“Aunque todos los niños tienen talento, no todos los niños son superdotados.”

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 2 de abril de 2017

Los “estudiantes de alto rendimiento o alumnos talentosos”, son estudiantes que rinden académicamente, en los niveles más altos de la clase o del curso. Aciertan hasta en las asignaturas más difíciles. Son tenaces y a los maestros y a los padres o adultos, les encantan porque se comprometen con entusiasmo con cualquier material que se presenta en clase, sin mostrar queja alguna o disconformidad con el docente, o presentar signos claros de aburrimiento.

Los compañeros admiran su éxito académico y los admiran. Estos estudiantes de alto rendimiento asumen papeles de liderazgo en actividades extracurriculares. Practican deportes, tocan algún instrumento y son líderes en los clubes o equipos. Los estudiantes de alto rendimiento tienen excelentes habilidades de estudio y sociales, y van a sobresalir en las universidades y llegarán a la universidad sin gran problema. Estos alumnos talentosos han existido siempre, ya que el sistema educativo está diseñado para que este tipo de alumno pueda llegar a desempeñar los puestos que requieren de más especialización en la pirámide social.

Suelen ser alumnos que si se les pregunta, están satisfechos con lo que aprenden en el colegio y con sus profesores. Al contrario de los alumnos superdotados, no necesitan de aceleración de curso, y en caso de que en ocasiones puedan conseguirla por  la persistencia de sus padres o por detecciones incorrectas por los docentes y los psicólogos, el talentoso puede verse seriamente inadaptado fuera de su clase, y corre el riesgo de que el reto le sobrepase emocional y cognitivamente.

Desde la investigación al respecto, se habla de aceleración de uno o varios cursos, exclusivamente para aquellos alumnos altamente superdotados, ya que incluso los superdotados moderados, no presentan una necesidad de adaptación curricular tan extrema,  y para los mismos se suele recomendar el enriquecimiento curricular, con profundización de temas en algunas materias o asignaturas, pero no la aceleración de varios cursos, que queda reservada para los alumnos con alta superdotación intelectual y que son los que presentan una mayor asincronía en su aprendizaje y desarrollo.  Para esta minoría de alumnos si es beneficioso emocionalmente el saltarse curso, y un mayor reto, no supone mayores problemas o traumas en el alumno altamente superdotado, pero si puede ser perjudicial en el caso del talentoso que no es un alumno superdotado y de necesidades educativas especiales.

Los “estudiantes superdotados”, por otro lado, pueden o no obtener altas calificaciones en la escuela dependiendo de una serie de factores, incluyendo su interés o no, en el tema que se enseña, su respeto por la profundidad del conocimiento del maestro o del liderazgo natural  que el mismo muestre o no, o por la falta de empatía, de sentido moral y de la justicia de los adultos que le rodean en casa y en el colegio, o hasta por el nivel de comodidad física según se distribuya el espacio en el aula, o de los estímulos que perciban en la misma.

Los estudiantes superdotados a menudo frustran a los maestros y estos los ven como alumnos distraídos, raros o incómodos, porque los docentes no están a la altura de su potencial, especialmente en las clases que son demasiado fáciles para ellos. Además no los saben detectar ni entender en el aula y “no los ven como superdotados”.

Los niños superdotados a menudo pueden tener malos hábitos de estudio, por lo que se pierden en la tarea o no saben cómo estudiar para los exámenes, o presentan un rendimiento promedio, sin destacar en ninguna asignatura (no tienen por qué suspender, eso es también un estereotipo sobre los superdotados que no siempre es cierto), presentando un rendimiento que está muy por debajo de su verdadera capacidad intelectual.

Muchos niños superdotados tienen pocos amigos debido a sus intereses diferentes o porque debido al desarrollo asíncrono de su personalidad y cognitivo, pueden presentar una edad mental varios años por delante de su edad cronológica y a los diez años tienen habilidades sociales e intereses de niños de 13 años y este sería realmente el curso “ideal” en el que deberían encontrarse, y por eso, no rinden más y pierden su potencial académico al no ofertárseles ni reto, ni amistades a su medida y desarrollo.

A veces, estos estudiantes se sienten tan aislados que se deprimen y llegan incluso a suicidarse. Son alumnos a los que no detectan los docentes, y suelen ser alumnos que presentan problemas en el colegio, o con sus profesores o compañeros.

Un número sorprendentemente elevado de estudiantes superdotados abandonan la escuela secundaria, y nunca llegan a la universidad a pesar de su alta inteligencia innata, porque tienen que lidiar incluso a diario con los alumnos talentosos como modelo de estudiante “brillante” y que “actúan como superdotados” y con los profesores que sólamente ven la inteligencia en estos alumnos que “sacan notas brillantes” y que no dan problemas y “por eso deben de ser superdotados”. El alumno superdotado, dentro de este entorno de jerarquías definidas en el aula y en la escuela, presenta baja autoestima al no encontrar el lugar donde adquirir su identidad, ni canal para poder desarrollar la inmensa capacidad intelectual que posee.

Uno de los grandes retos en la motivación de los alumnos superdotados que los diferencia de los alumnos talentosos, es que las notas o los castigos por las malas notas, no le sirven como objetivo o amenaza para aumentar su rendimiento escolar, ya que estos alumnos buscan un aprendizaje influenciado de muchos matices y de otro tipo de profundidad, para los que la escuela inclusiva no tiene respuesta a día de hoy.

Incluso los programas que actualmente se entienden como de AACC o altas capacidades, dejan de ser útiles en cuanto el alumno es superdotado de verdad y posee un CI por encima de 130, ya que están en su totalidad planeados y pensados para alumnos con talento simple o talento complejo, alumnos “que actúan como superdotados”, y se trata de actuaciones pedagógicas que al que dejan fuera, es finalmente al alumno superdotado.

Cuando un niño superdotado de siete años dice en voz alta en primero de primaria al docente, “que hasta que no explique lo de los átomos, que no va a dejar de aburrirse” no existe un ritmo dentro del aula inclusiva y atención a las AACC donde se pueda dar solución a la necesidad de aprendizaje de ese niño, que se queja, cuestiona y se aburre cada día, por ser superdotado, no por tener uno o varios talentos académicos y ser talentoso, esta diferencia es muy importante que se entienda y que se tenga en cuenta.

El alumno talentoso no presenta estos cuestionamientos vitales ni se opone firmemente a la inercia del profesor en el aula, o de los contenidos que los profesores enseñan y presentan en clase. Los atrevimientos como el anterior en niños de corta edad en el aula, son incluso vistos como meras tonterías, que ni se tienen en cuenta, o como niños maleducados o impertinentes, porque interrumpen en clase y contestan al profesor.

Entonces, si los talentosos han sido y son los alumnos que van a representar la élite de las universidades y los superdotados en su mayor parte puede que no lleguen ni a ellas, es lógico y justo que se siga haciendo hincapié en apoyar a los alumnos con alto rendimiento o talentosos en la actualidad, o deberíamos centrarnos en la cuestión que debe de tratarse aquí y que aún sigue sin respuesta, que es el apoyo al alumno superdotado?

Los padres de alumnos talentosos que pagan todo tipo de servicios para enseñar a sus hijos “ a actuar como superdotados” para que así puedan entrar programas educativos o asociaciones de superdotados, serían más sabios y sensatos, si dejasen este sitio, causa, atención y servicios a disposición exclusiva de los superdotados, e inviertiesen en su lugar, en clases extraescolares de diversa índole que ayuden a sus hijos talentosos a tener un mejor rendimiento en el colegio, o directamente que se ahorrasen este dinero para cuando sus hijos lleguen a la universidad.IMG_0022

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s