Viviendo la intensidad del superdotado desde la normalidad

Síntesis realizada por Maria Rydkvist en Estocolmo a 26 de mayo de 2017 de la lectura del libro “Living with intensity” de Susan Daniels, ph. D. & Michael M. Piechowski, Ph. D., 2009.

Una cantidad extraordinaria de energía, de interés intelectual y de excitación emocional aparece a menudo en los individuos con una extraordinaria inteligencia. Intensidad que a la vista de otros, puede llegar a ser ignorada o malinterpretada.

La intensidad puede aparecer como una fuente de manifestación externa a a través de una pasión visible, de una gran efusividad y de una actividad y energía que pueden ser fácilmente observadas al encontrarse como en “la superficie”, pero existe a su vez una intensidad que sólo siente el individuo superdotado, y que no se ve.

Los superdotados ven y sienten más extremadamente que el resto. Ser superdotado significa experimentar una sensibilidad extraordinaria, ser intenso.

Las sobreexcitabilidades son “una equipación única” de las personas superdotadas y se trata de una predisposición innata. Nacen con ellas. La sobreexcitabilidad es permeable a la propia existencia de la persona superdotada y le aporta energía a su propia inteligencia y a sus capacidades intelectuales. Además moldean el desarrollo de su personalidad. La sobreexcitabilidad se trata de una lente que apertura, amplía y profundiza, la propia perspectiva y experiencia personal del individuo superdotado.

Para el psiquiatra y psicólogo polaco Dabrowsky el “desarrollo auténtico del individuo” requiere del compromiso a la verdad interior de uno mismo. Existen indicadores desde una edad temprana en el desarrollo del potencial de los superdotados, con elevados niveles de sobreexcitabilidad, intensidad, sensibilidad y conciencia moral y ética, que les hacen tender hacia la perfección y que les caracterizan tanto al niño, como al adolescente y al adulto superdotado.

La sobreexcitabilidad es la tendencia natural de responder de manera intensificada a los varios modos de estímulos, tanto externos como internos. Significa que la persona necesita de menor cantidad de estímulo para producir una respuesta, que a su vez es más fuerte y de mayor duración al propio estímulo. Se trata de un brío o ímpetu del espíritu donde se es más intenso, sensitivo, perceptivo, persistente y enérgico.

La sobrexcitabilidad significa experimentar la vida con más profundidad, más vívidamente y sentirla más extremadamente, pero se trata de una experiencia que es diferente al resto, y que posee de una mayor complejidad en lo cualitativo y de una rica textura en su composición.

Las sobreexcitabilidades suelen a menudo ser interpretadas por los demás como un sobreactuar o como una conducta inapropiada que necesita ser modulada. Cuando los adultos se encuentran con elevados niveles de intensidad y sensibilidad en los niños superdotados, no saben cómo responder ni asistir a los mismos.

En la mayoría de los casos, el aspecto de la intensidad se confunde con indicadores de una potencial patología en el individuo, más que como indicadores del potencial existente y de un fuerte desarrollo personal.

Aquello que parece “anormal” comparado con un desarrollo típico, lleva a los profesionales de la salud mental a verlo como algo que debe ser tratado, más que a considerarlo un añadido extra para un desarrollo óptimo.

Pocos padres, profesores, asesoradores, psicólogos o psiquiatras reciben formación específica para el apoyo y ayuda de estos niños y jóvenes con intensa carga emocional e intensa necesidad intelectual. Los niños superdotados sienten y ven con más precisión e intensidad que los demás niños y es por ello, que también la crean a su alrededor por su mera existencia, ya que cuestionan y retan las tradiciones y el estatus quo y no aceptan las categorías simplificadas, ya que esperan que la sociedad piense en un modo complejo cómo lo hacen ellos. Sus necesidades no son típicas, y la sociedad es incapaz de cubrirlas y darles respuesta.

La sobreexcitabilidad y la hiperestimulación se observan con frecuencia en los niños superdotados.

“La sensitividad y capacidad de ser y permanecer intensamente estimulado, es el combustible necesario para el desarrollo de los niños y de los adultos superdotados.”

Los niños superdotados pueden ser agotadores, demandan mucho y llegan a confundir realmente por este motivo a los adultos que los conocen, los aman o les tienen que les enseñar. Los profesores de niños superdotados poseen una comprensión muy limitada de los rasgos de la personalidad del superdotado, y al ser tan sensibles, suelen frenar la recomendación de adelantarlos incluso de curso en base a que no los ven maduros y a que son tan emocionales, que según ellos son aún inmaduros, diciendo “que aunque sean muy inteligentes, no están socialmente maduros”, lo cual es un gran error que proviene por esta gran falta de conocimiento sobre la intensidad emocional del superdotado.

Estos adultos se ven frustrados ante la intensidad de los niños superdotados y lo normal es que no sepan cómo responder a la misma. La sobreexcitabilidad tiene una correlación directa con la alta inteligencia. Los niños superdotados tienden a mostrar mayores niveles de energía física, intelectual y emocional.

Además Dabrowski nos habla del “positive maladjustment” (un mal ajuste positivo) que se basa en lo siguiente, en que un individuo pueda experimentar un conflicto por las acciones injustas y abusivas de la sociedad y que se mantenga firme y fiel a su postura de lo que considera que es lo correcto.

El ajuste sería el permanecer de la mano del grupo o del conjunto de la sociedad, aunque este viole los principios éticos y morales, lo cual se trataría realmente de algo negativo en sí. La oposición a esto mismo, sería entonces algo positivo, incluso aunque dé lugar al nacimiento de un conflicto.

Hace falta coraje para enfrentarse y examinar con detenimiento los motivos y principios que le dan valor a uno mismo. El autoconocimiento, la determinación, el coraje y el crecimiento interior por este mismo motivo del “positive maladjustment”, una vez que comienza, ya no para nunca, y las fuerzas interiores del individuo superdotado le llevan a buscar nuevos retos que le aporten un mayor crecimiento, y para ello es siempre necesario la intensidad y la sobreexcitabilidad emocional.

Los niños y adolescentes superdotados se mantienen firmes a sus principios para defender a los compañeros de clase cuando perciben que han sido tratados injustamente demostrando “un mal ajuste positivo”, lo cual se vuelve en una fuente de estrés para los adultos que tratan con estos alumnos.

Para poder realizar un asesoramiento de niños y adultos superdotados es condición indispensable tener un amplio conocimiento de los niños y los adultos superdotados (que no de alumnos de AACC o alumnos con talentos simples o complejos al no tratarse de individuos superdotados ni así la instrucción recibida sin parte emocional).

De todas formas, “las sobreexcitabilidades no son patologías que necesiten terapia ni prescripción alguna, ni ningún tipo “de cura”, ya que lo que realmente representan son cualidades de la personalidad y del desarrollo emocional que caracterizan al niño superdotado y que contribuyen a su total desarrollo” (Susan Daniels, ph. D. & Michael M. Piechowski, Ph. D., 2009, pág. 55)

Las sobreexcitabilidades son una parte integral del niño y adulto superdotado y vitales para la conformación de su propio “self”.

La expresibilidad del niño a través de sus sobreexcitabilidades no debería ser simplemente vista como una conducta preocupante, aunque pueda dar lugar a dificultades extras en casa, en el colegio, o en otro tipo de situaciones y ambientes.

Sólamente deberíamos acudir al psicólogo o recibir asesoramiento para el niño o adolescente superdotado si: (Susan Daniels, ph. D. & Michael M. Piechowski, Ph. D., 2009, pág. 102)

-La intensidad, su duración o frecuencia de las conductas en cuestión (por ejemplo: berrinches, ataques de llanto, agresividad o retraimiento) interfieren de un modo muy significativo en el colegio, en casa o en otros ambientes.

-¿Están las conductas provocando dificultades familiares? ¿Existe un incremento de la rivalidad entre hermanos, las contestaciones de vuelta, o de otro tipo de angustias? ¿Han desembocado estos comportamientos en un incremento de la tensión entre usted y su esposo/-a?

-¿Tiene sospechas del posible abuso de alcohol o de drogas?

Consejos para encontrar un buen profesional o experto de superdotados: (Susan Daniels, ph. D. & Michael M. Piechowski, Ph. D., 2009, pág. 102)

Lo que es de vital importancia en estos casos es el saber encontrar un experto que entienda muy bien la superdotación.

Para poder determinar si el experto entiende de superdotación y de las dificultades de esta condición, debemos considerar realizar a priori las siguientes preguntas al mismo, y reflexionar sobre la respuesta recibida para poder valorar si es o no un buen experto en superdotación y en superdotados:

-¿Tienen los niños superdotados necesidades especiales? ¿Cómo los diferencia de los niños no superdotados (AACC, talentosos o demás alumnos)?

-¿Podría decirme de algunos problemas o conductas particulares de estos niños superdotados que haya observado usted en su trayectoria con estos niños?

-¿Cuáles son las necesidades particulares y específicas sociales y emocionales que ha notado usted en los niños superdotados?

-¿Cómo lo hace en la actualidad para distinguir entre las conductas asociadas con el TDAH y las características de los superdotados?

-¿Cuál es el porcentaje de superdotados al que atiende en su consulta entre el total de todos sus clientes?

cropped-img_0807-2.jpg

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s