El “desenfoque” en la superdotación

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 23 de Mayo de 2017

De un tiempo a esta parte me cuesta cada vez más elaborar artículos para el blog que resulten no ya de interés para la audiencia, sino que sean capaces de despertarme la libido cognitiva en su proceso de elaboración y de búsqueda de contenido.

Lo que me sucede, es que he perdido en parte mi motivación personal y esperanza en todo avance en el campo de la superdotación y para el superdotado, ya que actualmente este campo se encuentra profundamente estancado adentrándose en un serio proceso de involución, donde existe un “desenfoque” real en la metodología e ideología aplicada, por la falta de renovación en un nuevo enfoque, preciso, concreto, de objetivos serios y elaborados con detalle, y donde se permita la participación de la innovación y de la apertura a nuevas ideas y a nuevos métodos de actuación y de experimentación. La superdotación se ha convertido en un campo minado por su propia rigidez y está anclado en el pasado.

Tengo bastante claro que lo que se ha estado haciendo hasta ahora no ha servido realmente para mucho en el apoyo y lucha a favor del superdotado, y que llevamos muchas décadas perdidos en las mismas herramientas y en los mismos sistemas que carecen de sentido, y que los resultados obtenidos no han sido para nada los deseados, ni aún menos equiparables a la movilización de recursos o de necesidad de ampliación a otros colectivos que se han creído necesarios para la consecución de un cambio, pero que en contra de todo pronóstico y si se realiza una valoración de cerca, lo sorprendente es que seguimos haciendo las mismas cosas que no han funcionado antes, y que ante esta realidad de falta de una mejoría, pues que nadie parece reaccionar ante algo que debería formar parte del pasado porque hemos comprobado que no funciona, y porque el desgaste de lo que se necesita movilizar para el escaso o nulo resultado que aporta, pues conforma una ecuación de difícil solución y una realidad inviable.

Lo decepcionante es que parece ser siempre mejor no cambiar las cosas y dejarlas como están, flotando en la corriente de lo que se inició hace tiempo y que décadas después sigue sin dar sus frutos y sin desembocar en océano alguno. Cuánto tiempo más nos vamos a quedar cruzados de brazos?

Qué incongruencia esta cuando de lo que más necesitado está el superdotado es de cambio, de originalidad, de inventiva y de savia nueva. El superdotado está necesitado de un fluido que nutra sus células y el campo de la superdotación no puede en este momento tal y cómo está planteado alimentar al superdotado ni dar respuesta a sus necesidades de aprendizaje y emocionales.

Siento también de un tiempo a esta parte un profundo aburrimiento porque donde quiera que mire a mi alrededor en esta temática, siempre veo el mismo tipo de perfiles, de conflictos y de luchas de poder en un mercado dirigido por numerosos objetivos económicos que inundan las agendas personales, pero lo que no encuentro en ningún sitio, es algún aporte nuevo e inteligente donde poder percibir algo de aliento y arribar una temporada.

El superdotado está necesitado de innovación y de riesgo, pero el campo de la superdotación es sobreproteccionista con sus profesionales y expertos y se mueve en unos marcos muy concretos dentro del tradicionalismo y de la homogeneidad.

El ambiente general es que “todos copian de todos” y que impera la falta de originalidad, no existiendo espacio para los testimonios sinceros o arrojadores directamente del colectivo de superdotados, y esto se censura de inmediato para que nadie pueda sentirse ofendido, y cual mosquetero decides sacar la “espada de superdotado” para luchar por la verdad y la sin razón, pero miras a tu alrededor y ves que estás solo, porque nadie dice nada, ni nadie se mueve, todos miran y callan, pero luego son muchos más los que sí se quejan por detrás, pero en realidad todo está inmóvil y muy paralizado en este momento.

En el contagio de este “inmovilismo enfermizo”, tienen mucha culpa aquellos que pretenden impulsar inercias que son artificiales y desmedidas, y que no son eficaces para el colectivo de superdotados. Es un curar el cáncer con limón, pura pseudociencia.

Percibo además una pérdida de tiempo y de mi tiempo en una lucha en la que veo nadie quiere participar porque delegan la responsabilidad de la actuación particular en otros, o deciden mirar hacia otro lado para no ver lo que sucede ante sus ojos.

Creo que la superdotación se está volviendo finalmente en un yugo a mi propia capacidad de cuestionamiento y de razonamiento lógico, y se ha convertido en una especie de leyenda negra al estilo de “Sleepy Hollow”, aquel jinete fantasma que cabalgaba sin cabeza…y en una amarga pesadilla de la que me gustaría despertar.

Hay días que navego bien en estas aguas, pero cada vez me cuesta más salir a remar en un colectivo cada vez más paralizado por el añadido de una “falsa diversidad” que lo hace más pesado y menos volátil, y que más que un motor de arranque o de “un motor que hace más ruido”, finalmente se ha convertido en un lastre para el avance del superdotado en el sistema, y del apoyo educativo para esta tan necesitada minoría de niños y de jóvenes superdotados.

No entiendo cómo es tan difícil de comprender que cuando la red se llena demasiado de peces, que esta tiende a hacer de freno de la propia embarcación y que al final termina por romperse y por perder a todos los peces.

Los superdotados están atrapados en las redes de unos pocos, a veces se trata de redes metodológicas, y muchas otras de redes ideológicas, la cuestión es que poco o nada pueden hacer en este momento por liberarse de estas redes que no sea agonizar enganchados en el arrastre de las mismas, o ponerse a nadar con todas sus fuerzas contra corriente como suele ser lo natural en su especie y condición, resultando esto del océano de la sobredotación y del talento, en un mar y hábitat cada vez más inhóspito y abrupto para la supervivencia del superdotado.

Se que a la gente no le gusta esto de escuchar penas, ni de personajes que “alteren el orden público”, es por eso que los videos de “gatitos graciosos” que corren por las “redes sociales” son los que cuentan con mas likes y más adeptos, porque son sencillos de entender y no hace falta pensar mucho, como pasa con la ideología imperante en el campo de la sobredotación y el talento en este momento, son posturas cómodas, y es por ello que también sé, que el número de peces en mi “propia red” disminuye con este tipo de manifestaciones desde dentro en el blog, pero es que está incrustado en mi sangre lo de nadar siempre libre y con corriente propia.

foto linkedin

8 pensamientos en “El “desenfoque” en la superdotación

    • Creo que en referencia a lo que comentas de “ser conformista”, pues que existe un tope máximo en cada individuo, algunos lo tienen más bajo que otros en cuanto a rendirse ante el conformismo imperante se refiere. Es un tema de fuerza del espíritu y de nivel de moralidad, cuanto más baja la moralidad, más sencillo es ser conformista, la moralidad va de la mano de la inteligencia y es proporcional a la misma. Es como el caso de la diferencia que existe ante “que te afecten las situaciones de injusticia” y que “reacciones ante una situación de injusticia”, se trata de “niveles de conciencia diferentes” y no es que la gente se adpate a la mediocridad, es que su tope está ahí, al igual que su nivel de responsabilidad es menor para y con ellos mismos y con el grupo, porque “no perciben su papel dentro del grupo”, al no tener la capacidad intelectual suficiente para entender que diferenciarse del mismo y ser inconformista, es la manera sana de evolucionar en la sociedad por y para el bien de la misma, se trata de hacer recorrido en la dirección adecuada, la gente es conformista, porque no canalizan y no llegan a entender, no llegan a ese nivel, creo que es innato, y que existe un nivel promedio de conformidad, y que en el mismo es donde se incrusta la mayoría, todo depende de si uno desea ser igual que el resto, o hacer algo por cambiar las cosas, no se puede contestar con una adaptación “hacia abajo”, no sería moral ni posible en caso de que estas palabras proveniesen de una persona superdotada, es más, creo que jamás podría un superdotado asimilar ese comportamiento de adaptación al medio a través de ser mediocre, su inteligencia le impediría esta opción que es en contra de todo aquello que representa y por lo que ha nacido, su “misión vital”, lo siento, pero no puedo estar de acuerdo contigo. Además, cuanto mayor es la inteligencia de la persona, más difícil es adaptarse y no saltar ante las injusticias. Mi reflexión no iba del todo encaminada por ahí, sino en el sentido de que la gente no hace nada, y una sola persona no puede estar haciendo y dando todo, mientras el resto se queja, pero no entra en acción. Luego solicitan al superdotado “el uso de sus capacidades en beneficio de la humanidad”, cuando la misma está condenada al fracaso por su la falta de inteligencia y de moralidad en sus decisiones y actos. En mi caso, es imposible adaptarme, porque “la locura sería aún mayor” de verme arrastrada dentro de la mediocridad y del conformismo que comentas y moriría de asfixia. He entendido que la locura está fuera y no en mí, ser diferente e inconformista es el mejor modo de mantenerme cuerda y lo recomendaría a muchos otros que aún creen que la solución está en no hacer, o en no ser, pues es eso lo que finalmente los vuelve locos y no al contrario. Creo que el individuo superdotado nunca puede ser conformista, va en contra de la programación de su ADN. Un saludo.

      Me gusta

  1. A veces luchar desde tu posición no es mas que alentar a un ataque directo y mortal contra tu persona y la lucha visible se convierte en tu muerte agonizante por el miedo de las mentes que no llegan a comprender, por ello la lucha invisible se convierte momentaneamente en la salida. También la A es la primera letra del abecedario y aunque las demás también sean letras, una siempre impulsa y es la primera¡….

    Me gusta

    • Podrías definir los parámetros de los que se conforma la lucha invisible junto con un comparativo de resultados que beneficien de primera mano al colectivo de superdotados? Se suicidan en público las mujeres que cuentan sus propios relatos sobre la violencia de género sufrida por sus parejas en el hogar? En A terminan casi el 50% de las palabras con género femenino, luego existen aquellas de género neutro y las de género masculino que finalizan en o. Por lo tanto pueden ser muchas las letras iguales que sepan dar sentido y valor a las palabras de manera visible. No será que lo que nos hace agonizar es el miedo a suicidarnos ante nuestro propio miedo que es el que justifica que nos paralicemos y no la observación directa de esas mentes que según indicas no llegan a comprender? Entonces dónde está el problema? Puede ser de conciencia y que permitamos al otro llevar el peso de nuestra propia responsabilidad? Quien decide la salida correcta? No posee toda lucha una negociación diplomática entre las partes enfrentadas para la toma de acuerdos? Para que haya pacto alguno debe existir siempre el conflicto entre partes, el anonimato no es más que un silencio acomodado ante el miedo a convertirnos en otra A del alfabeto. Aún sin vocablo definido?

      Me gusta

  2. Yo he llegado a la triste y a la vez mágnifica conclusión que como crecemos a partir del conflicto y sufrimiento en nuestra soledad solo podemos dejarnos fluir. Seguir, seguir y seguir. “Free as birth”
    Hoy es un buen dia para tener presente a Stephen Hawking. ¡Tenemos trabajo!

    Me gusta

  3. Acabo de descubrir tu blog, y justo por este artículo. Buscaba algo de información que no sea la misma que se ha repetido desde hace años. Como adulto superdotado es muy frustrante encontrar la misma visión proteccionista en los especialistas. Es como si “su comprensión” de la superdotación significara aislamiento y ejercicios pavlovianos para mantenernos ocupados (y aburridos). Incluso grupos como mensa, están anquilosadas en un estereotipo de superdotado que si bien es y existe, deja fuera a un amplio espectro de nosotros. Yo estoy harto y aburrido de que se me diga que es “normal ser raro”, o “que las diferencias están bien en todos”, y cualquier cantidad de cosas para mantenerme tranquilo. Es una lucha agonizante estar día a día tratando de no arrancarme los ojos de aburrimiento porque ya traté todo lo “estimulante”, y encontrar que en algún punto habrá alguien que diga: “toma las cosas con calma”, “no seas tan intenso, aprende a divertirte y a aceptar lo que tienes”.
    Y además es desesperante que veo a la hija de mi hermano sufrir exactamente las mismas cosas que yo pasé veinte años antes, y que todos le digan las mismas cosas, y… es horrible ver que todos tienen un dogma de lo que somos, y que “si pusiéramos de nuestra parte, no estaríamos siempre aburridos, porque hay mucho que hacer”. Lo siento, parafraseándote, a la gente no le gustan las quejas, pero he terminado así. Te agradezco infinitamente por tu blog, y aunque suene a clisé, ha sido una esperanza encontrarlo en medio del mar de las repeticiones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s