La soledad del superdotado

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 21 de mayo de 2016

[ ]…el otro día vi un documental sobre mujeres que han destacado en la vida. De todas destaco ese afán por no poder pararse mucho tiempo en el mismo sitio. Soy una persona complicada, siempre vivo rápido. No sé si el final está cerca o viviré muchos años, pero me aterra un sentimiento de saber que no dispongo de mucho tiempo, o por lo menos de todo el tiempo que necesitaría. Me siento diferente a todo. 

Quisiera encontrar a alguien como yo, y me asusta el pensar que no haya nadie diferente ahí fuera, o quizás si. Es como si le hablara a un agujero negro, siempre he sido distinta. Siempre he sentido distinto, he olido diferente, y me pregunto si mis ojos ven los colores como lo hacen los demás. Porque la forma en que concibo el mundo, no se puede explicar con palabras, son como sentimientos que me hacen sentir diferente. A veces, hay cosas que sé por defecto, que son así antes de que me las expliquen…y de tener una sensación o sexto sentido que me guía. Todo lo siento en otra dimensión. Soy un canal de sabores. ¡Qué diferente es ser como yo creo que soy! A lo mejor es como una enfermedad, pero es esa búsqueda y fuerza interior mía, la que me hace no parar, porque no puedo parar, pero esta enfermedad que llevo en mi sangre, se extiende cada vez más, y tiene sed de mi cabeza…[ ] (Fragmento parte de una reflexión personal escrita por Maria Rydkvist en enero de 2012.)

Uno de los retos más complicados y experiencias vitales más difíciles a las que se enfrentan los individuos superdotados y los genios, es la soledad.

Como todo el mundo, los individuos altamente superdotados atraviesan por momentos difíciles, y necesitan tener a alguien que los entienda y que los escuche y pueda validar sus experiencias, y que se preocupen por las mismas cosas, por las que ellos se preocupan. Pero en los momentos en el que los superdotados deben luchar con su “parte oscura”, el resto del mundo les dice que se equivocan al ver, sentir y pensar, de la manera en que lo hacen, considerándolos exagerados, demasiado dramáticos y tomándoles por locos.

La soledad eterna del superdotado, es realmente el mayor problema y cuestionamiento existencial al que deben enfrentarse a lo largo de su vida y desde la niñez temprana. El niño e individuo superdotado, se entretiene en otro tipo de reflexiones y de análisis, y se enreda en una profundidad que no observa en su entorno ni en el prójimo, y advierte, que hay una parte de sí mismos, que fallece dentro de ellos, al no poder compartirla ni expresarla con los demás. Sobrevivir a esta soledad que persigue al superdotado a lo largo del ciclo vital, es una de las luchas interiores más difíciles a las que se enfrentan los mismos. La soledad como efecto y al mismo tiempo como herramienta, es el verdadero “angst” o angustia del superdotado. La diferencia y el sentirse diferente, hace mella en las emociones.

El individuo altamente superdotado, nace sabiendo de su diferencia, y es precisamente esta sensación inconsolable de sentirse diferente, la que le resultará la más difícil de manejar de todas las emociones que forman parte del rico mundo interior del superdotado. Nacer cognitiva y emocionalmente diferente, y pensar en otra dimensión, son estigmas del alma del que la mayoría de individuos desconocen su efecto, pero que marcan la identidad y la autoestima del superdotado de una manera constante y vital.

En algunas ocasiones, esta diferencia emocional, la intensidad de la misma, y el azote de la soledad, le ganan la lucha vital al superdotado. De ahí la gran necesidad de que el individuo altamente superdotado, pueda desde la infancia verse rodeado y desarrollar interacciones sociales equilibradas, con individuos afines cognitiva y emocionalmente. Esta necesidad de que los niños superdotados puedan verse entendidos y rodearse de relaciones sociales que disminuyan su soledad, es algo que ignoran y que no se cuestionan ni entienden, los sistemas educativos, ni la escuela inclusiva. Una pedagogía equitativa no debería impedir a los niños superdotados de verse entendidos y comprendidos en sus relaciones interpersonales. Les estamos aumentando el sentimiento de soledad y de aislamiento social a los niños y jóvenes altamente superdotados, a través de forzar unas relaciones sociales en la escuela en la incomprensión, y que marcan aún más su diferencia.

Quizás la tarea más compleja a la que el superdotado debe enfrentarse, es esta de sobrevivir a su propia diferencia y a su eterna soledad. Esta soledad es origen de gran dolor, y de un sentimiento de depresión existencial en el superdotado. Esta soledad proviene de la dificultad de los superdotados, de desarrollar verdaderas conexiones con otros. Es una existencia solitaria, la de sentir continuamente “que realmente no encajan en ningún sitio”. El deseo de encontrar a alguien que pueda entendernos, es algo innato a la propia naturaleza humana. Este deseo cuasi animal, no se ve satisfecho en el superdotado.

La soledad es un sentimiento de ansiedad en el superdotado, que se combina y produce en muchas ocasiones por el aislamiento social, pero el aislamiento social debe ser perfilado y delimitado, ya que una persona puede sentir aislamiento social auque no se encuentre sola y se sienta sola, sin estar aislada socialmente. Este escenario de aislamiento social de verse rodeado de gente, pero sentirse en la más profunda soledad, es algo bastante ususal en el desarrollo de las relaciones sociales de los individuos altamente superdotados. La soledad se deriva de necesitar de relaciones e interacciones sociales de calidad, y no en cantidad. Una calidad y profundidad social que necesita el superdotado, para poder verse entendido y acogidos socialmete, y que parece no llegar nunca.

Muchos individuos altamente superdotados, se sienten totalmente solos aún viéndose rodeados de sus familiares, parejas o de gente conocida, y en lugares o eventos con gran aglomeración de personas. Las conversaciones, los gestos, el lenguaje corporal, los temas, las expresiones y las emociones que perciben los superdotados de los demás en las relaciones sociales, son en muchas ocasiones predecibles y se tratan de actitudes aprendidas, y no tratan ni se acercan, a la verdadera interpretación de la vida y de las emociones, en las que desarrollan sus vidas e interpretan las mimas los individuos superdotados.

De ahí, que por esta falta o déficit de afinidad social con las personas del entorno, que finalmente, o en la mayoría de ocasiones, el altamente superdotado prefiera la soledad y el aislamiento social, antes que verse afectado, dolido y encubierto, por unas relaciones sociales que le marcan y le recuerdan aún más de su diferencia innata y de su falta de conexión con las cosas que son importantes para el resto, pero no así para ellos.

El “aislamiento social del superdotado” se trata realmente de una desconexión emocional y cognitiva en sus relaciones con el resto, que no de una discapacidad o disfunción social para las interacciones sociales.

Para el superdotado adulto, se hace cada vez más difícil “ser social”. Ya que “ser social”, significa continuamente adaptarse a las expectativas y normas unificadas de comportamiento de la propia sociedad, y en este acto de camuflaje, en el que el superdotado se autoinmola para parecerse al grupo, ponen los mismos en riesgo, su propia estabilidad emocional, psicológica y felicidad individual.

El altamente superdotado simplemente no encaja en el grupo. Aunque lo intente en numerosas ocasiones, e incluso intente controlar su diferencia para mimetizarse con el grupo, más tarde o más temprano, y hasta de manera inconsciente, destaca por ser diferente del mismo, y el grupo finalmente lo detecta como diferente, como una amenaza, y como algo exógeno al mismo.

La soledad elegida del superdotado, proviene y es resultado, de intentar comprometerse y negociar sus necesidades sociales y afectivas a cualquier precio, para poder siempre agradar en las relaciones con el prójimo, pero no igualmente a sí mismos. Este tipo de actitud social forzada del superdotado, es más tarde o más temprano, algo insostenible en el tiempo, y el superdotado finalmente termina por alejarse del grupo y abrazarse a la soledad.

La soledad se convierte así en la única solución y tratamiento para poder sobrevivir a las embestidas sociales, y a la conciencia de saberse solos y diferentes.

El gastar gran energía en intentar “ser sociales”, es un proceso que hiere al superdotado, ya que incluso, el “ser social” de manera forzada y con individuos que no les entienden, les duplica y magnifica ese sentimiento de desarraigo y de diferencia del propio grupo social. Las relaciones sociales con no sobredorados pueden llegar a desgastar emocionalmente al superdotado.

Finalmente, el individuo altamente superdotado necesita y disfruta de esa soledad elegida, para sentirse incluso seguro y refugiado, ante unas relaciones sociales externas en desequilibrio.

Conclusión:

Ser diferente, lleva al superdotado a cuestionarse su propia existencia y sentido de la vida, ya que es complicado poder vivir sabiendo que no hay nadie como uno mismo, con quien poder compartir las inquietudes personales. Ante las experiencias negativas, el rechazo y la incomprensión social, se convierte la soledad, en el mejor lugar para la introspección y para el desarrollo y profundidad emocional del que estos individuos altamente superdotados necesitan.

Solamente desde su propia soledad y en el autodiálogo, puede el individuo superdotado verse liberado de las cadenas y constructos sociales, y ser él mismo. El aislamiento social puede ser de gran beneficio para el superdotado, ya que desde esa perspectiva, toma el control de sus relaciones sociales, de los efectos de las mismas, y puede encontrar el equilibrio emocional que le devuelve la fuerza y energía, que en muchas ocasiones le consumen unas relaciones sociales con individuos no sobredotados que no les comprenden.

IMG_0228

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s