Los 10 problemas del superdotado profundo

La vida emocional y cognitiva del superdotado profundo no se desarrolla de manera fluída y sencilla. Estos individuos se enfrentan a una serie de dificultades y retos emocionales y sociales, que mal gestionados, pueden producir conflictos internos de gran tensión emocional y vital.

1. La soledad

La inmensa sensación de soledad a la que deben enfrentarse a diario, y la percepción de un vacío externo por parte de la sociedad que los rodea, son fuentes de gran dolor y frustración vital a la que deben dedicarle gran tiempo de gestión en su existencia.

2. La falta de moralidad y de humanidad

El superdotado profundo, es testigo de la falta de humanidad en la propia inercia del grupo social y del mundo, y no puede desligarse del dolor interior que esta apreciación tan vívida de la vida les produce como seres vivos. Tratándose esto de un conflicto moral de complicada resolución y que les causa gran ansiedad en sus vidas.

3. El aislamiento e incomprensión

Los superdotados profundos, se ven expuestos a una enorme incomprensión en las situaciones más cotidianas, tanto en lo laboral, como en el hogar, o en sus relaciones con conocidos y amistades más cercanas. Poseen el inconveniente de crear ideas o afirmaciones que cuentan con el escaso o nulo entendimiento y apoyo del grupo con el que interactúan. Se enfrentan a la gran paradoja de verse rodeados de personas con las que no pueden comunicarse, aunque el profundo posea voz propia y se trate de un libre pensador. Los superdotados profundos son conscientes de esta incomprensión, mientras que la mayoría de individuos, no necesitan preocuparse jamás de que sus palabras e ideas no cuenten con una aceptación mayoritaria y se vean rechazadas o ignoradas constantemente.

4. Un ímpetu vital imparable y contra corriente

El superdotado profundo corre el peligro de perder toda ilusión y objetivo por luchar en una sociedad a la que no entiende, ni le entiende. Lo peor de todo esto, es que su enorme ímpetu vital le impedirá rendirse en su lucha y causa, y le arrastrará hasta el océano necesario, aunque la oleada le ahogue a él mismo, en la propia inmersión. El profundo nada contra corriente, y corre el peligro de verse arrastrado por la marea y fuerza de la misma. No puede cesar en el intento de remar en la dirección a la que su corazón le lleva, y siempre se implica en cuerpo y alma, sin tener en cuenta ni sopesar, las consecuencias negativas que su propia lucha puedan conllevarle.

5. Un amor por el mundo de lo abstracto, que se encuentra por encima del mundo de lo tangible

El profundo entendiende y aprecia el valor y el conocimiento que se desarrollan en el mundo de las ideas, llegando a considerar lo abstracto, más real que lo tangible. Esta valoración exquisita de la abstracción, y los pliegues y beneficios que la misma le aportan, se convierten en una lucha existencial por encontrar el sentido de las cosas en lo real y físico, con la delgada línea roja que puede llegar a separar ambas realidades, y el equilibrio de balanzas que necesita gestionar para sobrevivir a su propia realidad. El riesgo de verse desnudo ante sí mismo y no necesitar de lo físico, es algo a lo que no deben enfrentarse el resto de individuos. Este proceso de rápido trasvase entre ambas realidades requiere de un gran autocontrol y de gran fortaleza mental.

6. La sobreexcitabilidad sensorial y emocional

La sobreexcitabilidad sensorial y emocional puede llegar a saturar su propia conciencia, y estresar al organismo en estados sensoriales y emocionales de gran intensidad. El superdotado profundo puede desarrollar somatizaciones de distinta índole por los efectos de una sensibilidad exacerbada para interactuar y filtrar el mundo que los rodea. En muchas ocasiones no pueden dejar de percibir todo tipo de estímulos externos e internos, con la consiguiente sobrecarga que este proceso de catalización emocional y sensitiva les causa.

7. La falta de motivación real en sus vidas

El superdotado profundo, no cuenta con la motivación suficiente para afrontar y ejecutar unos retos en su vida que le son insuficientes y mediocres, y que en la mayoría de ocasiones se realizan con gran falta de lógica por parte del grupo. Su falta de control en el desarrollo de los acontecimientos, y en la toma de decisiones de distinta índole, hacen que su transcurso por la vida se lleve a cabo, con una sensación de enorme hastío y desánimo, ante un mundo que no le ofrece retos a su medida y que le impide dejar una huella en el mismo. El superdotado profundo ansía el cambio y la flexibilidad en el medio, mientras debe enfrentarse al inmovilismo social y la falta de proactividad en la sociedad. Es consciente de esta inercia, y eso le conlleva una gran falta de motivación en las cosas que no elige y que no puede moldear por sí mismo.

8. La concatenación de conceptos e ideas

El superdotado profundo percibe y ve detalles y patrones de actuación y de conexión entre las distintas situaciones y conceptos, que no puede compartir con nadie, al no ser observados ni comprendidos por el resto de individuos. Debe enfrentarse a una mente vívida y observadora, que le induce a pensamientos de gran profundidad y elaboración cognitiva, que en la mayoría de ocasiones no puede compartir ni discutir con el grupo, al ser considerados estos de descabellados o irreales, como consecuencia de una enorme capacidad de anticipación e intuición de las cosas, que le preceden e identifican.

9. Lo atemporal e inexistente del concepto tiempo

El superdotado profundo entiende que lo físico se trata de un estado de las cosas en el momento en el que su conciencia se desenvuelve y habita, pero comprende que el transcurso del tiempo es algo inexistente, atemporal y cíclico. Esta comprensión abstracta del concepto de tiempo, constrasta con el valor social y real que el resto de individuos alegan al mismo. Una vida sin sensación de tiempo, y con valor en lo abstracto, conforman una dimensión paralela de su identidad, que le impiden reconocerse e identificarse en el otro.

10. Independencia de criterio

La independencia de criterio del superdotado profundo supone ser rechazado por el grupo. El grupo muestra hostilidad siempre hacia el miembro que quiere romper su statu quo, aunque el superdotado profundo lo haga de forma razonada y argumentada. El grupo puede rechazar estos argumentos sin aducir ninguna objeción o motivo, simplemente basándose en la tradición o en el argumento de que el grupo posee mayoría, y por eso debe de tener razón, aunque sean testigos de la falta de sentido de los mismos.

IMG_4677

Un pensamiento en “Los 10 problemas del superdotado profundo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s