Las relaciones de pareja y los superdotados profundos

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 8 de noviembre de 2016

He estado reflexionando sobre el efecto que la diferencia de CI ha tenido en mis relaciones de pareja, y si se trataba de un elemento que verdaderamente era concluyente para el buen funcionamiento de las mismas.

Sobre las relaciones en pareja con importante diferencia en el ratio de CI

Hace unos días pude comprobar esto que comento. Cuando una persona está inmersa en una relación de larga duración, no llega a ser consciente desde dentro, del tipo de situaciones que poco a poco han ido dominando y minando la misma, y el precio que los pequeños ajustes en el día a día van dejando en el mundo interior del superdotado.

Cuando se lleva un tiempo considerable fuera de una relación anterior, pero se tiene de nuevo la oportunidad de poder volver a pasar unas horas de reencuentro de manera cordial con esa antigua pareja porque se acude a un evento social en común, es cuando detectas pero ya como observador desde fuera, de una forma de relacionarte antes en la relación, de un patrón concreto de conducta, del que formabas parte casi sin darte cuenta, y que no te beneficiaba en absoluto.

Es tras un tiempo de reflexión y desde la distancia, cuando de nuevo puedes tomar perspectiva y ser consciente del tipo de sacrificios que habías realizado todo ese tiempo y casi por inercia, para facilitar la comunicación diaria de la relación.

Diferencia en el nivel de empatía y efecto en la autoestima personal

Uno de los problemas que debo gestionar a menudo y que reconozco me perjudica, es el exceso de empatía y la falta de ego de la que mi personalidad se conforma, ya que al poder ser capaz de descifrar numerosos códigos en la conversación con el otro, ya sea a través de su mirada, de su lenguaje corporal y del tono de sus palabras, sin que ellos se den cuenta, siempre me veo automáticamente inmersa en esto de intentar por todos modos, que todos los demás se sientan bien a mi alrededor. Esta forma de ser me perjudica y se vuelve en mi contra, ya que para que el resto de los que me rodean se sientan bien, me sacrifico hasta el punto de que mi presencia y objetivo se centra en facilitar y acrecentar incluso la autoestima del otro, aunque mi propia autoestima se ponga en entredicho y se vea mermada.

Al encontrarme con esta antigua pareja, me di cuenta que involuntariamente en cuestión de pocos segundos, me ajustaba a un papel cuasi aprendido, en el cual la conversación y los temas de la misma, giraban alrededor de hacer que esa persona disfrutase siendo ella misma, mientras que yo cedía en el contenido y emoción de la comunicación, en detrimento de mi propia autoimagen y estabilidad emocional.

Mi autoconcepto e identidad se reducían para poder así aumentar el bienestar de un tercero. La diferencia, es que en esta ocasión de hace unos días, me sentía con autocontrol de las cosas, y era consciente de mi actitud y conducta desde fuera, no siendo así todo el tiempo que estuvimos juntos.

Debo decir también, que es un alivio ver que la persona con la que convives en este momento, presenta igual nivel de empatía que tú y que el ego no existe en ninguna de las partes, lo cual hace fluir la relación desde el equilibrio y el respeto mutuo total, algo que no había experimentado a este nivel, hasta ahora. Si que es cierto, que se produce una sensación extraña, ya que al interactuar con otra persona como yo y que me descifra perfectamente, pues que interactúo sin escudo alguno, y me encuentro por primera vez en mi vida literalmente con el alma al desnudo, y mostrándome tal como soy. Se trata de algo sumamente bello y delicado.

“Underachievement” en la relación con la pareja

Casi por primera vez tras la toma de distancia de esta persona, estaba siendo consciente de este comportamiento artificial y muy debajo de mi verdadero funcionamiento cognitivo y de mi personalidad real, que me había caracterizado todo ese tiempo, todos esos años.

Había sido capaz de desintoxicarme de mi condición, y ahora era capaz de ver que lo que habían sido siempre conversaciones cotidianas e inocuas, no lo eran realmente, y que se habían producido porque siempre había sido yo la persona que se había adaptado a un nivel inferior de relación y de capacidad intelectual, durante todo este tiempo.

Es curioso desde este nuevo empoderamiento personal, el poder entender y ver que la otra persona siempre había estado siendo ella misma todo el tiempo, y además había podido hablar de las cosas que le interesaban y compartir sus pensamientos conmigo, sin tener que pensar en nada más, simplemente siendo él mismo, mientras que tú, jamás habías podido actuar de la misma forma en vuestra interacción, porque entonces se trataba de una personalidad demasiado compleja y complicada de entender, y por este motivo, no habías sido capaz de darte cuenta de lo muchísimo que habías sacrificado como superdotada, en tu relación con una persona sin igual nivel de CI para que esta mantuviese un valor adecuado a su capacidad.

Lo que realmente había sido el pilar y base de vuestra relación de pareja, se aparecía ahora como una especie de pesadilla, ya que por primera vez te enfrentabas cara a cara, a ese modo aprendido por debajo de tu propia capacidad cognitiva e intensidad emocional como superdotado, que tanto daño te había causado en tu propia autoimagen y valoración personal. Resultaba ridículo haber tenido que pasar por esto, cuando la otra persona nunca necesitó gestionar y controlarse para no ser él mismo.

Una nueva relación con un superdotado profundo

Es por ello, que desde hace un tiempo y tras una búsqueda de lo más divergente y por primera vez en mi estilo y forma de interactuar, que he iniciado una nueva relación de pareja con una persona de igual capacidad intelectual, con un hombre superdotado profundo.

Ha sido a raíz de esta nueva oportunidad de relacionarme con otro superdotado profundo, cuando he sido capaz de ser consciente de lo mucho que había estado sacrificando anteriormente, y del elevado precio y desgaste personal que suponía poder mantener esa desigualdad cognitiva con mi anterior pareja, lo cual, me estaba realmente provocando verdadero malestar emocional, gran inseguridad, temor e incluso somatizaciones físicas de carácter digestivo y dermatológico.

Recuerdo la temporada en la que estuve sufriendo caída del cabello y de ezcemas en el rostro, y en la que me encontraba realmente mal, al sentirme completamente sola e incomprendida en casa y por mi pareja, y sin margen de maniobra para poder enderezar mi vida.

Fueron años en los que no era yo misma, aunque realmente era la de siempre, esa persona que no soy yo, y todos parecían conocer, se trataba de una verdadera incongruencia. Nunca había vivido y sentido como superdotada profunda al 100% en mi día a día de pareja, siendo yo misma, pero la otra persona sí que había sido siempre él mismo al 100% como superdotado moderado-medio. Sí, se trataba de diferencias irreconciliables incluso dentro de la misma etiqueta de superdotado, por aquí andan mis reflexiones.

Cuando comienzo esta relación con una persona similar intelectualmente a mí, descubro que los rasgos de personalidad que realmente me definen y que han sido criticados en casa, como por ejemplo, mi alta emocionalidad, mi intensidad o preocuparme en exceso de las cosas, no reciben reproches en esta ocasión y son comprendidos y compartidos mutuamente en este momento, porque existe congénitamente, una sintonía innata en la relación, al convivir por primera vez con una persona que siente y piensa al mismo nivel que yo.

Ha sido a partir de esta experiencia que estadísticamente se daría en uno de cada tres millones, cuando realmente puedo analizar todo lo anterior, y entender mi vida desde el principio.

Reflexiones sobre una diferencia mayor de 20 puntos de ratio de CI

Sé que existen muchas personas que mantienen el ideal de que no es cierto esto de la diferencia de CI en las relaciones de pareja y que no es lo que las define y afecta. Hay muchos que salen a la defensa diciendo que con amor todo se puede superar, o que no todo el mundo es de la misma manera, y que se trata de que las personalidades encajen.

A estas personas superdotadas o no superdotadas, que incluso niegan o no quieren ver de esta diferencia sutil del día a día que el ratio de CI deja y perfila en las relaciones de pareja o con terceros, les diría desde mi punto de vista, que hasta que no sales fuera de toda caja y comprendes de verdad lo que estaba sucediendo, pues que no tomas perspectiva, y que con el uso de generalismos, o con frases hechas o aprendidas de los propios constructos sociales, pues que realmente no se llega a profundizar en un análisis de cómo verdaderamente están las cosas para el adulto superdotado, en una relación, donde existe una diferencia de CI importante y real con la otra persona.

Los rasgos de personalidad de la capacidad cognitiva

He comprendido además, que existen unos rasgos de la personalidad concretos que derivan de la capacidad cognitiva de los individuos, y que aquellos rasgos que me caracterizan como superdotada profunda, son muy similares al tipo de personalidad que posee otro individuo superdotado profundo como yo, pero por la dificultad estadística, lo desconocía hasta ahora. El problema radicaba en que por la dificultad en la probabilidad de encontrar a alguien con mi mismo CI, que no era consciente de lo que realmente esa diferencia cognitiva marcaba y dominaba mi forma de ser y de vivir y entender el mundo, y que podría ser muy similar a la forma en que otra persona con el mismo CI al mío, podría también serlo e interpretarlo. Las coincidencias son tantas y tan extremadamente marcadas, que la correlación es innegable.

Ha sido toda una bendición el poder reflejarme en otra persona, por primera vez, en 39 años de vida. La mayoría de personas perciben su reflejo en el otro, en casi todas las personas con las que se relacionan a diario, pero yo no era consciente de que había vivido toda una vida sin haber podido sentir ese reflejo en un espejo similar al mío y de la necesidad tan enorme de poder reafirmarme en un tercero afín a mi.

Una de las cosas más sencillas, pero al mismo tiempo más dolorosas en las relaciones con personas que no son cognitivamente afines a tí, es que como todo el mundo, me encuentro con la necesidad de compartir el tipo de cosas que a mí me interesan, y sentir que la otra persona puede empatizar conmigo y que me entiende.

Me he dado cuenta, que la gente habla de cosas que les interesan entre ellos, y que se reafirman en el otro, mientras que yo, siempre me he quedado con la necesidad enorme de necesitar hablar de esas cosas que a mí me gustan o que he aprendido, pero no me he visto correspondida, y hacerlo entre las personas inadecuadas, se podía volver en mi contra o ser malinterpretado.

En este momento, puedo vivir mi relación desde mi emoción y superdotación profunda, y compartir el tipo de inquietudes y de sentimientos con otro superdotado profundo, sin recibir reproches, negativas, críticas o hasta comentarios vejatorios que menosprecien tu persona.

Los niveles de ansiedad

Algo muy interesante que he discutido con mi pareja actual, es el tema de la ansiedad, ya que por primera vez en nuestras vidas nos encontramos libres de ella.

El superdotado profundo sufre y gestiona grandes niveles de ansiedad por culpa de su elevada inteligencia, y por sentirse preocupado muy a menudo, por los problemas y situaciones de las que es partícipe o entiende se precipitan en su entorno.

Otra fuente importante de ansiedad, es la que deriva de esta insatisfacción resultante de sus relaciones e interacciones con no sobredotados. Pues hemos descubierto que a esta ansiedad innata que nos acompaña, se le había siempre añadido una capa más, y es la que producen las personas más cercanas a nosotros y que no son como nosotros.

Es decir, la mayor fuente de ansiedad de todas, aunque cueste reconocerlo, estaba en casa, y se trataba de la persona con la que estábamos compartiendo nuestra relación, incluso antes a la misma, se trataba de nuestros padres y hermanos en el hogar familiar o de nuestras parejas.

Es decir, por primera vez vivimos sin una ansiedad que provenga y se derive del hogar y de las exigencias que casi inconscientemente este nos obligaba para poder encajar y adaptarnos al mismo, y es la primera vez en nuestras vidas, donde la fuente de ansiedad se encuentra siempre fuera de nuestro domicilio.

No habríamos sido capaces de experimentar esta sensación de ansiedad cero en el hogar, si no nos hubiéramos conocido, y hemos descubierto que gran parte de la ansiedad con la que necesitábamos lidiar a diario, no era consecuencia de nuestra propia fenomenología, sino que se trataba de la mera presencia y relación con parejas y personas, que no estaban en el mismo ratio de CI que necesitábamos para estar bien emocionalmente. Esa es la verdad, y de ahí la existencia de una especie de “electricidad electromagnética constante” en la convivencia con el otro no sobredotado, y que de alguna manera ponía en marcha sensores extras en nuestro organismo y la alta sensibilidad, teniendo como resultado esta ansiedad añadida, que hoy ya no experimentamos. Esto se trata de algo totalmente nuevo para mí.

Espero que esta reflexión os pueda ser útil para poder realizar una autocrítica sobre vuestra situación personal y de pareja, y sobre las necesidades que puedan quedar sin cubrir en relaciones donde aunque no nos parezca así, es cierto que la fuente de conflictos puede provenir de esta diferencia cognitiva, por lo menos así lo entiendo yo, tras mi experiencia y recorrido vital.

Es por esto que afirmo, que los superdotados profundos dejan de sentir un alto grado de ansiedad y de infelicidad en su día a día, en cuanto comienzan a vivir en pareja con una persona de igual capacidad cognitiva.

Conclusiones

Es tanta la comprensión y madurez que he adquirido en este proceso de autoreflexión sobre mi propia superdotación, identidad y las relaciones en pareja, que soy consciente del enorme sacrificio y riesgo personal al que de nuevo me vería obligada, si comenzase una relación con otra persona que no fuese de igual CI al mío, y tengo muy claro, de que en caso que esta relación única y tan especial que estoy viviendo actualmente fallase, que de manera voluntaria preferiría estar sola y no volvería jamás a tener una relación estable.

El superdotado profundo como es mi caso, no se ve tampoco reflejado en el superdotado moderado o en el altamente superdotado, porque como comento, se trata de que el superdotado profundo posee unos rasgos muy específicos de la personalidad y un ímpetu vital que si no está equilibrado, sigue provocándole efectos nocivos en la autoestima y en la personalidad.

Como todo en la vida, hasta que no se experimenta este tipo de afinidad cognitiva plena, no se conoce del beneficio, de la tranquilidad y de la paz, que el mismo aporta a tu día a día.

A veces he escuchado que es difícil vivir con otro superdotado, y de algunos superdotados que afirman, que se trata de relaciones muy intensas y hasta destructivas.

Desde aquí deciros, que debemos afinar con el nivel de superdotación, porque dos superdotados que entre sí disten 20 puntos de CI, se trata de dos personas muy diferentes e incluso hasta incompatibles. Lo dicho, por primera vez no necesito preocuparme por la empatía y el nivel de ésta que el otro presenta, porque la persona con la que convivo la tiene ajustada al mismo nivel y empatizamos 100% con el otro.

Recuerdo alguna relación anterior con algún altamente superdotado, y aún sentir que el ego de esa persona me turbiaba y me dañaba, al no haber sido aún capaz de entender esto de que 20 puntos de CI siguen siendo muchos puntos de diferencia para fluir sin necesidad de hacerse daño, o de esconder las emociones.

Creo que finalmente, esa voz interior que siempre sabe de lo mucho que estamos ocultándonos y viviendo en penumbra, finalmente nos guía a dejar de ser víctimas de este desequilibrio, y que antes o después, si las condiciones del entorno son favorables, temina por ponernos a salvo, para poder curarnos en autoestima y recuperar identidad.

foto linkedin

 

4 pensamientos en “Las relaciones de pareja y los superdotados profundos

  1. Buenas Maria , alguna recomendación en relación a relaciones de pareja con personas que no son superdotadas o bien lo son pero distan de llegar a altas capacidades o S.profunda generándose en ocaciones la incomprensión o problemas relacionados con estas causas?
    , un Saludo

    Me gusta

    • Sinceramente, creo que vivimos en un momento en el que la mejor compañia para el superdotado es su propio autoconocimiento. He reflexionado sobre las fricciones sociales y cognitivas de este mundo global y superficial, en mi caso sabiendo de mi naturaleza desde niña entendería la solitud como estado en equilibrio para no tener que enfrentarme a cuestiones que levantasen ampollas en mi emoción y en mi recorrido vital. Poco o nada se puede hacer ante esta inercia. La soledad es un estado correcto llegado ciertos momentos. Lo endógeno es inevitable e inalterable. Saludos!

      Me gusta

  2. Hola. Es interesante el texto. Qué valor de CI tienes? Con qué otros test se determina la superdotación profunda?Te comento que es cierto que a medida que aumenta la diferencia de CI, más difícil lo tienes para formar pareja. Y cómo hay pocas mujeres de elevado CI, en fín. Las personas de menor CI directamente no te logran entender y quedas como el loco, el raro, el inentendible.

    Me gusta

    • Mi CI no se lo digo a nadie porque si lo digo lo único que hacen es insultarte y lo usan como mofa para que te justifiques ante un público que por mucho que le expliques está predispuesto a reirse de ti y a hacerte bullying. El test wais IV de adultos sirve como medidor.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s