La sensibilidad sensorial del niño y del adulto superdotado y su relación con el potencial evocado P-300

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 18 de diciembre de 2018

La teoría de la desintegración positiva de Dabrowski (TPD) es una teoría sobre el desarrollo de la personalidad que afirma que la “tensión psicológica y la ansiedad” son elementos absolutamente necesarios para el desarrollo del individuo y de su personalidad. Estos procesos que Dabrowski denomina “de desintegración” tienen un efecto positivo en el propio desarrollo. El avance en el estado de desintegración, es lo que da lugar a un mayor nivel de desarrollo personal. El potencial como elemento indispensable para que se produzca este desarrollo, debe de incluir sobreexcitabilidades, es decir, unas reacciones específicas a los estímulos por encima de la media.

Un potencial evocado (PE) es una fluctuación de los potenciales eléctricos del cerebro provocada por la ocurrencia de un suceso o presentación de un estímulo. Es necesario explicar que las sobreexcitabildiades sensoriales están relacionadas con el tema de los potenciales evocados, que para que se entienda de manera más sencilla tiene que ver con la percepción de los estímulos por el organismo. En el caso de los individuos superdotados los estudios sobre los potenciales evocados nos demuestran que son las personas superdotadas, las que presentan la percepción más elevada a los estímulos reaccionando de manera más rápida a los mismos.

El vídeo que vemos a continuación nos muestra un ejemplo claro de sobreexcitabilidad sensorial del niño superdotado. En el video vemos un niño superdotado de cuatro años que al ponerse los calcetines cada mañana antes de ir al colegio se los baja siempre hasta el tobillo, porque dice que le molesta la presión del elástico en la pantorrilla de la pierna, ya que comenta que le aprieta y que le hace daño.

Muchos niños superdotados suelen andar descalzos por casa porque no soportan llevar calcetines puestos y es lo primero que se quitan (muchas veces en el sofá del salón) cuando llegan a casa. En muchas ocasiones los niños superdotados se quejan porque no encuentran unos calcetines que sean cómodos, que no lleven costura que les escueza en los dedos de los pies o que sean de un material que no les pique o les moleste. Este es sólo un ejemplo que muchos padres observan de lo que se denomina sobreexcitabilidad sensorial en el niño superdotado, la misma se mantiene aún en el superdotado adulto.

Es normal que a los niños superdotados les moleste la presión de los elásticos de los calcetines, las costuras de los mismos, y que hasta lleguen a cortar la goma a propósito que rodea la pantorrilla para dejar de sentir esa presión en la que no pueden dejar de pensar todo el día.

 

Un potencial evocado (PE) entonces, se puede definir como las desviaciones en la amplitud de las ondas eléctricas que tienen lugar en nuestro cerebro, partiendo de la premisa de que el funcionamiento de nuestro encéfalo se basa tanto en una comunicación eléctrica (PE) como química (neurotransmisores), cuando recibe la información que llega hasta él por medio de las vías sensoriales, motoras o cognitivas.

La onda P300 (EP300, P3) es un potencial evocado, que puede ser registrado mediante electroencefalografía, y que se utiliza para conocer la función cognitiva a través de su presencia, magnitud, topografía y duración de la misma en los individuos.

La P300 nos da información de cómo se desarrollan los correlatos neuronales y está relacionada con el nivel de inteligencia. En el caso de las personas con un cociente intelectual superior suelen tener una latencia más corta y una amplitud mayor que en las personas con un CI bajo. Se puede afirmar que existe cierta correlación entre CI y velocidad de transmisión de información. Además, a estos niños suele molestarles mucho la ropa interior porque les pican determinados encajes o bordes de la ropa, o incluso se sienten nerviosos ante tener que llevar puesto todo el día materiales sintéticos en camisetas interiores de las que dicen que les pican y que el tejido cruje al rozarles la piel o les da calambre.

Estos niños no soportan las etiquetas de la ropa y suelen quejarse hasta que se les corten las mismas, o por ejemplo, no quieren usar cinturón porque se sienten incómodos al apretarles demasiado en la cintura, o pantalones de chándal que se anuden a la cintura porque sienten el cordón estrangulándole las caderas. A veces incluso de bebés, no soportan sentarse en el carrichoche sintiendo que llevan una sudadera con capucha, ya que les produce una sensación incómoda en la espalda y ves cómo se retuercen y se tiran constantemente de la capucha como si se la quisiesen arrancar.

Recuerdo como mis hijos de bebés, no soportaban el roce del lazo del babero alrededor del cuello, o cómo para relajarse, necesitaban tocarse el rostro con una etiqueta de un peluche o con uno de sus calcetines, o se metían el pico del edredón o de la sábana dentro de la oreja o de la naríz, porque esto les relajaba y les producía gran placer sensorial.

La investigación científica en torno al superdotado, nos va dando cada vez más pistas que nos acercan a que los individuos superdotados presentan diferencias significativas biológicamente hablando. Es por ello, que ya en el año 1993 se realizó un estudio sobre el potencial evocado P300 en niños superdotados (Long latency event-related potentials (P300) in Gifted Children, by Martin F, Delpont E, Suisse G, Richelme C, Dolisi C.) donde se apreciaba una diferencia en la frecuencia más corta de respuesta P300 a los estímulos a través del sistema nervioso para su recepción cerebral.

Es decir, los niños superdotados presentan una reacción más rápida a los estímulos y por consiguiente una respuesta más corta para la toma de decisiones que los niños promedio, lo cual nos sugiere que puede existir una asociación entre la inteligencia, y el tiempo de respuesta motriz.

Estudios posteriores nos indican de la existencia de una manera biológicamente diferente de respuesta a los estímulos en las personas superdotadas, con respuestas más cortas a la hora de interpretar las sensaciones o estímulos que perciben, y que además les aportan una mayor cantidad de información, y que a su vez procesan en un menor tiempo de respuesta.

La sobreexcitabilidad sensorial es algo que persigue al individuo superdotado a lo largo de toda su vida.

El adulto superdotado por ejemplo, puede que no soporte los puños de las camisas abotonados alrededor de la muñeca y que se remangue las mangas de camisas y jerseys en el trabajo, porque no pueden dejar de pensar en que les aprieta el puño de la manga, hasta el punto de que esta sensación les impide concentrarse.

Hay mujeres superdotadas que no soportan llevar pendientes porque no pueden dejar de pensar en lo mucho que “les pesan” en las orejas, un peso real desde lo sensorial y que les impide pensar en otra cosa que no sea en los pendientes “pesados” que llevan puestos. Las niñas superdotadas han podido tener molestias tediosas con los pendientes de pequeña y que les obligaban a llevar, ya que les llegaban a doler en la oreja al ponerse de lado en la almohada durmiendodurante toda la noche.

Otro ejemplo puede ser que los superdotados no puedan dejar de sentir picor y deseo de rascarse la espalda, si detectan el más mínimo contacto o existencia de un pelo entre la piel y la ropa, y que les obliga de urgencia a encerrarse en el aseo más cercano y desnudarse de arriba a abajo hasta dar con el maldito pelo que les estaba haciendo perder la cordura.

Los superdotados dedican muchos minutos al día a acomodarse la ropa, o ponerse bien los bordes de la ropa interior ya que no pueden dejar de pensar en otra cosa, hasta que no solucionen su “conflicto sensorial” con las prendas de vestir.

Algunos superdotados relajan sus niveles de ansiedad tocándose repetidamente el pelo con los dedos, y llegan a arrancárselos.

Esto vendría a confirmar la TDP de Dabrowski donde el superdotado sería el individuo con el mayor nivel de reacción a los estímulos tanto emocionales, cognitivos, sensoriales o motores, llegando a alcanzar un nivel de desarrollo más elevado de la personalidad que se produce en base a la existencia de una mayor sobreexcitabilidad (según Dabrowski: emocional, sensorial, psicomotriz, intelectual e imaginativa) a los estímulos.

El individuo superdotado sería aquel que contaría con el mayor potencial biológico indispensable para que se produzca este desarrollo de desintegración positivo de la personalidad, presentando mayores estados de tensión psicológica y de ansiedad en su estado vital en base a una percepción aumentada a los estímulos que tiene su origen en una función biológicamente diferenciada de sus potenciales evocados.

La correlación menor tiempo de respuesta a los estímulos de la onda P300, mayor nivel de CI y la existencia de las sobreexcitabilidades de Dabrowski, nos crearía un perfil bastante veraz para la identificación del superdotado en base a una prueba de PE donde sólo es necesario colocar sobre el cuero cabelludo unos electrodos y realizar a continuación un electroencefalograma (EEG) mientras se presenta una serie de estímulos.

Una prueba en base a estos parámetros podría realizarse de manera no intrusiva en cualquier centro de salud y a menor coste que los actuales test psicométricos realizados por psicólogos especializados.

img_2101.jpg

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s