Acerca de momtogifted

Social entrepreneur and Gifted Advocate. Blog about giftedness, gifted pupils & neuroscience of giftedness. Middle school educator. PhD in Politics and further studies in export and marketing. Profoundly gifted adult and mother of three profoundly gifted children. Inspirational lecturer. Offers lectures, workshops and coaching to groups or private individuals in the area of gifted education. Fluent in Swedish, Spanish and English. E-mail: mariarydkvist@gmail.com

NUEVO SERVICIO DE ASESORAMIENTO

En Estocolmo a 16 de enero de 2017

Me llamo Maria Rydkvist, soy mujer superdotada y madre de tres niños superdotados de 15, 9 y 5 años de edad. Además trabajo como docente y soy emprendedora social en temas de superdotación y creadora del blog Mom to Gifted.

Entre otras cosas, he invertido los últimos años ayudando y formando de manera desinteresada sobre este campo de la superdotación a padres de niños superdotados, a adultos superdotados y a orientadores y docentes de distintos centros educativos.

Reconozco que esta ha sido una experiencia muy enriquecedora y reconfortante, pero por falta de tiempo a día de hoy no doy abasto a responder tantas peticiones particulares que recibo a diario. Es por ello, que para que la atención lo pueda ser de calidad y a medida, que he decidido crear un servicio personalizado de apoyo a madres/padres de hijos superdotados, para cualquier maestro o pedagogo y para adultos superdotados o profesionales interesados en este campo y que deseen resolver dudas o recibir información sobre la superdotación intelectual.

Aprovecho la oportunidad para mencionar que este servivio no será nunca considerado como terapia, pero si lo será de consultoría en temas relacionados con la superdotación y los hijos, alumnos y adultos superdotados. Este servicio consta de dos partes:

Charlas de asesoramiento personal a modo individual

-Charlas en grupo para centros educativos, colectivos de padres e incluso organizaciones en torno a la superdotación intelectual.

El servicio será llevado por Skype o Whatsapp, previo pago a mi cuenta de PayPal.

Está indicado sobre todo para personas que se hagan estas preguntas:

  • ¿Eres padre/madre y sospechas que tu hijo puede ser superdotado?
  • ¿Sospechas en tu escuela que un estudiante puede ser superdotado?
  • ¿Eres estudiante universitario y quieres aprender más acerca de los niños superdotados?
  • ¿Tienes sospechas de ser adulto superdotado y necesitas información?
  • ¿Necesitas asesoramiento en tu organización o lugar de trabajo para poder atender y conocer las necesidades educativas, emocionales o de aprendizaje de estos niños?

Es mi mayor deseo el poder aportar información veraz en este tema, para cambiar los estereotipos y prejuicios que existen alrededor de la superdotación y de los individuos y niños superdotados.

Mi aproximación al tema se presenta desde una nueva perspectiva multifacética, multicultural y con base en las últimas investigaciones internacionales sobre la superdotación.

Para consulta de tarifas y reserva de día y hora del servicio personalizado se pueden poner en contacto Maria Rydkvist por privado en Facebook. 

O con José Manuel Serrano Díaz en: jmserr@hotmail.com o también por privado en Facebook

Un cordial saludo,

Maria Rydkvist

La superación personal del niño y del adulto altamente superdotado

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 15 de marzo de 2017

Aunque en numerosas ocasiones he tratado el tema de las dificultades que pueden rodear la vida y la personalidad de las personas altamente superdotadas, creo que en esta ocasión me gustaría hablar de lo opuesto, y de algunos rasgos positivos de la personalidad de estos individuos que los puedan caracterizar más incluso, que su propia capacidad cognitiva, aunque como veremos a continuación, es ésta la que da lugar a unos rasgos de la personalidad que requieren de un gran control y fortaleza mental.

Hace poco estuve leyendo un artículo que trataba de la capacidad que algunos niños altamente superdotados poseen para poder superar infancias difíciles y traumáticas, y cómo incluso, este tipo de vivencias les han aportado al contrario de todo pronóstico, un pensamiento aún más independiente y divergente.

Los niños altamente superdotados que sufrían de gran estrés en la infancia debido al abuso de sustancias de los adultos, a situaciones incluso de insalubridad mental de los familiares más cercanos o que han sido sometidos a situaciones de maltrato, les suponía en su desarrollo, el tener que invertir una gran parte de su tiempo en el uso de la propia capacidad cognitiva para la posible búsqueda de soluciones o respuestas a los problemas del entorno como método de supervivencia, lo cual terminaba aportándoles unas cualidades que favorecían la capacidad innovativa en la edad adulta, y hasta el poder realizar una ruptura creativa en un grado mayor al de aquellos niños altamente superdotados, que no habían experimentado este tipo de situaciones extremas en la infancia.

Se hablaba de que los niños altamente superdotados debido a este tipo de situaciones traumáticas, se veían sometidos a más momentos de soledad en sus hogares y que este aislamiento en contra de lo que se suponía, les favorecía en su propia divergencia de pensamiento y en aprender a realizar conexiones de conceptos originales que de otro modo no se hubiesen producido.

De todos es conocido el tema de las infancias traumáticas o difíciles de algunos personajes de la historia que posteriormente han sido considerados genios, que se superaron con creces al entorno y a sí mismos, y ante situaciones personales o de falta de recursos de gran complejidad.

Si algo caracteriza la mente de las personas altamente superdotadas es su gran capacidad para la resolución de problemas. Los retos que la vida puede colocar delante de estos individuos pueden fuera de todo pronóstico, convertirse en pilares que consoliden sus propias capacidades intelectuales y emocionales.

Aunque es complicado el poder realizar un estudio que realmente analice en profundidad lo anteriormente escrito y el tema de la superación personal del altamente superdotado, sí que es cierto, que ese salto cognitivo que los sitúa en el extremo derecho de la curva de Gauss, lleva asociadas unas características positivas que en la mayoría de los altamente superdotados se dan en un mayor grado que en el resto de la población, y que afectan a su modo de ser y de enfrentarse al mundo.

Entiendo que no hay que buscar ningún tipo de glamour en el hecho de que un niño deba verse envuelto en la violencia del hogar, ya que resulta algo increíblemente difícil y que del mismo modo puede dar lugar a niños que crecen en un ambiente que los hace de manera comprensible desconfiados, y que les puede dejar marcados de por vida de uno u otro modo tras años viviendo entre el miedo y la frustración, pero sin embargo asumo, que existe una capacidad de superación distinta en el altamente superdotado, como resultado de una capacidad cognitiva diferenciada. Entre estas características de la personalidad encontramos:

La superación y el crecimiento personal se trata de un proceso de transformación del individuo en el que se deben de adoptar nuevas formas de pensamiento y adquirir una serie de cualidades para la adaptación al medio y la consiguiente superación de las dificultades, las cuales, finalmente, ayudarán a mejorar la calidad de vida y a entender las circunstancias que lo rodean y a lograr cambios positivos en su vida.

Hoy en día este término ha adoptado una nueva terminología que denominamos como “resiliencia”. Los individuos altamente superdotados y en especial los superdotados profundos poseerían esta capacidad cognitiva que les falicitaría el poder desarrollar su pensamiento para poder entender el entorno que los rodea y los retos que el mismo les plantea, buscando la manera más adecuada de supervivencia al mismo.

En un estudio realizado sobre los niños y adolescentes superdotados profundos, se indica de esta cualidad, mencionando que finalmente serían estos niños más excepcionalmente superdotados los más difíciles de identificar por los docentes y padres, al saber camuflarse aún más entre el grupo que los niños con menor grado de superdotación. Se trataría de “verdaderos camaleones en el sistema” ya que el objetivo último de la propia inteligencia es la supervivencia en el medio, y estos niños poseerían un mayor entendimiento sobre las herramientas necesarias para sobrevivir al mismo, entre las que se situaría la de saber pasar desapercibidos.

Serían niños que incluso tendrían un menor riesgo de ser víctimas de bullying en la escuela, ya que al incluso contar con una mayor capacidad de liderazgo, podrían situarse entre los alumnos más valorados por el resto de compañeros en el grupo escolar o de amigos. Se trataría a su vez de niños que son capaces de socializar con todo tipo de personas, no llegando a perder el control sobre su verdadera naturaleza, que en muchas ocasiones desconocen o esconden. Esto es sólamente, una de las interpretaciones sobre este tipo de alumnos excepionalmente superdotados y sobre la dificultades que supone su propia identificación.

La maleabilidad es la propiedad de un material en estado sólido de adquirir una deformación mediante descomposición sin romperse. Esta maleabilidad del niño o adulto superdotado profundo, sería necesaria para poder “descomponerse” hasta límites insospechados o situaciones difíciles que exigen deformar su pensamiento para llegar a un nuevo equilibrio mental y emocional en el propio proceso de superación personal. Esta maleabilidad sería sinónima de una flexibilidad cognitiva donde el sujeto es capaz de detectar la ineficacia de sus conductas que en ocasiones puedan ser particulares y hasta novedosas, y la consecuente habilidad para saber sustituírlas por otras más ajustadas a los requerimientos circunstanciales.

Una más elevada capacidad de razonamiento, les puede facilitar esta habilidad aportándoles un mayor control de la actividad mental, resolviendo las tareas y tomando un mayor número de decisiones que requieren de una más elevada capacidad de resolución de problemas. El círculo se cierra nuevamente siendo lo opuesto a la rigidez de pensamiento o rigidez cognitiva, y que se produce en individuos de un menor rango intelectual.

Finalmente, en una posible mayor incidencia del éxito ante entornos hostiles o situaciones traumáticas necesitamos de ímpetu vital, o el por todos conocidos “drive”. Esto significa la existencia de una fuerza o impulso que produce una especie de “embestidura” y que se refiere a la fuerza o energía con la que se es capaz de realizar una labor, y no sólamente de realizarla, sino de llegar a completarla por muy complicada o imposible que parezca en un principio.

Existe en el altamente superdotado y el en superdotado profundo, una embestida extra llena de eficacia, positivismo, entusiasmo, valor y espíritu, ante las desgracias o retos que se plantean en el propio proceso vital. Hablamos de un valor o coraje que les permite enfrentarse a un trabajo o acción con una pasión que lo impulsa y lo motiva para que se produzca un resultado próspero y eficaz, sin llegar a perder el ánimo o las fuerzas.

Se habla a menudo de la intensidad emocional de los altamente superdotados, y de cómo se trata de “personas con gran pasión” cuando se embarcan en tareas o luchas contra injusticias que les despiertan de gran motivación e interés. Este “ímpetu vital” del altamente superdotado le ayudaría a enfrentarse ante la adversidad con una fuerza interior de mayor grado y buscando el resultado en primer lugar, antes que desistir ante la talla y tamaño del propio reto al que deben enfrentarse.

En realidad he tenido la oportunidad de poder acercarme a esta perspectiva de la infancia en adversidad en primera persona, y percibo relatos similares en los testimonios y experiencias de otros individuos altamente superdotados, que parecen haber sido capaces de superar todo tipo de adversidades en su pasado y presente, y que dicen encontrar la respuesta en las características que les aporta su propia superdotación, convirtiéndose ésta también en un “valor refugio” cuando se hace aún más necesario saber seguir luchando.

fullsizerender-4

El problema del dolor que conlleva la alta superdotación

Realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 14 de marzo de 2017

Muchos de los padres que llevan soportando durante años y en solitario las dificultades de sus hijos altamente superdotados, están desesperados, con gran dolor y necesitan compartir sus historias. La vida de los niños altamente superdotados y de sus familias puede ser realmente complicada. La mayoría de los padres suelen hablar de estar pasando un sufrimiento en general bastante intenso tanto ellos, como sus hijos. Se trata de un dolor psicológico y emocional. A mayor nivel de superdotación, mayor es el dolor y el nivel sufrimiento para las familias de los niños altamente superdotados. Va incluído en el propio pack.

Existe un dolor intrínseco único, que está reservado para el nivel más alto de superdotación.

La primera fuente de dolor más evidente para los excepcionalmente superdotados es que no se ajustan a las expectativas, normas e instituciones de nuestra cultura. Son diferentes en una cultura que repudia y teme la diferencia, en una cultura que define cada vez más la diferencia como una patología. El término “normal” se usa con demasiada frecuencia para significar y ser sinónimo de promedio. Eso lleva a la creencia de que “lo que no es promedio es anormal”. En este clima, ya sea porque un niño elija ser fiel a sí mismo lo que conlleva riesgo de ostracismo, o al contrario, porque niegue aspectos importantes de sí mismo y adopte un camuflaje protector para encajar en el grupo o cultura, es indudable que el dolor va a estar de un modo u otro involucrado en su elección.

Somos animales de grupo, nos necesitamos los unos a otros. Pero puede ser difícil o incluso imposible para los niños excepcionalmente superdotados encontrar otros niños con los cuales puedan compartir sus pensamientos más profundos y sus intereses más apasionados. Pueden llegar a sentirse como extranjeros en una tierra extraña. Además, su diferencia puede llevar a los ataques de otros. A veces, lo que se siente el niño como un ataque se trata de bromas ordinarias de la infancia, pero la sensibilidad inusual del niño altamente superdotado hace que se sienta mucho más grave, más intenso. Sin embargo, e incluso a menudo, el ataque es intencionado. Puede venir de otros niños, o puede venir de un adulto a la defensiva y amenazado por un niño cuyo vocabulario, conocimiento o comprensión de un tema particular o de las cosas, es más extenso que el suyo propio. Culaquier comportamiento que sea el que se esconda tras el ataque, éste produce y es fuente de dolor.

La sensibilidad inusual que es común a la población altamente superdotada puede causar dolor en una variedad de maneras. Los niños lo suficientemente brillantes como para ver a una edad temprana la forma en que el mundo es, y también para crear por sí mismos una imagen de la forma en que las cosas deben o deberían ser, deben llegar a una especie de acuerdo con la necesidad de vivir en un abismo entre un grado de depresión o de desesperación existencial, dolor que se mantiene en la vida adulta.

Algunos niños tienen una empatía tan fuerte con otras personas, que pueden interiorizar el dolor fuera de sí mismos sin saberlo y en ocasiones interiorizan más dolor del que el otro es realmente consciente o está sintiendo en ese momento la otra persona, ya que llegan a visualizar el sufrimiento integrando más variables que igualmente escapan del razonamiento que pueda llevar a cabo la persona con la que empatizan en primer lugar. Esto sucede igualmente de adultos.

Los padres, experimentan sin dudarlo, una cantidad inusual de dolor y sufrimiento cuyo origen está en la propia superdotación. Parte del mismo, viene de ver a sus hijos en dolor, algunos del dolor que por esta misma causa sintieron en la infancia, ya que reaccionan al ver que el mismo tipo de cosas que les pasaban a ellos le están pasando ahora a sus hijos. La injusticia nos llena a la mayoría de rabia y de dolor, y los superdotados deben afrontar regularmente la injusticia (a menudo sin remedio) y en muchas ocasiones se trata de una injusticia que no ven los demás o ante la que los demás no sienten, ni reaccionan con tal vehemencia e intensidad. El hecho es que la superdotación profunda en una familia, puede crear un nivel de dolor igual al de tener que lidiar con una discapacidad severa en el seno familiar.

En la mayoría de casos se trata de problemas que no se pueden solucionar, porque son realmente dilemas y tomemos la solución que tomemos, existen consecuencias negativas y la mejor solución es elegir la que menos daño cause. En estos casos, es necesario tener en cuenta que solo hablar con alguien que conozca en primera persona y haya profundizado e investigado tanto en esta forma de vivir y sentir la vida, es lo único que puede aliviar este dolor. El dolor se consigue aminorar cuando se empieza a conocer realmente como es ser superdotado, que características, sobre todo emocionales esto conlleva, y ver que no somos seres únicos y aislados, sino que hay más gente como nosotros.

Ese diálogo en el que se comparte emoción, sensación y cognición con un igual, es el que sirve de catarsis para una mente tan compleja, y el modo de dar normalidad a la sensación de sentirse diferente o de padres que se sienten incomprendidos.

manos

La paradoja del Asperger y la alta puntuación de CI en el test de Raven

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 11 de marzo de 2017

Existen asociaciones para cuya pertenencia, sus miembros deben realizar un Test de Raven y presentar un resultado en un percentil de 98 o superior en el mismo, lo cual se ha llegado a interpretar de manera cuasi automática y por todo el mundo, en análogo de ser superdotado.

Esto es un grave error de interpretación si no analizamos matices importantes, cómo de los que por ejemplo nos habla el estudio del que trato en este artículo.

Aunque los test psicométricos no son concluyentes para la medición de la sobredotación intelectual, si son orientativos, y en este caso vemos como para los individuos normales sin trastornos en el desarrollo cognitivo, el test más acertado para una posible identificación de sobredotación intelectual sería a través de la aplicación del test Weschler o Wais, mientras que los individuos con trastornos en el desarrollo, en este tipo de tests donde se incluyen inteligencia cristalizada y fluida, verbal y no verbal, y que presentan un gran número de subtests, presentan un promedio de CI mucho menor que si sólamente se les aplica un test Raven que es un test no verbal, y que pretende que el sujeto utilice habilidades perceptuales, de observación y razonamiento analógico, para deducir el faltante en la matriz.

Un estudio de 2007 realizado por el departamento de Neuropsiquiatría de la Universidad de Keio, en Tokio, Japón “Superior fluid intelligence in children with Asperger’s disorder, Brain and Cognition”, ha investigado la capacidad de razonamiento abstracto en 17 niños con Asperger comparados con 17 niños normales de misma edad y sexo (10 niños y 6 niñas).

El síndrome de Asperger es un trastorno generalizado del desarrollo caracterizado por deficiencias en la interacción social, con patrones restringidos y repetitivos de comportamientos e intereses. Este trastorno es un subgrupo del espectro autista, que comparte muchas características clínicas con el trastorno autista (American Psychiatric Association, 1994), pero sin retrasos de desarrollo clínicamente significativos en la adquisición del lenguaje aunque estos individuos con síndrome de Asperger, a menudo tienen un perfil distinto en las pruebas estándar de inteligencia como son la Escala de Inteligencia de Adultos de Wechsler (WAIS) y la Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños (WISC), donde suelen presentar un desempeño alto del CI verbal, pero con un CI general relativamente bajo.

De ahí que el RCPM (the Raven’s Coloured Progressive Matrices test ) se utilice con frecuencia para evaluar la inteligencia en individuos con trastornos generalizados del desarrollo desde los 5 hasta los 10 años y medio de edad, y el RSPM (the Raven’s Standard Progressive Matrices) sea el que se utilice para niños más mayores y los adultos.

El test de Raven define como capacidad de razonamiento abstracto, aquella que Cattell denomina como “inteligencia fluida” en la propia teoría de Cattell [Cattell, R. B. (1963). Teoría de la inteligencia fluida y cristalizada: un experimento crítico. Journal of Educational Psychology, 54, 1-22.]. Según esta, el RSPM está ampliamente aceptado como una medida del razonamiento analítico de alto nivel y de la inteligencia fluida.

Otro estudio reciente realizado por Dawson (2007) también ha proporcionado pruebas empíricas de que no sólo los niños aspergers, sino también los autistas, mostraron altas puntuaciones en la prueba de inteligencia de inteligencia fluida usando la RSPM.

Los diecisiete participantes con trastorno de Asperger (10 niños y 7 niñas de 6 a 12 años) fueron reclutados de un hospital para niños y todos los participantes cumplían con los criterios del DSM-IV (Asociación Americana de Psiquiatría, 1994) para el diagnóstico del trastorno de Asperger y fueron examinados para detectar trastornos psiquiátricos a través de una investigación clínica en el momento del estudio.

Se exluyeron individuos con trastorno epiléptico, traumatismo craneal grave, otras enfermedades neurológicas o problemas médicos graves. En particular, se excluyeron de este estudio a aquellos que tenían trastorno de déficit de atención / hiperactividad, discapacidad de aprendizaje y dislexia de desarrollo.

Ninguno de los niños del estudio estaba con medicación o mostraba signos de anomalías neurológicas graves en el momento de la prueba.

El grupo de control de niños normales fueron reclutados de escuelas primarias públicas de Tokio. Todos los participantes fueron examinados inicialmente por los profesores y fueron evaluados posteriormente por una entrevista psiquiátrica estructurada de dos psiquiatras infantiles independientes y se procedió a una evaluación médica.

Los padres de cada grupo de niños eran en su mayoría de clase social media alta.

Los resultados fueron analizados y las pruebas revelaron que el grupo AD (individuos con asperger) realizó respuestas significativamente más correctas que el grupo NC (normal de control).

El presente estudio demuestra que los participantes con el síndrome de Asperger hicieron mayor número de respuestas correctas en el test de Raven (RSPM) que los individuos normales del grupo de control.

En comparación con los niños con desarrollo normal, el desempeño en la RSPM en niños con el síndrome de Asperger, fue significativamente diferente y mejor, lo que implica una inteligencia fluida de los Asperger superior al medirse ésta con este tipo concreto de tests.

No obstante, la puntuación del percentil en la RSPM fue más alta que las puntuaciones de los percentiles en las escalas de Wechsler de inteligencia para el caso de autistas y aspergers, por lo tanto éstos puntúan más alto en un test Raven, que en un test Weschler, mientras que los niños normales no presentan esta disincronía entre sus resultados en ambos tests.

Por lo tanto, existen unos factores cognitivos específicos de este trastorno que contribuyen a resultados elevados de este tipo de medición de la inteligencia fluida, aunque continúen presentando mala comunicación social y el Asperger sea considerado como uno de los trastornos del espectro autista.

Conclusión

Partiendo de los resultados del estudio, una persona superdotada podría ser no detectada con un test de Raven pero sí con un test Weschler o Wais, y un individuo asperger o autista podría ser de alto CI en un test de Raven, pero nunca en un test Weschler o Wais.

Por lo tanto el test de Raven no podría ser utilizado como test determinante para la detección de superdotación en solitario, ni aceptarse el uso del mismo para identificar a las personas de estas características o superdotadas.

Si sólamente se ha realizado el RSPM sin la utilización de otro tipo de baterías o tests psicométricos o de la personalidad, y no se ha llevado a cabo un test Weschler o Wais, nos encontraríamos en la tesitura de sesgos importantes en los que incluso en la categoría de sobredotación se podrían estar incluyendo de manera sesgada un mayor número de individuos aspergers o autistas con la única aplicación y uso de este test, que de individuos normales superdotados, los cuales no presentan trastornos de ningún tipo en su desarrollo cognitivo ni emocional.

IMG_9242

El bebé altamente superdotado

Ensayo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 27 de febrero de 2016.

Existen pocos estudios que se centren en los primeros meses de vida del bebé altamente superdotado. La creencia de que la superdotación se trata de una potencialidad en lugar de una condición de vida innata, nos induce a pensar que sólamente a través del rendimiento académico y de la consecución de hitos en edad y de tipo escolar, se puede identificar a los niños superdotados.

1. Estereotipos del bebé altamente superdotado

El bebé altamente superdotado muestra un comportamiento diferente y un elevado razonamiento abstracto desde sus primeros meses de vida. Invito a los padres e incluso a profesionales de distinto ámbito, a ser cautos cuando lean artículos sobre hitos de “bebés superdotados” o de “bebés genios”, ya que tal y cómo he estado comprobando por muchos sitios de la web y hasta en estudios serios, se incluyen con bastante frecuencia dentro de la categoría de infantes superdotados, testimonios de padres de niños con características dentro del espectro autista y con monomanías muy concretas desde muy temprana edad, a los que se los está calificando como superdotados, porque realizan ciertos hitos fácilmente detectables desde una medición en logro de tipo académico.

1.1. Autismo y Asperger

Aquí podríamos situar el caso de testimonios de padres de “niños superdotados” que memorizan antes de los tres años de edad todos los nombres y tipos de dinosaurios, o memorizan muchas canciones o cuentos de memoria, u horarios de trenes o de autobuses, o que se conocen todos los nombres de pájaros o de insectos. Esto suele ser un rasgo de monomanías del espectro autista donde existe la obsesión por un tema, y que conlleva a la gran acumulación de datos y de categorías completas por parte del niño con este trastorno.

Similiar es el caso de bebés que saben decir palabras en tres idiomas diferentes antes de los once meses de edad (repetir palabras fuera de contexto no significa que comprendan su significado, y menos aún que las integren en su propio proceso de aprendizaje del lenguaje), tratándose esto de un fenómeno que se conoce como “ecolalia” o “ecolalia retardada” típica en autistas.

Una gran cantidad de niños autistas repiten las palabras que han escuchado de otras personas o hasta de la televisión, antes de que sean capaces de hablar por sí mismos, y lo hacen sin comprender su significado o contexto, presentando incluso, un retraso en relación a los niños de igual edad cronológica, en la propia adquisición y uso del lenguaje.

Deseo hacer este inciso, porque veo que cada vez con más frecuencia, se mezcla la superdotación con los hitos de logros de niños con autismo o de niños asperger, porque en ocasiones sirven para llenar de más misticismo esto de los ”niños precoces” con unos relatos hechos a medida para poder fomentar el propio estereotipo.

Deseo mencionar que el 80% de los niños con autismo, presentan un CI por debajo de 70 según la literatura psiquiátrica. Y que el mito del niño Asperger “superdotado”, se debe en realidad a que el asperger suele presentar un CI más elevado que la media de los autistas, es decir, por encima de 70, y por eso se habla de alto funcionamiento, pero en ningún libro de psiquiatría se afirma que el Asperger tenga un CI por encima de 130, lo cual sí es condición del superdotado y queda recogido en este tipo de literatura.

Es importante que sepamos ver al bebé altamente superdotado fuera de las características o hitos típicos de los niños autistas o con asperger.

Conozco el caso de una madre de un niño con un alto grado de autismo, que en un principio no entendía cómo su bebé aparentemente normal, decía varias palabras en inglés antes del año de edad, aunque le hablaban solamente en sueco en casa. Creía incluso que su hijo podía “ser superdotado” al contar esto a otros padres. Su hijo presentaba “ecolalia retardada” y aún hoy casi no habla sueco con seis años de edad, y repite las mismas palabras de entonces en inglés. Hoy necesita de una persona de apoyo en el aula. De la mayoría de relatos de “niños o bebés genio”, nunca se nos cuenta lo que pasa de verdad cuando los años pasan y los niños se hacen adultos.

Entiendo que resulta muy duro para los padres, reconocer la discapacidad intelectual de algún hijo, ya que desgraciadamente sigue siendo un estigma social, y es por eso que se tienda en su lugar, ya sea por parte de expertos o por los propios padres, a potenciar los hitos positivos de estos niños, pero mezclarlos dentro de las características de los niños superdotados, está dificultando aún más la identificación real y la ayuda a estos últimos en sociedad, ya no sólo por parte de los progenitores, sino por parte de profesionales de distinta índole que trabajan en torno a la infancia de algún u otro modo.

1.2. El infante superdotado fabricado socialmente

La gran influencia casi exclusiva de la pedagogía, de la psicología con fines educativos, de la psicología positiva, junto con la ideología en torno a la inclusión educativa en el campo de la superdotación, han llenado el mismo, de otras categorías de niños con trastornos neurológicos, mezclándose conceptos en una especie de simbiosis que no beneficia a las familias de los niños superdotados, ya que finalmente, éstos no suelen cumplir ninguna de las características que los padres leen por casi todas partes, impidiendo así una detección mayor de los niños superdotados por su entorno más cercano, y de que sus necesidades emocionales y educativas, puedan quedar cubiertas y satisfechas.

Existe en esto del estereotipo del infante superdotado, influencias incluso de movimientos ideológicos, ya sean relacionados con el feminismo, o con el medioambiente, o con la defensa del mundo animal, o con ser vegetariano, y que se han vuelto sinónimos de una interpretación muy específica del significado de justicia social en la sociedad actual.

Existe en muchos textos y testimonios, el estereotipo del niño superdotado de tres o cuatro años que se niega a comer pollo en la cena, tras preguntar a sus padres “si lo que come es un animal vivo” y que acto seguido, se vuelve vegetariano.

El infante altamente superdotado sabe que “come animales” desde siempre, y sabe lo que es la carne y de dónde viene desde muy pequeño, y no presenta necesidad de reaccionar “cuando ve el hueso y el tendón del muslo de pollo en la cena”, y esto lo ha aprendido y deducido de manera autodidacta, porque entiende el que los animales se alimenten unos de otros, y que esto es parte de la vida, y también comprende, que los humanos son también animales, y es por ello que los infantes altamente superdotados, no realizan una manifestación en negativo ante el hecho de comer carne o animales, ya que lo ven como algo lógico.

Tristemente, esto último se está convirtiendo en sinónimo de “la alta moralidad del niño superdotado políticamente correcto”, cuando no se trata más que de otro estereotipo.

Lo normal, es que sean los progenitores, los que influencian incluso “a los niños supuestamente superdotados” en un sentido u otro, pretendiendo la obtención de un resultado predeterminado en el propio comportamiento del niño, para que parezca superdotado, o sea socialmente premiado.

El hecho de que los seres humanos sean omnívoros, no provoca mayor efecto en el niño altamente superdotado.

Se ha creado de este modo, un tipo de niño superdotado “a medida de las nuevas justicias sociales” y que parece adaptarse a todo tipo de moda ideológica o de presión o lobbying de colectivos muy concretos, que actúan incluso sobre los gobiernos de los distintos países. Todo esto es “un cómplot de los adultos” intentando “fabricar hijos superdotados”, ya que “el hijo inteligente” es otra moda social más, que está muy en voga actualmente, y sobre todo, de un década a esta parte.

Todo este tipo de hitos o ejemplos sacados de su verdadero contexto, “convierten” a casi cualquier bebé, en un “bebé superdotado” para el público “main stream”. En ocasiones se incluyen también ejemplos de logros de “niños savant”, con extraordinarias capacidades para memorizar datos o imágenes específicas, pero que son un tipo de autismo profundo y discapacidad neurológica, y que para nada se trata de proezas de infantes superdotados.

Todos estos estereotipos que menciono, producen una mayor confusión a la hora de identificar “a los verdaderos bebés superdotados”, hasta el punto de que la superdotación del infante existe sólo en función de lo que los adultos “han enseñado al bebé”, ya sea que a éste se le ha enseñado el alfabeto, y “que conozca todas las letras antes de los 20 meses”, o se le haya enseñado a contar hasta 20 con 15 meses, o hasta hay padres que se dedican a contar el número de palabras diferentes en el vocabulario de sus hijos, y se estilan en muchos artículos testimonios del tipo: ”mi hijo conoce 250 palabras con 19,5 meses”.

Nadie sabe hablar en ningún sitio, de los infantes altamente superdotados “reales”, fuera de estos clichés, porque simplemente, si quitamos los clichés, muchos de estos padres y hasta profesionales, ya no sabrían darnos ejemplos de las características “de un bebé genio de verdad”, y muchos se quedarían fuera, o al descubierto.

1.3. El mito de los problemas de sueño

Uno de los mitos que suelen escribirse de los “infantes y bebés superdotados” es que “duermen poco” porque son muy activos por culpa de su inteligencia. Esto de dormir poco, se puede dar tanto en un niño superdotado, como no superdotado, y no es una señal que nos ayude a detectar al bebé altamente superdotado.

El tema del sueño o su falta en bebés o infantes, se puede deber a muchos otros factores del entorno, e incluso a que no se les ha enseñado a dormir correctamente en casa. Es más, por la cantidad de energía que el cerebro de los bebés altamente superdotados quema al día, suelen ser niños que duermen bien y muchas horas, otra cosa diferente, es que no quieran ir a dormirse y “que nunca tengan sueño”, y que esto agote a los padres porque deben negociar con ellos desde muy pequeños, ya que cuestionan a sus padres a la hora de la siesta o de dormir por la noche, pero esto es un tema de rasgos de la personalidad de estos niños, no de problemas de hiperactividad o de falta de sueño.

El ser despiertos mentalmente, no es lo mismo que ser bebés que no duermen, o bebés con insomnio, situación ésta que afecta a muchos niños del mundo no superdotados.

2. El verdadero bebé altamente superdotado

La información sobre los infantes altamente superdotados es muy escasa y casi anecdótica. La identificación temprana es importante, pero hay que ser cautos con las afirmaciones por parte de los padres también estereotipadas, donde el infante “muestra diferencias sociales” o del comportamiento, o “no encaja”, o parecen encontrarse demasiado concentrados y poseer intereses demasiado inusuales, que parecen más distraídos de lo normal y que prestan menos atención que el resto de niños de su edad pareciendo ausentes, ya que de manera más certera, estos comportamientos esconden y son señales de problemas de adaptación social, y de trastornos nuevamente, como el autismo o el Asperger, y no son características propias de la superdotación.

2.1. Motricidad fina

En los bebés altamente superdotados, existe un desarrollo temprano de las habilidades motoras, pero esto no es sinónimo de que “anden más temprano” o “de que gateen antes que la media”, sino que se trata de aquéllas que incluyen una coordinación ojo-cerebro temprana, y de actividades que requieren de “una motricidad fina desarrollada” no de sólamente motricidad gruesa, como el caso de bebés que ensamblan piezas entre sí o pequeños objetos construyendo formaciones, y que incluso sin ayuda, puedan ensamblar las piezas pequeñas de un puzzle, al año y medio, porque existe esa coordinación motora precoz inlcuso en el movimiento de pinza del bebé (cierre del índice con el pulgar), en base a una mayor inteligencia.

Un niño superdotado o no, puede andar a los 10 meses de edad, pero un bebé no superdotado, “no puede hacer torres de piezas ensambladas de más de 17 piezas al año de edad”, o tampoco sabe “enroscar” la tapadera del potito correctamente, con doce meses. Dentro de ese desarrollo temprano motriz del bebé superdotado, se suelen incluir normalmente, ejemplos de motricidad gruesa, pero estos hitos del desarrollo, pueden igualmente darse en niños no superdotados, hablamos del caso de bebés que por ejemplo sujetan la cabeza solos casi a los pocos días de nacer, o el tronco a los tres meses si los ponemos de barriga, o que se dan la vuelta y se ponen boca abajo, alrededor de los tres meses de edad. Estos hitos no son clarificadores de la superdotación, pero sí es interesante por ejemplo y ya una vez que todos los niños andan, que el altamente superdotado pueda por ejemplo “dar vueltas en círculo y a pata coja con 4-5 años sin caerse”, cuando los niños promedios de seis años, aún no mantienen el equilibrio haciendo ese movimiento, porque esto requiere de una coordinación motora más madura.

Un ejemplo de esa “motricidad fina e inteligente”, sucedía ya con Daniel a los seis meses de edad, recuerdo que al ponerle el pañal, él se miraba el velcro y veía cómo se lo había pegado. “Si no estaba conforme”, al no estar completamente derecho o estar lo más mínimamente torcido, él sólo se lo despegaba nuevamente, y se lo ponía con total precisión para que la tira que pega, estuviera recta, con la tira que tiene papel.

Tras suceder esto, le ponía yo la tira del pañal “exacta”, y él hasta me miraba aliviado y sonreía de vuelta. Ese bebé sabía ya muchas cosas, y se fijaba en cosas, que ni un adulto hacía.

Este tipo de perfeccionismo y de observación de los detalles más sutiles e imperceptibles, no se da en ningún bebé, es más, es inimaginable que eso lo haga un bebé de seis meses. Su hito no era arrancar el velcro para que sonara y quitarse el pañal, cómo hacen muchos bebés pero ya cercanos al año, sino ponerlo correctamente, corrigiendo al adulto.

2.2. La sonrisa temprana y la mirada consciente

No es lo mismo un bebé que sujeta la cabeza con pocos días o lo intenta, lo cual aunque un hito temprano del desarrollo motor, no tiene por qué ser señal de superdotación, que un bebé que sonríe de vuelta a los pocos días de nacer a los adultos, porque es consciente de que se está produciendo una interacción con ellos.

No hablo de sonreir en la cuna o durante el sueño de manera autómata, sino de sonreir cuando le hablan o se comunican con él.

Lo normal, es que esta sonrisa por causa de la interacción social, aparezca alrededor de los 4 meses de edad en el bebé. Los bebés altamente superdotados “siguen y mantienen la mirada a los adultos” durante bastante tiempo y casi desde su nacimiento. Ejemplos de este tipo de desarrollo precoz, suceden a menudo en el contacto con el bebé recién nacido en el cambiador, o hasta a la hora de mirar y ver venir el biberón, o el pecho de la madre, y que “se encuentren a la espera” y mirando, sin que se hayan estimulado sus labios con la tetina del chupete o con el pecho, porque el bebé de cuatro semanas “comprende” qué está sucediendo a su alrededor y ya observa y deduce.

Son bebés que nos hacen sentir incómodos, porque nos sentimos hasta observados por un individuo de menos de 4 semanas, que mira ya con sus ojos todo lo que sucede a su alrededor, y nos hace cuestionar, si será cierto que los bebés altamente superdotados no puedan enfocar la mirada correctamente hasta los tres meses, como hace el bebé promedio, y que a más de 20 cm de distancia, sólamente vean bultos, cómo nos dicen los pediatras. Los bebés altamente superdotados, no son promedios, en nada.

Recuerdo el caso de mi hijo menor, que con tres meses de edad lo tumbamos boca arriba en el sofá, junto a la hija de una conocida que nació el día después de Daniel, como si los dos se cogieran de la mano, para hacerles una foto. Recuerdo cómo Daniel me seguía con la mirada cuando fui a coger la cámara, y cómo desde la primera vez que le llamé por su nombre, miró fijamente a la cámara, y lo hizo durante todo el tiempo que los otros padres intentaron por todos los medios que su hija mirase a la cámara, llamándola por su nombre y hasta con palmadas y aspavientos de todo tipo, pero esto fue imposible. Su bebé “no era consciente” del entorno, y finalmente hicimos la foto con Daniel mirando intensamente a la cámara con tres meses, y el otro bebé con igual edad, con la cabeza girada hacia un lado.

2.3. Gran memoria asociativa y memoria olfativa

Cuando se habla de que los bebés altamente superdotados poseen una gran memoria, no se trata de que se les enseñe a reterner información escolar, o la mera acumulación de datos, como puede ser el caso de repetir el alfabeto, o hasta de aprender a contar hasta el diez en inglés con dos años, sino que se trata de una memoria mucho más compleja y que requiere de una gran capacidad de asociación y de memoria a largo plazo. Es ésta un tipo de memoria peculiar y precoz en el bebé altamente superdotado, y que se manifiesta de modo espontáneo y sin intervención del adulto.

Un ejemplo de esta “memoria compleja”, sucedía cuando salíamos a pasear con el carricoche con mi hijo Niklas entre el año, y el año y medio de edad.

Aunque aparcásemos el coche lejos, él se memorizaba el camino de vuelta al mismo, y con aspavientos y señalando constantemente con el dedo, nos indicaba la siguiente calle en la que teníamos que girar para ir de vuelta al coche. A veces, se trataba de sitios dónde no íbamos a menudo, pero él recordaba las calles, y “jugaba” a llevarnos a papá y a mamá de vuelta. Además siempre nos llevaba correctamente al aparcamiento del parking en el centro comercial, yo aún me pierdo.

Esta memoria asociativa tan compleja, la presentaba también cuando visitábamos a los abuelos que vivían en otra localidad, y cuando el abuelo salía a pasear con el nieto en el carrito, siempre venía impresionado de la memoria del nieto, porque sabía llevarlo a casa de sus primos, o a comprar churros, o al cajero del banco para sacar dinero.

Esta memoria del infante altamente superdotado, “es además olfativa”, y estos niños recuerdan por ejemplo “el perfume que un día llevaba la abuela”, si a los meses se lo huelen a otra persona estando sentado en el carrito y paseando por el centro comercial, o si huelen una flor determinada al ir por algún parque, pues saben decirte, el lugar y la situación en la que olieron antes, aunque haga muchos meses de eso, o fuese el verano anterior, y todo esto, lo hacen antes de los tres años de edad.

2.4. Insólita capacidad de observación de los detalles

Mi hijo menor Daniel, observaba todo a su alrededor, y en esa observación, se fijaba también en toda la ropa que llevásemos puesta en la calle y para estar por casa, cosa que no hacen para nada, los niños al año de edad.

Si por ejemplo había comprado recientemente calcetines, camisetas y pijamas, para los tres niños en el H&M, y era la primera vez que lavaba esas prendas en la colada familiar, con tan sólo un año, podía Daniel identificar cada calcetín nuevo, camiseta, pantalón, o ropa interior, de una bolsa de las azules grandes del IKEA llena de toda la colada de una familia de cinco personas, y que habíamos sacado de la secadora.

Su padre lo llamaba para que le ayudase cuando tenía dudas de a quién pertenecía cada prenda, y él con un año, le decía “de Niklas”, “de Felix”, “de mamá”. Podía identificar sin equivocarse ni una sola vez, más de 50 prendas seguidas de la bolsa azul grande de IKEA.

2.5. Gran capacidad de razonamiento lógico-abstracto

Además los niños altamente superdotados poseen una capacidad de razonamiento lógico-abstracto varios años por delante de su edad cronológica, y esto no se puede apreciar en la lectura precoz, o en que conozcan el nombre de las banderas de los países. Hablo de una verdadera capacidad asociativa para la resolución de problemas muy por encima de la capacidad esperada en un niño de esa edad.

Un ejemplo de este elevado y adelantado razonamiento, sucedió con Daniel con 20 meses de edad. Estuvimos de barbacoa en casa de unos amigos en Suecia, pero era abril y aún hacía frío. Le habían regalado unas zapatillas crocs de “Ray Mac-Queen” a Daniel que no se quitaba en casa ni un segundo, pero con las que hacía aún frío para ir por la calle. Ese día se las llevó a la barbacoa, y no se las quería quitar. De camino a casa, yendo dormido en el coche con las zapatillas puestas, éstas se le cayeron en el suelo de la parte de detrás del coche. Lo subimos dormido a su cama, y le dije a su padre que dejase ahí las zapatillas, que las iba a guardar hasta que llegase el verano, porque no hacía tiempo aún para ponérselas. A la mañana siguiente, Daniel se levantó y lo primero que preguntó fue por sus zapatillas. Yo y su padre le dijimos “que no sabíamos dónde estaban”, pero él no paró ahí.

Normalmente, un niño con veinte meses, y aún los niños no superdotados, hasta cumplidos los 5 años de edad, no son capaces de comprender que siguen existiendo las cosas u objetos que no tienen al alcance de la vista. Pero al decirle a Daniel que las zapatillas ya no estaban, me miró diciendo, “ya sé”.

Acto seguido, se fue al salón y cogió una trona negra de madera que usaba para sentarse a comer, y la arrastró hasta la puerta de la entrada a nuestra casa. Una vez allí, la colocó debajo de la caja de las llaves que teníamos en la pared de la entrada, se subió a la trona, y abrió la caja cogiendo la llave de casa y la del coche, que estaba aparcado en la puerta de la casa. Había muchas otras llaves y llaveros en esa caja.

Después se bajó de la trona, y metió la llave de casa en la cerradura, y giró la llave abriendo la puerta de entrada. Luego cogió la llave del coche, y lo abrió con el mando, abrió la puerta de atrás de la parte de atrás por el manillar, cogió sus zapatillas, pero lo mejor de todo, es que cerró de nuevo la puerta de atrás del coche, y que cuando salimos al porche, estaba ahí de pie, con sus zapatillas en los brazos, y dándole al botón del mando de la llave del coche, para dejarlo todo perfectamente cerrado. Nos quedamos sin palabras al observarlo. Daniel había entrado ya dormido en el coche de casa de los amigos, pero él “podía deducir” lo que había pasado, y fue capaz de trazar un plan propio que requería de gran destreza mental para poder recuperar sus zapatillas.

A los dos años, las cosas que no estaban a la vista, él sabía que sí existían, y razonó sin ayuda cómo resolver una situación llena de trabas.

2.6. Son infantes autosuficientes

Los niños altamente superdotados en su comportamiento son niños muy autosuficientes y que se deselvuelven muy bien en situaciones nuevas o espontáneas, y que requieren de gran flexibilidad.

En el caso de mi hijo Niklas, siendo aún muy pequeño, alrededor de los uno a los dos años, ya se deselvolvía por sí solo de un modo “más mayor” en situaciones en las que los niños de su edad aún necesitaban la ayuda y consuelo de sus padres.

Cuando jugaba en el parque, si se caía al suelo y se hacía daño, no venía llorando a abrazarse a mí o a su padre buscando consuelo por el dolor, cómo sí hacían los niños de su edad, en su lugar, y para sorpresa de ambos, se levantaba sólo del suelo, se rascaba un poco las doloridas rodillas, nos buscaba con la mirada, y de repente ¡levantaba desde lejos en alto su brazo, con el pulgar hacia arriba, para que supiésemos que estaba bien! Esto lo hacía constantemente. No se lo habíamos enseñado nosotros, y era increíble ser testigo de esa capacidad de empatizar incluso con la preocupación del adulto, para darnos cónfort a nosotros, en lugar de buscar él, el cónfort a su dolor en sus padres.

Además, en esto de ser autosuficientes y de aprender de manera muy rápida, el bebé altamente superdotado es diferente al dejar el pañal, esto no es que el bebé altamente superdotado deje el pañal muy pronto, lo cual es otro mito más, ya que pueden dejarlo a una edad promedio, si los padres muchas veces por falta de tiempo no han podido hacerlo antes, lo cual sucede más a menudo incluso, cuando ya no es el primer hijo.

Aquí el tema no es lo temprano, sino que con diferencia al resto de niños que intentan dejar el pañal, el bebé altamente superdotado, lo entiende a la primera, y no vuelven a mojar la cama nunca más desde el primer día que duermen sin pañal.

No hay “escapes a menudo” ni sopresas, cómo sí les sucede a muchos niños promedio, que aunque no usen ya pañal, tienen a veces y hasta los 8 años de edad, “varias noches al año”, en las que mojan la cama.

Existe un estudio logitudinal de investigación realizado a más de 1200 niños en Inglaterra, en los que se relaciona el mojar la cama con un menor nivel cognitivo.

2.7 Desarrollo temprano del lenguaje

El desarrollo temprano del lenguaje sí puede ser tomado como una señal de alta superdotación. Hablamos de un desarrollo inusualmente temprano, y no de que el infante por la intervención de los adultos en su día a día, adquiera un lenguaje más elaborado o pomposo, cuando ya ha aprendido a hablar, esto son dos cosas distintas.

En el caso del algunos bebés altamente superdotados, no se trata de niños que hablen más o menos a la edad del año, sino de niños, que “son realmente precoces en la adquisición del habla”. El bebé altamente superdotado y casi desde el mes de edad, intenta copiar los sonidos y las palabras de los padres y adultos que le hablan, e intenta “balbucear sonidos para comunicarse con los adultos moviendo los labios activamente”, cuando el bebé promedio no mantiene esa interacción tan consciente y en ocasiones tiene poca interacción con sus progenitores a los tres meses de edad.

Recuerdo a Daniel con seis semanas en las faldas de su abuela, y esta hablándole con cariño.

Daniel movía ya los labios cómo si quisiese hablar y miraba fijamente a su abuela. Daniel balbuceaba y hacía gorgoritos con sentido y hasta mantenía el mismo tono de voz de vuelta. A cada intervención que le hacía su abuela, él contestaba. Al ver esta secuencia que tengo grabada en video, aún se me eriza el vello, porque se trataba de un bebé recién nacido.

El tema del desarrollo temprano del lenguaje en el bebé altamente superdotado, se produce “una adquisición precoz real del lenguaje”, hasta el punto de que “el bebé dice palabras entendibles” con tres meses de edad, y en el caso de mi hijo Daniel, a los nueve meses ya hablaba, aunque hablábamos tres idiomas en casa.

Con nueve meses recién cumplidos decía más de 15 palabras diferentes sin que lo hubiésemos estimulado de ninguna manera, es más al ser el tercer hijo, poco tiempo o nada, teníamos para prestarle más atención de la necesaria. Daniel sabía ya decir en el contexto correcto y señalando con el dedo, “sí y no”, “papá y mamá”, “el gato”, “este”, “ese”, “ahí”, “aquí”, “sol”, esto lo decía en sueco; pero “nene”, “pupa”, “dolor”, “bien” y “chupete”, lo decía en español. Luego decía tambíen “iklas” y “elix” cuando quería llamar a sus hermano.

Cuando tenía un año, ya se conocía sin equivocarse, todas las etiquetas con los nombres de todos los compañeros de la guardería. Las etiquetas estaban por distintos sitios, en el suelo, en la puerta de la clase, en la pared, o en las taquillas de la ropa, pero él se las había aprendido todas a una edad en la que aún el personal del centro no insiste tanto en hacer hincapié en el nombre de todos los bebés.

Espero que este artículo pueda servir de guía y de ayuda a padres y profesionales que necesiten conocer las características reales de los bebés altamente superdotados.

fullsizerender-19

La dopamina y la superdotación

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 15 de febrero de 2017

Un estudio reciente del Instituto Karolinska de Suecia, nos muestra cómo las personas sanas y altamente creativas con elevada inteligencia, tienen comportamientos de los niveles de dopamina cerebrales similares a las personas con esquizofrenia. La dopamina es la sustancia causante de la sensación de cierta euforia, o de la no necesidad de sentir sueño u hambre. Se han encontrado grandes concentraciones de dopamina en el dorso lateral prefrontal y córtice cingulado anterior, y que juegan un papel muy importante en la memoria de trabajo, en el esfuerzo mental, y en las funciones cognitivas ejecutivas.

El sistema de funcionamiento de la dopamina en el individuo sano y altamente creativo, es parecido en algunos puntos al de las personas con esquizofrenia,  cómo por ejemplo en la capacidad de poder realizar asociaciones divergentes. Aunque no se sabe aún con certeza cuáles son los mecanismos que dan a lugar a este suceso, sí se conoce que los genes receptores de la dopamina, son en los que reside esa habilidad del pensamiento divergente para poder dar numerosas soluciones a un problema.

El estudio demostraba que las personas con muy alta creatividad poseían una menor densidad de los receptores D2 en el tálamo, que las personas menos creativas.

El tálamo sirve como un centro de filtración antes de llegar a otras áreas del córtex, el cual es responsable de la cognición y del razonamiento.

Una menor cantidad de receptores de D2 en el tálamo, supone un menor nivel de filtración de las señales, y por lo tanto, de un mayor flujo de información en el tálamo. Esto podría ser una explicación de por qué las personas sanas con muy elevada creatividad e inteligencia, podrían ver numerosas e inusuales conexiones en situaciones que requieren de una gran capacidad de resolución de los problemas. El pensar fuera de la caja (Thinking outside the box) se produce realmente al tener ”una caja” que se mantiene más intacta.

Se trata de individuos que en los tests demuestran una mayor inteligencia fluida y de capacidad asociativa.

Las conexiones neuronales con relevancia para el pensamiento divergente, se sitúan en las conexiones y procesos relacionados con el tálamo, y la dopamina influencia estos procesos y produce alteraciones en las funciones dopaminérgicas, y esa actividad de densidad diferente en los receptores D2, ha sido conectada a síntomas de carácter positivo, cómo negativo.

Basándose en los datos recogidos del estudio, se sugiere que un menor nivel de D2BP en el tálamo, podría ser un factor que facilitase el logro conseguido en las tareas que requieran de pensamiento divergente.

El pensamiento divergente ha sido estudiado a través del estudio de la fluidez en el número de respuestas válidas, la originalidad en base a con qué frecuencia las respuestas de los participantes se repetían entre las respuestas obtenidas por el resto de participantes, la flexibilidad en relación al número de categorías semánticas obtenidas, la variación entre el número de cambios de las categorías semánticas y la elaboración, entendida ésta como la extensión de la propia respuesta.

Importante es destacar, que todas estas medidas y capacidades se encuentran profundamente interrelacionadas, por lo que alguien que posee una elevada fluidez, es al mismo tiempo aquel que muestra mayor flexibilidad de pensamiento, y el que produce unas soluciones menos usuales y con mayor nivel de elaboración, es decir, más inteligente.

Existe una teoría de la evolución de la inteligencia humana elaborada por Fred Previc que está basada en unos ”provocativos” niveles de dopamina, que es el neurotransmisor más estudiado, y que es el responsable de la mayoría de características de la conducta humana.

Se trata de una teoría general que propone que los orígenes de la inteligencia humana son el resultado de una expansión de los sistemas dopaminérgicos (CNS systems). Se postula a la dopamina como el neurotransmisor clave, que regula de manera crítica las capacidades cognitivas predominantes en el hemisferio izquierdo sobre el lenguaje y el pensamiento, es decir: la planificación motora, la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva, el razonamiento abstracto, el razonamiento analítico y secuencial, y la generación de ideas. Existiría entonces un papel muy importante del sistema dopaminérgico en la memoria de trabajo, la cual es fundamental para la comprensión del lenguaje, y sustrato base de la capacidad de razonamiento humana y de la inteligencia analítica. La dopamina sería entonces el principal neurotransmisor responsable de la capacidad de razonamiento abstracto en el individuo.

Conclusiones:

Vemos como la dopamina parece tener un papel esencial en el desarrollo de la inteligencia y en la existencia de un elaborado pensamiento abstracto y divergente de los individuos con elevados niveles de creatividad y de inteligencia, y por esta causa desempenaría un papel esencial en los individuos excepcionalmente inteligentes.

Referencias:

Dopamine system in highly creative people similar to that seen in schizophrenics, study finds

https://www.sciencedaily.com/releases/2010/05/100518064610.htm

Thinking Outside a Less Intact Box: Thalamic Dopamine D2 Receptor Densities Are Negatively Related to Psychometric Creativity in Healthy Individuals

http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0010670

Previc FH. Dopamine and the origins of human intelligence. Brain Cogn 41: 299-350

https://www.researchgate.net/publication/12716554_Previc_FH_Dopamine_and_the_origins_of_human_intelligence_Brain_Cogn_41_299-350

IMG_0807 2