera autodidacta, y fácilmente veo el fallo y la imprecisión a lo que está explicando o comentando, y es por ello, por lo que suelo intervenir compartiendo mis conocimientos en público, para poder aportar precisión a sus palabras y al grupo.

El altamente superdotado reacciona y no puede evitar no intervenir ante la falta de rigurosidad de aquello que se está enseñando o del conocimiento que se está compartiendo, su ímpetu vital le exige ser justo consigo mismo.

En esta ocasión, surgió el tema de la psicopatía, y el ponente afirmaba que la empatía se aprende, dando un giro difuso y enclichetado a sus argumentos como si se tratase de una enfermedad social…, ante estas palabras sin más profundidad, el único comentario “inteligente” que surgió desde la audiencia, fue el de alguien que bromeaba con el ejemplo “de que había tenido un jefe psicópata”, mientras el resto se reía. Vi necesario compartirme para aportar algo más de luz al tema, no hacerlo, sería injusto desde mi humilde opinión.

En esta ocasión levanté la mano y comenté que en el caso de la psicopatía, la empatía no tiene nada que ver con el aprendizaje, y que se trataba incluso según las últimas investigaciones, de un mal funcionamiento de la amígdala, la cual llegaba hasta incluso a afectar el sistema olfativo, y que según estudios del 2012, se había llegado a la confirmación de que los psicópatas presentan disfunciones olfativas.

Tras mi exposición, al hacerlo en sueco, cometí el error de realizar una desafortunada frase en la cual tras mi comentario explicativo de una temática que lógicamente quedaba fuera del alcance de búsqueda y de interpretación de la audiencia, terminé diciendo que “los psicópatas huelen mal…” De repente, oigo por detrás en la sala, que alguien repite esta frase en alto con cierta mofa (hablamos de la universidad), a lo cual se ríen otros tantos, y debo salir a mi defensa indicando, “¿no os dáis cuenta que soy española?, lo de la amígdala y la disfunción olfativa es cierto.” (Os dejo el título de búsqueda, por si os apetece perderos en esta temática: Olfactory Abilities and Psychopathy: Higher Psychopathy Scores Are Associated with Poorer Odor Discrimination and Identification)

Ante tu intervención, el experto que realiza la ponencia, se siente cuestionado y se mantiene en silencio sin agradecerte lo interesante de la misma (sabe que sabes demasiado), y el resto de participantes me deslegitiman, precisamente por esta falta de apoyo del ponente hacia mi persona y hacia el conocimiento aportado, y apareces como la persona más idiota de la sala, porque el grupo desea mantenerse en unión y armonía con la autoridad, y tu presencia e intervención está fuera de lo convencional y de lo socialmente permitido, aunque nos encontremos en los ambientes académicos.

Tras esta intervención, observo, como tres docentes de universidad que se situaban a mi derecha unos palcos más abajo, me miran de manera desafiante tras haber roto la inercia de su colega y experto, y me descalifican automáticamente “del podium de persona inteligente”, precisamente por este mismo motivo, por ser demasiado inteligente, “arrogantemente inteligente” según ellos, y se mantienen en silencio cuando la mofa y el bullying a mi persona comienza entre el público, no evitando el que se me desnude en el mismo, y que me sienta ridícula, ya que son conscientes de que los datos que aporto cuestionan incluso la base y raíz de la propia presentación que nos reunía allí esa tarde, no permitiendo así, que nadie tenga la osadía de salirse del rebaño sin su correspondiente castigo.

El silencio es uno de ellos, y el reanudar la exposición como si tus palabras no hubiesen existido, el otro. Los códigos de poder y de autoridad son claros, y el verdadero conocimiento pasa a un lugar irrelevante, la persona más inteligente queda delegada en lugar de ser incluida, porque lo interesante es el formato, y no el aportar luz y precisión para el avance del grupo.

La tensión se nota en el ambiente, y el rechazo del grupo hacia mi persona ante la falta de legitimidad del ponente, se hace obvia. Mi pecado, haber realizado un comentario inteligente y haber compartido un conocimiento al que ni el ponente, ni los asistentes en la sala, sabrían llegar o encontrar de manera autónoma.

Es aquí cuando una vez más me planteo una serie de cuestiones que deseo compartir, por ejemplo la de ¿cómo puede entonces el superdotado compartir su conocimiento sin provocar rechazo en el grupo? ¿Cómo demostrar entonces que tu conocimiento es aprovechable, cómo demostrar lo que sabes si no se nos permite mostrarnos en primer lugar?

Mostrar lo que sabemos en público, nos sitúa automáticamente en una posición de arrogancia, pero entonces, si somos superdotados, de eso se trata, de que vemos y aprendemos cosas que no todo el mundo conoce, y entonces, ¿por qué no podemos compartirlas, ni se desean aprovechar? ¿Por qué el superdotado no es apreciado y valorado?

Al sentirse el experto amenazado, por una aportación con un contenido a un nivel inesperado para ese tipo de situaciones, tu propuesta se niega, no se incluye, y no se valora. Es demasiado buena.

Nos vienen diciendo que el superdotado debe esforzarse en darle hueco y cabida a su talento, ¿pero en qué formato? ¿cuál es el canal? Porque cuando el superdotado muestra su talento de verdad en el grupo, el efecto es que se le deja fuera, y se produce un efecto de rechazo. La interactuación con los adultos y el grupo, sigue siendo en asincronía, y se produce siempre entre individuos de menor capacidad cognitiva, entonces, el superdotado no puede mostrar su verdadera capacidad, porque si no, hasta la propia institución académica le ignora y arrincona, entonces ¿cuál es el catalizador para esta capacidad y conocimiento que el superdotado posee?

¿Por qué no puede el superdotado compartir lo que sabe sin que se le rechace por parecer arrogante? Entonces, ¿qué solución le queda? ¿Agacharse a la altura de un umbral de puerta que le llega a las rodillas y que le obliga a arrastrase por el suelo cada vez que desea atravesar la puerta? Finalmente, reacciona en contra, y deja de intentar pasar por un umbral que se le queda demasiado pequeño y que además le obliga a rendir por debajo de su capacidad.

¿Por qué pueden los no sobredotados compartir sus conocimientos y lo que saben sin necesidad de callarse por miedo a que los juzguen como una amenaza?

La verdad es que no se permite que se sepa más que el resto de miembros del grupo, o que la persona que posee la autoridad en el mismo, la autoridad social en el grupo.

El superdotado es la persona que más sabe en el grupo, pero no se le permite compartirse, y se le obliga a una relación en el grupo basada y bajo el conformismo. El altamente superdotado no acepta el conformismo, y reacciona ante éste y por eso necesita precisar y ser independiente.

¿Qué ocurre entonces? Pues que el superdotado se aleja de todo tipo de ambientes donde se le trate como arrogante y se le rechace, y finalmente busca la soledad, ya que no desea ser el catalizador del ego, la envidia, la inseguridad y la falta de poder y conocimiento de los demás, elementos los cuáles son la verdera interferencia para la búsqueda del verdadero conocimiento, objetivo único del superdotado, pero no del hombre promedio.

Incluso en los ambiente académicos y dentro de la institución universitaria, el superdotado se ve condenado a trabajar en grupo con adultos no sobredotados, que siguen trabajando e interactuando en esa superficialidad en base al conformismo que tanto daño causa en el superdotado. Se trata de capacidades con umbrales diferentes.

El talento académico sigue sin ser sinónimo de mayor capacidad cognitiva, y no permite que se disminuya la brecha existente en el conocimiento entre el altamente superdotado, y el no sobredotado academicista.

La asincronía del altamente superdotado con los no sobredotados es siempre constante, siempre, independientemente del ambiente, pero la reacción del grupo sea en el ambiente que sea, es constante y permanente, y siempre la misma con respecto al altamente superdotado.

Las herramientas finalmente para sobrevivir a esta asincronía pasan hasta por la de realizar interacciones en el grupo de conocimiento o grupo social, muy dosificadas, a cuenta gotas, y entre medias, necesita el altamente superdotado de suficiente espacio para poder superar la crisis existencial, que la proximidad a este tipo de situaciones le producen al ser una fuente de dolor y de frustración importante.

El altamente superdotado no puede escalar en la propia institución o conocimiento académico. El altamente superdotado no desea atravesar esta zona de egoísmo y competividad más brutal, ni aparecer conformista con los valores y reglas que rigen esa zona gris del no sobredotado, llena de egos y que nublan el verdadero conocimiento y su búsqueda como único objetivo.

Finalmente, los individuos altamente superdotados no están dispuestos a ser víctimas de lapidaciones públicas, solamente porque intentan compartir su conocimiento con los demás, y de nuevo mi pregunta, ¿aún hay quién cree que la capacidad del altamente superdotado se valora y se aprovecha?

Arrastrarnos por el suelo para poder atravesar puertas no es nuestro modo de desplazamiento, necesitamos de espacios y puertas a nuestra altura, no a la de los demás.

025

4 pensamientos en “El superdotado es la persona que más sabe

  1. Joaquin gracias por compartir tu testimonio, pero entiendo que en el grupo de amistades bajas el listón para poder hablar de trivialidades y aquí mi pregunta y eje del post, encuentras lugar para poder compartir lo que sabes y que se valore? Por otra parte, no entiendo lo de la fobia social, a mi independientemente de quien esté en la sala, lo moralmente correcto es actuar, y eso define al superdotado.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me ha pasado muchas veces, tanto en compañeros de Universidad y profesores, como en los trabajos, lo mismo que te ocurre. Y he optado por callar, para poder ser admitido en la sociedad. Tengo un CI de 168.
    En la soledad, te alegras de lo que consigues personalmente, y no lo compartes.

    Me gusta

  3. Excelente hilo de tu blog Maria. El desprecio al conocimiento es un problema social, y ya no solo de nivel educativo. El altamente superdotado se ve rechazado por ello, y no encuentra ningún canal para poder compartir y hacer útil su conocimiento. Los superdotados que dicen que “optan por callar” no se dan cuenta de que no son superdotados. Precisamente una de las características vitales del superdotado es su inconformismo con los dictados sociales que nos vienen impuestos sin razonamiento, y una hipersensibilidad ante la injusticia. Si crees que llevas razón, que tus argumentos están validados, flaco favor te haces a ti mismo callándote. El problema que dice María no es que sufras porque te traten así, sino que realmente te frustra saber que tu conocimiento no puede nunca ser utilizado por la sociedad, ni el de ninguna persona con alta inteligencia o alta superdotación. Recomiendo para entender todo esto leer la novela “La conjura de los necios”. A todos aquellos que se hacen llamar superdotados que dicen que sus amigos “no los miran con rechazo”, comentarles que igualmente no son superdotados, o quizás no se muestren realmente como son ante ellos. El contrario ve amenazada su integridad y su inteligencia simplemente con un comentario que se escapa a su control, o que se escapa a las opiniones mayoritarias.
    El problema del altamente superdotado es tener ideas muy diferentes a las de la mayoría de la gente. Se rechaza al diferente. Por motivos religiosos, de género, de nacionalidad, de diferencia de inteligencia… Tengamos claro que el altamente superdotado, como dice María, no se plantea como posibilidad el callarse frente a situaciones como la que le ha pasado a ella. Por qué callarse? Es que ha de sentar mal exponer las cosas con meticulosidad y una buena dosis de conocimiento e inteligencia? Yo no solo no me hubiera callado, sino que esa posibilidad ni se me pasa por la mente. Es cosa de mi superdotación y sus características asociadas. Por otro lado no considero que un superdotado pueda tener “fobia social”, al tener precisamente lo contrario, generalmente una alta capacidad de liderazgo frente al grupo. El superdotado no suele ser tímido, sino si acaso introvertido, es decir, orientados sus pensamientos y sensaciones hacia el interior. Es lógico sabiendo lo que se comenta en hilos como este. Al final no hay buen “feedback” entre el altamente superdotado y la persona “media”, y entonces uno tiene a irse “hacia adentro”.

    Le gusta a 1 persona

  4. Joakim, a ver, a Jordi lo conocemos de otros encuentros y se trata de edades de adultos similares. Este post no va indicado a tu juventud porque estás aún en un proceso de crecimiento del que por aquí algunos estamos ya de vuelta. Aunque no lo creas sabemos porque afirmamos lo que afirmamos, como también sabemos que los sd menores de 25 años deben encontrar sus foros y lugares independientes porque aqui de trata de cosas de recorrido de la edad. Me pillas mayor para tus acusaciones y muchos padres que leen mis hilos son los primeros que entienden de las etapas en las que la dialéctica es afín. He sido bondadosa publicando tu comentario y poniendo mi estigma bajo tu sable porque necesitaba decirte que no, los superdotados no lo sabemos siempre todo, y que a veces aunque superdotado y todo la inmadurez se nos sube a la cabeza y deseamos entrar a cortar el pescado con aquellos que ya rozan los cuarenta, y sabes? Solo un superdotado profundo es capaz de mantenerse atemporal y de entender los giros y formas de pas palabras entendiendo que no se trata de uno y que el ego se deja fuera porque se trabaja la causa. Si no estás en esa puerta y a su altura, no cruces el umbral, hay cosas que no da solo el CI sino el cumplir años. Cuídate y desnuda tu rabia en un foro a tu medida, no estamos rallando ya las canas para interactuar con aquellos que deben viajar por su cuenta antes de viajar en la pluma de los demás. Son muchas las moralejas que le faltan a tu prosa y te pido no vuelvas a pasearte por aquí si finalmente no sabes entender si no se trata de ti y tu causística. No me equivoco, hay mucho consentido identificado como superdotado mientras no lo son, mi hijo de catorce años entiende las fronteras y los matices mejor que tú, y ahí está el fondo en saber estar cuando se está presente y desaparecer cuando la cosa no va de uno mismo. Lo dicho, busca tu lugar, y deja de sentir pena por ti mismo, crécete en lugar de negar al que afirma que existe una falta de ímpetu por tu parte. Lee y reflexiona, entiendes lo que te he dicho?

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s