El arte de ser “seres indeseables”: el superdotado en el grupo social

Vuelvo a compartir este artículo que considero de total actualidad y que realicé en junio de 2016. Espero lo disfruten. (Maria Rydkvist)

“Cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él” Jonathan Swift

Introducción:

Un individuo superdotado se vuelve “un indeseable”, cuando se convierte en una amenaza a la baja autoestima de los demás, o cuando es percibido como una amenaza a la autoridad social o del grupo.

Cuanto mayor es el prestigio que pueda ser perdido, más severa se vuelve la batalla para mantener la dominancia y la autoridad. Ante este tipo de situaciones el individuo altamente superdotado será negado, rechazado, humillado, burlado y juzgado por el grupo social, independientemente de que sus afirmaciones sean ciertas, porque lo único que interesa es mantener la hegemonía en el grupo y la dominancia del mismo, por parte de aquellos individuos, o grupo de individuos, que poseen el liderazgo en el mismo.

Todos aquellos que se salen del molde común, que dan muestras de originalidad, que crean en contra del gusto o de las costumbres de la mayoría, son considerados “seres anormales”. Los individuos superdotados que pretenden cambios en el grupo social, se encuentran perseguidos, y se convierten en indeseables por razones socio-biológicas, incluso bajo los sistemas y las normas democráticas. Los superdotados sino casi siempre, si muy a menudo, y debido su propia naturaleza, son individuos “políticamente incorrectos”.

La mayoría de los estudios sobre superdotación y talento, se centran en las función social del superdotado en el grupo, viendo a este, “como un individuo que les proveerá con un mantenimiento de la estructura existente, y que hasta les será de entretenimiento por y para el grupo”, pero no se les define como “individuos que producen la importante función del cambio social”.

Los superdotados son justos, empáticos y concienciados socialmente, pero precisamente por esta causa y motivo, suelen rebelarse, y a menudo cuestionan las normas y la autoridad. Son muy críticos, perfeccionistas, independientes y no conformistas, son inquisitivos, y tienden a realizar preguntas que dejan en evidencia (Silverman, 1993; Sternberg & Tardiff, 1988; Webb, 1993).

La investigación y estudios sobre superdotación y talento no han apuntado aún al tema de la función social de la superdotación. Tendemos a dar por hecho, que la superdotación siempre será bienvenida en todos los niveles sociales, y que el superdotado de manera automática comenzará a contribuir para la sociedad (cf. Teo., & Quah, 1999). Sin embargo, donde los individuos superdotados planteen una amenaza percibida para las estructuras de poder y la autoridad, en el nivel social y el contexto del que se trate, serán más que seguro considerados como “seres indeseables”.(cf. Quinn, 2004). Tengamos en cuenta, que el ser percibido como una amenaza, no es lo mismo que ser intencionadamente una.

Es fundamental el estudiar la superdotación desde esta perspectiva “la de que somos conscientes de los patrones primitivos de acción y reacción que determinan nuestra propia conducta, y no pretender hacer como si estos no existieran. Es precisamente en esta área de la conducta social, en la que tenemos menor libertad de movimiento de la que normalmente deseamos reconocer y admitir”(Eibl-Eibesfeldt, 1989, p. 3).

Es de especial interés el explicar la respuesta social a la superdotación, es decir, la de dominar y el dominio de la conducta a través de la agresión, y especialmente la defensa y conquista del territorio, la de una defensa del territorio de dominancia entre grupos bien organizados, y sobre las normas disciplinarias empleadas para reforzar las normas de un grupo (Wilson, 2004). La agresión puede poseer muchísimas más facetas y matices de las que pensamos. Es más, se trata de un funcionamiento de gran componente biológico (Kemp, 1990; McBride-Dabbs & Goodwin-Dabbs, 2000). Por esta causa, y llegado el momento, defendemos también nuestros “territorios intelectuales”, si nuestra posición de influencia y de autoridad, depende completamente de ello.

Si por ejemplo, has construido toda una carrera en base a unas teorías y conocimiento que han sido bien aceptadas y son parte del propio conocimiento formal en un campo determinado, si de repente, aparece un individuo superdotado o investigador que desaprueba y cuestiona tu trabajo, el cual has hecho con argumentaciones válidas, y viene y presenta una “mayor evidencia empírica” para apoyar las declaraciones que presenta, ¿Qué haces? ¿Cedes y abrazas las nuevas ideas porque estás completamente convencido de que son correctas? ¿Dejas el trabajo de toda una vida detrás, partiendo desde esta nueva plataforma de teoría y conocimiento? ¿O haces todo lo posible e imposible, para “renegar de estos nuevos descubrimientos” y buscas todas y cada una de las maneras para defenderte, y para mantener así tu actual puesto de influencia?

La verdad y el conocimiento son al final lo de menos, la “dominancia”, es lo que es verdaderamente importante.

La resistencia de muchos expertos de cambiar su mentalidad de lo pasado a lo nuevo, incluso intentando convencer de una evidencia que es hasta contraria a sus convicciones personales, es algo bien conocido (Segerstråle, 2000). Esto ha sido denominado por Greenwald (1980) como “conservadurismo cognitivo”, y es un conocido mecanismo de defensa que nos define. “Algunos son aún más reticentes a aceptar el cambio que otros. (Johnson, et al., 1988). Si esta tendencia se mantiene, estamos en que los adversarios del superdotado que están “haciendo su camino en el mundo”, pueden ser otros superdotados, presumiblemente con un menor nivel de sobredotación intelectual, los cuales han adquirido “un cierto nivel de importancia”.

 Expuesto a ciertas condiciones, actuaciones y decisiones, el individuo superdotado posee una excelente capacidad para entender cuáles serán las consecuencias que devendrán de las mismas. Sin embargo, ser la voz en un grupo de otros individuos que están menos equipados para poder adivinar y deducir los resultados y los problemas, ¿pues, quién en el grupo va a querer escuchar y admitir la única y diferente voz en modo de conclusión y opinión? Si este individuo, es además contrario al propio liderazgo, la humillación y la persecución le van a perseguir de un modo u otro. Lo más interesante, es que ni si quiera interesa que el individuo superdotado lleve o no la razón, ya que él o ella, se convierten en una amenaza a la credibilidad de la autoridad, que hay que eliminar.

Las amenazas percibidas, se manejan tanto por los humanos como por otros animales, de cuatro maneras: 1) Supremacía, 2) Sumisión, 3) Huída o 4) Ataque y eliminación (cf. Barnard, 2004; Grossman, 1995).

Nuestra primera elección no es generalmente eliminar la amenaza que nos pueda suponer otro individuo. Se comienza con intentar asustarlo, intentando demostrar nuestra superioridad de diversas maneras. (Supremacía).

Si esto no tiene éxito, y estamos convencidos de la “gran fuerza” del oponente, podemos elegir escapar, o abandonar, simplemente con el fin de buscar seguridad en otra parte.

Sin embargo, es posible “recurrir a la formación de alianzas” en su lugar. Es mejor ser amigo y aliado a la superioridad que se percibe, que ser su enemigo (Sumisión). Como último recurso, “atacamos y eliminamos”, con el único propósito de deshacernos de una vez por todas de la amenaza. Ni que decir tiene, que esto se ha hecho de muchas maneras en todas las culturas y en todas las sociedades, y a todos los niveles, a lo largo y ancho de la historia. El ansia de poder e influencia es igual de predecible y posee la misma fuerza, en cualquier lugar, en cualquier grupo, y a todos los niveles de la sociedad. Ya que se trata de hecho, de una característica intrínsicamente humana.

Conclusión:

En una línea socio-biológica, “la permisividad al superdotado” no se produce si este es percibido como una amenaza potencial.

El altamente superdotado con la habilidad para producir cambio a cualquier nivel de la sociedad, destaca sobre las otras funciones “sociales” de la conducta esperada del superdotado como son la de realzar logros para el bien de la sociedad, o de entretener a la misma (deporte, música..etc).

La verdad es que este tipo de altamente superdotado que pretende el cambio en el grupo social, será estigmatizado, marginalizado y perseguido. Sobre todo, cuando por su conocimiento y entendimiento, exponen públicamente las debilidades e incompetencias de estos sistemas sociales o del grupo, por lo que inmediatamente se convierten en una amenaza a la dominación de ciertos individuos o grupos de individuos, sobre todo, “si se trata de individuos que tienen intereses personales, en que el sistema existente se mantenga invariable”.

 A través de la historia estos individuos superdotados se convierten en mártires. Se trata principalmente de individuos a los cuales el grupo victimiza de distintas formas, ya se trate de grupos grandes o de más pequeños. A pesar de las intenciones altruistas del superdotado, los individuos dominantes entienden que su potencial y capacidad pueden producir un cambio social, el cual es una amenaza a su propia dominación.

Los individuos superdotados que pretenden cambios en la sociedad son los que despiertan la mayor resistencia. Nelson Mandela (1991) era un indeseable para el liderazgo político africano bajo el mandato del Apartheid.

Como Winner (1996) nos afrimaba, los superdotados toman riesgos con gran deseo de alterar la inercia de las cosas. La mayoría de ellos posee este deseo de poner las cosas en su lugar “el cambiar el status quo y alterar el curso de lo establecido”. “Los creadores no aceptan el punto de vista prevaleciente. Se oponen al mismo y muestran su descontento” (p. 276)

Referencias:

Paper presented at the 18th World Conference on Gifted and Talented Children , 3-9 August 2009, Vancouver, British Colombia, Canada, by Roland S. Persson, 2009

https://www.diva-portal.org/smash/get/diva2:228946/FULLTEXT01.pdf

An Interview with Roland S. Persson: The Talent of Being Inconvenient, Author Michael F. Shaughnessy Citation First Published in The SENG Update Newsletter, June 2010

http://sengifted.org/archives/articles/an-interview-with-roland-s-persson-the-talent-of-being-inconvenient

El blog supera las 300000 visitas! Os dejo unos labios de Picasso como recuerdo en este 14 de febrero día de los enamorados. Mil gracias a todos!!

Hoy es un día que me llena de amor y de ilusión al ver que mi pequeño esfuerzo y grano de arena en la lucha por divulgar información sobre los niños y los adultos superdotados tiene su recompensa. Ya hemos superado las 300,000 visitas!!! El blog está más vivo que nunca!!

Es por ello que deseo daros las gracias de corazón a todas las personas que leen el blog Mom to Gifted desde más de 120 países diferentes del mundo. 

Nunca me lo podía haber llegado a imaginar. Para alguien como yo esto significa un avance y un movimiento en la dirección adecuada, un aliento a no cesar en mi empeño y compromiso con esta causa, a seguir siendo resiliente. Estos tres últimos años han dado su fruto y han merecido la pena. Los superdotados merecen la pena. Mil gracias a todos!!

“La femme à la collerette bleue”, Picasso, 1941

La mujer de color azul, Picasso 1941

 

El detalle de la foto de los labios está sacado de este cuadro de Picasso realizado en 1941 que se encuentra a día de hoy en el Museo de Arte Moderno de Estocolmo. Es un autoretrato de la fotógrafa, pintora y poeta Dora Maar, amante de Pablo Picasso durante nueve años.

 

Os dejo los labios de Dora como recuerdo para celebrar este 14 de febrero día de los enamorados y como agradecimiento a todas las personas que leen el blog Mom to Gifted.

img_2555

La sexualidad, el erotismo y las personas superdotadas

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 9 de febrero de 2019

Las personas superdotadas pasan sus vidas intentando encontrar relaciones con profundidad y recorrido a un nivel de conexión incluso espiritual. Esta necesidad se refleja también en sus relaciones sexuales.

Desde un punto de vista neurológico se ha confirmado la conexión química a nivel cerebral que se produce cuando dos personas encuentran “conexión”. De algún modo las personas superdotadas no pueden abandonar la idea de encontrar a esa persona que se les parezca, a su igual, que conecte con sus almas e incluso con su manera de entender la sexualidad, de cómo amar, y de la intensidad que experimentan en sus relaciones sexuales.

Desde un punto de vista del desarrollo neurológico y de la organización vertical cerebral, podemos revisar el importante papel que la velocidad de adaptación y el desarrollo del dominio del comportamiento, implican a la sexualidad y al erotismo durante las relaciones íntimas de las personas superdotadas.

Sexualidad como el conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer sexual. Como un aspecto central del ser humano que abarca varias dimensiones, el sexo, la identidad de género, el erotismo, el placer, la reproducción, la orientación sexual.

El sexo “sublimado”

Encontrar ese nivel de “conexión sublime” de sexualidad y del espíritu es algo raro para las personas superdotadas. Sublimación que les permite obtener una gratificación emocional intensa y profunda de la satisfacción sexual propiamente dicha.

Lo más frecuente en personas de elevada sensibilidad y capacidad intelectual y moral, es que mediante ese proceso de sexo subliminado con el otro, encaucen y orienten la enorme fuerza de sus impulsos sexuales y de esa necesidad de conexión emocional y cognitiva a todos los niveles.

Característico de la conducta sexual de las personas superdotadas es que llegan a perderse en el océano de emociones profundas de la intimidad sexual y en los sentimientos intensos de la propia experiencia sexual.

Pudiendo así llegar a sentirse vacíos, fuera de lugar, “asíncronos”, cuando el propio acto de tener sexo con la otra persona, no se corresponde con ese nivel de intensidad con el que los superdotados sienten y viven las relaciones íntimas.

Se produce así una asincronía sexual con el otro que aumenta, cuanto mayor es la diferencia de la capacidad cognitiva.

Un exceso de “sobreexcitabilidad” también en todo lo relacionado con la sexualidad y el sexo que según Piechowski definiría de la siguiente manera:

-“La complejidad cognitiva, la sensibilidad emocional, una gran imaginación, y unas sensaciones magnificadas, se combinan para crear “una diferente manera de vivir experiencias; vivida, absorbente, penetrante, envolvente, compleja, que infunde una manera de estar intensamente vivo.”

Qué implicaría “el sexo sublimado” del individuo superdotado?

Cuando las personas superdotadas encuentran una persona compatible durante el sexo más íntimo, pueden experimentar una “explosión” de sentimiento. Las personas superdotadas experimentan encuentros sexuales profundos, espirituales, experiencias misteriosas, llenas de euforia, unión, excitación, de trascendencia y contenido. 

La presencia de la superdotación durante la intimidad sexual permite al cuerpo, al alma y al espíritu celebrar la unión extática con un elevado nivel de respuesta vinculando las dimensiones sexuales y espirituales. 

Dentro de esas dimensiones sexuales, la Real Academia Española define al erotismo,  como el amor sensual, lo que excita el amor sensual, la exaltación del amor físico en el arte. Erotismo entendido como conjunto de estímulos sensoriales que exaltan e incentivan el acto sexual. Como la capacidad de sentir placer a través de la respuesta sexual, es decir, a través del deseo sexual, de la excitación sexual y el orgasmo. Una pasión de amor y un amor sensual exacerbado.

La superdotación en sí misma sería sinónimo de erotismo, una exaltación del amor físico que haría del propio acto sexual un concepto abstracto completo para el superdotado, a modo de composición artística, restándole así vulgaridad a la mera necesidad de sentir y de ser sentido con el objetivo de provocar sensaciones placenteras, a la mera unión sexual como un acto exclusivamente humano.

Las personas superdotadas pueden añadir distintas dimensiones a las relaciones íntimas y a las experiencias sexuales, una dimensión sensual, intelectual, tactil, emocional, olfativa, imaginativa.

Es más probable que las personas superdotadas encuentren que el sexo es misterioso y poderoso, y que se enciendan mediante señales sexuales sutiles en lugar de explícitas. Las personas superdotadas exhiben a menudo la característica de “la intensidad”.

Muchos investigadores creen que cuando los adultos superdotados están fascinados con algo, especialmente con algo nuevo o novedoso, tienden a asumir lo que les interesa “como una misión sagrada”, concentrándose por períodos de tiempo excepcionalmente largos, mostrando una perseverancia notable, perseverancia y fascinación que los superdotados experimentan en el acto sexual en sí mismo y en el erotismo alrededor de él desde lo sútil, apartándose del cliché de la mera postura explícita para llevarlo a cabo.

Se buscan simbolismos con contendio completo, a modo de baldosas de la pasión, un puzzle del extásis.

Cuando las personas superdotadas encuentran a alguien con quien “hacen ese clic” en un nivel emocional tan profundo, también lo hacen en lo sexual.

Una persona con la que tienen una conexión inmediata en el momento en que se encuentran, una conexión tan fuerte que le atrae de una manera irremediable que nunca antes ha experimentado. Las personas superdotadas muestran un grado excepcional de percepción.

La energía sexual constituye, por supuesto, una de las fuerzas básicas que estimulan la vitalidad y creatividad del individuo, pero actúa en cada uno según las peculiaridades anímicas y físicas de la persona.

La superdotación supone una condición neurobiológica de los superdotados y las sobreexcitabilidades que las personas superdotadas experimentasn se muestran también en el modo de llevar a cabo su sexualidad y de tener relaciones sexuales.

La capacidad olfativa de los superdotados en las relaciones íntimas

La intensidad perceptiva de las personas superdotadas se muestra en el papel que la capacidad olfativa induce a la sexualidad y al propio acto sexual.

La “similitud” en el olor del otro puede representar un requisito para el propio reconocimiento de esa conexión sexual que busca la persona superdotada.

El papel que la sensibilidad olfativa representa para las personas superdotadas, hace que puedan llegar a sentirse impregnadas del aroma de “ese alguien” con el que han conectado sexual y emocionalmente. A modo de mutua identificación “de parientes” dentro de la misma especie.

El ejercicio olfativo en las relaciones íntimas de las personas superdotadas hace que puedan ponerle un olor diferente a las distintas zonas de la piel del otro, la axila, los genitales, la ingle, el costado, la parte baja de la espalda, el cuello, los labios,…etc, la intensidad de la experiencia olfativa que experimentan se convierte en algo profundamente erótico para el superdotado.

El acto sexual de la persona superdotada “se enroca” fuertemente alrededor de la percepción del olor corporal de la otra persona. El reto olfativo durante el sexo implica capacidad de observación y uso de la curiosidaddel superdotado, le entretiene, y al mismo tiempo le produce gran excitación.

El sentido del olfato es parte del propio erotismo de las personas superdotadas, de la obtención del orgasmo y de su nivel de intensidad durante el propio acto sexual.

La excitación sexual a través de la capacidad olfativa. A modo de estímulos químicos y “perfume”, que impregnan el cerebro y las emociones de los superdotados.

El reconocimento del olor mutuo como fuente y factor importante de la propia elección sexual de los superdotados, a modo de “prerequisito” antes del propio enlace meramente sexual o coito.

Un orgasmo que muy a menudo les produce a los superdotados lágrimas en los ojos por eso de la intensidad con la que viven cada instante de sus vidas. Se trata de personas intensas sexualmente hablando, desde el punto de vista de la potencialidad con la que llegan a experimentar las relaciones sexuales.

La propia supedotación aporta una huella indeleble sobre la sexualidad y el erotismo de las personas superdotadas.

img_2514

“BASTA YA!” Artículo divulgativo para mujeres sobre los hombres psicópatas integrados, los verdaderos “encantadores de serpientes”

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 2 de febrero de 2019

Os ruego a todas las mujeres y hombres que lo consideren oportuno, que por favor, compartáis este artículo divulgativo en una unión y un NO rotundo por un BASTA YA! hacia la violencia de género contra las mujeres! NI UNA MÁS!  

Este artículo es mi manera personal de aportar lo que he aprendido sobre los hombres psicópatas integrados, y mi granito de arena a esta causa para empoderar y liberar a otras mujeres de estos hombres, a ver si hay suerte porque “somos muchas más como tú” y por eso mismo, escribo este post. Para darnos la mano y aprender juntas.

-Las mujeres tienen que ampliar sus conocimientos sobre los “hombres psicópatas integrados” y aprender a detectarlos en su entorno laboral, de amistades, familiar y sobre todo, en sus relaciones de pareja. Estos perfiles de hombres son una realidad que acecha a las mujeres cada día pudiendo llegar “a matarlas” de distintas maneras.

El psicópata integrado no tiene conciencia. Tienen una personalidad perversa. Seducen con su discurso a sus víctimas a quienes eligen de antemano.

Definición de psicópata integrado

La psicopatía es una manera de ser, atípica, infrecuente y estridente, por su patrón conductual, es una personalidad que desentona. El hombre psicópata es una persona que tiene un comportamiento distinto porque tiene necesidades distintas que satisfacer. Por eso hace un uso particular de la libertad, de las reglas y normas, y crea códigos propios de justicia y de castigo a las mujeres y a las personas, y repite patrones conductuales con necesidades de estímulos intensos. El hombre psicópata integrado, se muestra psicopáticamente pero en determinado tipo de relaciones y situaciones.

Son personas altamente narcisistas, egocéntricas, perversas, y en consecuencia, el apego que puedan tener o mostrar a los demás, sólo queda justificado bajo el objetivo egoísta que quieren conseguir. No pueden amar. No sienten como nosotros. Son humanoides. 

El psicópata integrado cosifica a los demás, es decir, los ve como meros objetos o cosas para conseguir un objetivo concreto, utilizan una maniobra psicológica para manipular a las personas y sobre todo a las mujeres, y así quitarles los atributos que las valoran como individuos. La finalidad del psicópata integrado es su propio beneficio desde “el disfrute secreto”.

El psicópata integrado nunca muestra inseguridad en sus palabras ya que no tiene sentimientos de remordimiento, ni de culpa, “leen un guión”. No sienten empatía.

La necesidad de estímulos intensos justifica en ocasiones ejercer su psicopatía en función de “una doble vida”, y de una acción de tipo delictiva, un hurto, una violación, una estafa, hasta un asesinato, por ejemplo. Es un encuentro “puntual” que satisface su necesidad de poder, y de ejercer control en el otro. De ahí que en el acto psicopático grave, el psicópata comete una acción de tal magnitud, que ese solo hecho lo describe.

En cualquier sitio nos podemos cruzar con un hombre psicópata integrado y a cualquier hora del día. Conforman el 1% de la población.

El cáncer de piel constituye el 1% de todos los cánceres. Todas las mujeres saben cómo prevenirlo y qué medidas de precaución tomar.

Nadie ha informado a las mujeres de cómo prevenir y tomar precauciones contra un psicópata integrado.

Un psicópata en la vida de una mujer es algo peor que el cáncer más maligno, y para prevenirlos, hace falta mucho trabajo de divulgación y campañas en esta vía y desde la escuela, sobre cómo las niñas y mujeres pueden identificar a estos perfiles de hombres y qué precauciones tomar para evitar todo tipo de contacto con los mismos.

Una de cada 100 personas que cruzan la entrada del metro cada mañana, son psicópatas. Una de cada 100 de nuestras amistades en Facebook y redes sociales es psicópata. Una de cada 100 conexiones de Linkedin es un psicópata. Una de cada 100 compañeros de trabajo en nuestra empresa es un psicópata.

Están en todos sitios, hay que saber verlos, como al sol cada día, y para encontrar la causa a nuestro cáncer en el alma y prevenirnos contra su sintomatología.

Los psicópatas son verdaderos “soles negros” ya que consumen la energía y la vida de las personas que están a su alrededor, y que en ocasiones sienten un malestar vital al que no saben que etiqueta ponerle. Si miramos, estas personas “desentonan”. La respuesta es que la mujer que tiene un hombre psicópata en su entorno más inmediato, se encontrará mal, las mujeres deben observar cómo se encuentran los demás y quién está detrás, para poder ponerle nombre y apellidos a “su sol negro”.

Profesiones y círculos sociales con unas características especiales, pueden ser más propensas a atraer a un mayor número de hombres psicópatas integrados. De ahí que pueda haber dos o más en clusters o grupos más reducidos, y que cumplen con estas características específicas que al psicópata le benefician positivamente para obtener intenso estímulo.

Un ejemplo, el mayor número de delitos pederastas perpetrados por hombres sacerdotes, en colegios religiosos solo para chicos, en proporción, a los delitos del mismo tipo perpetrados en colegios públicos.

“Grupos específicos” de los que se sirve el psicópata para pasar desapercibido socialmente, o simplemente donde puede desplegar todas sus artes de manipulación, para poder ser admirados o incluso respetados en un entorno que controlan a su gusto, y que les alimenta su narcisismo y vanidad.

Un ejemplo, el cirujano de prestigio que firmaba su nombre quemando con láser directamente en los órganos de los pacientes a los que operaba. Son hombres tremendamente arrogantes, y se les puede ver venir, si se les analiza con algo más de profundidad y desde otros prismas, si nos tapamos los oídos mientras nos hablan. Observándolos.

Para conseguir sus fines narcisistas, estos hombres eligen incluso profesiones que socialmente aparecen como valiosas, o incluso relacionadas con la piedad. Mostrándose en el grupo de iguales como hombres con mucha predisposición para organizar actividades, están siempre dispuestos a todo y a darlo todo, los primeros en ofrecerse en el trabajo ante nuevas tareas, y de este modo aparecer como “pequeños héroes” verdaderos samaritanos.

Ejemplo, “los asesinos de ancianas” en los geriátricos, o “enfermeros asesinos” de sus pacientes en los hospitales.

El psicópata integrado necesita imponer control y poder a las personas que los rodean, es es “su disfrute secreto”, y para ello, pone en marcha y a diario, aunque veces de manera muy sútil, su “tortura particular”, esa que les excita, excitación también puramente en lo sexual.

Estos hombres esconden su perversión y depravación y tienen unas habilidades fantásticas para engañar y convencer. En la superficie parecen personas encantadoras. Les gustan las bromas, hacen chistes cínicos, a veces ya de mal gusto llegando a ser malevolentes, pero al final…son “buenos tipos”, incluso “enrollados”, son buena gente.

Son en verdad, los hombres psicópatas integrados los que se acercan a las mujeres y las eligen, y no al revés. Estos hombres psicópatas salen a cazar. Son depredarores en la sociedad. Cuidado con esos tipos encantadores, con buena habilidad verbal y con estudios, de mediana edad, divorciados y con un par de hijos, que se mueven por el Tinder y en aplicativos de citas similares, porque ahí puede estar el “encantador de serpientes”.

Según estudios, la edad media para que un psicópata integrado pueda comenzar a desenmascararse y llegar a cometer delitos graves si así lo deciden, ronda el margen de 35-45 años. No se trata de la imagen que vemos en los documentales de Netflix de reclusos con monos naranjas de los suburbios de las ciudades.

El psicópata integrado se trata más de un estilo a lo Ted Bundy, estudiante de derecho y comprometido en la política, de familia de clase media y creyente, aunque no quiero tampoco crear un cliché con esto, sino indicar que los psicópatas integrados no realizan delitos por necesidad o comenten crímenes pasionales. Son otra cosa y no parecen lo que son.

Son verdaderos depredadores humanos y aunque tengan parecido físico iguales que nosotros, no son verdaderos seres humanos, sino humanoides que viven y parasitan dentro de la especie humana.

Me traslado al caso del año pasado de esa familia comprometida y de clase media donde el padre quemó en la cama a su hijo discapacitado y a su hija pequeña y que aparentaba ser un hombre normal, “no contaba con antecedentes”. Posibe psicópata integrado.

O el padre que hace poco se salió de la carretera con el coche y se suicidó con su hijo en Francia con el único objetivo de torturar a esa mujer al otro lado, que incluso les querían dejar o habían ya abandonado la relación. Posible psicópata integrado.

Debido a su impulsividad y falta de previsión al largo plazo, a veces pierden el control y llegan a desenmascararse delante de las personas más cercanas. La mayoría de estos hombres se descargan además con sus mujeres y los hijos en común, por eso muchos de los psicópatas integrados son al mismo tiempo hombres maltratadores.

Por eso jamás hay que darles el privilegio de meterse en la vida de ninguna mujer, ni de ninguna persona, y en ningún momento, porque luego el problema es que ellos ya no salen, no se van nunca, continuan cazando.

A las mujeres se les sigue pidiendo que sean ellas las que se salgan, se vayan. Esto es necesario y hay que hacerlo siempre, pero lo dicho, nadie escapa ante la flauta de un psicópata integrado. Nadie lo ha hecho, ni lo hará nunca, no de antemano si ya han llegado a nuestras vidas, incluso a la escena política de un país. Nunca se puede preveer el desenlace de estos “soles negros”.

Con respecto al suicidio y su significado para estos hombres psicópatas tras la comisión de un delito psicopático grave o muy grave, se trata de un patrón de actuación habitual en muchos casos, interpreto que es en base incluso, a que nunca han sentido la empatía, y no entienden el significado real de la vida, porque no saben amar, solo imitan y copian.

Entiendo que se suicidan pues porque incluso entraba dento del código de justicia propio, que habían decidido aplicar en su ajuste de cuentas particular. Por eso son tan peligrosos, porque no aparentan lo que son y pueden salir de sus madrigueras en cualquier momento y ajusticiar a personas inocentes.

Según estudios, una persona llega a coincidir con unos 60 individuos psicópatas a lo largo de su vida,  dependiendo de lo cercano y duradero del encuentro, las secuelas pueden ser de mayor o menor calado en nuestras vidas. Es decir, existe “un riesgo real” para las mujeres de dar con uno de estos hombres cada año o año y medio, y desde que son niñas. Por eso deben de estar muy atentas.

Por lo tanto, las posibilidades de que un psicópata integrado se cruce en la vida de una mujer y les haga mucho daño, son mucho más altas que las de que las mujeres los sepan ver venir de lejos y puedan protegerse para evitarlos. Estos hombres tocan la flauta y meten a las mujeres o a cualquiera “en su canasto”. Nada es casual.

Las mujeres tienen que estar  “equipadas” para identificar a los hombres psicópatas integrados en sociedad, la palabra “violencia machista” no es suficiente para conseguir que las mujeres puedan defenderse y prevenirse de antemano ante la llegada de estos hombres en sus vidas, ya que en contra de lo que todo el mundo cree, estos hombres están en todos sitios, en cualquier sitio. Estos hombres psicópatas son invisibles a los ojos de cualquier persona que no haya sido advertida e instruida a identificarlos de manera adecuada.

No son hombres machistas, son psicópatas integrados, es un nivel ampliado de depravación y de crueldad.

El hombre psicópata integrado, no es un mal para nada exclusivo de sectores marginados y con menos recursos, me atrevería a decir que sucede lo contrario incluso, ya que para que el psicópata integrado “crezca” en sociedad y llegue “intacto” a la vida adulta sin antecedentes delictivos obvios, sin ese desenlace puntual grave que lo delate en su adolecencia o primera juventud, es porque estos hombres han crecido protegidos con una estructura familiar y recursos económicos más que suficientes, que son los que le han propiciado el no delinquir al primer impulso, al haber tenido cubiertas siempre sus necesidades elementales. Lo que han aprendido por esta red de apoyo, es a utilizar el propio sistema para su solo beneficio.

Muchos de estos hombres psicópatas, han completado estudios superiores y tienen personas y familiares que los apoyan y “los abrigan”, los escudan.

Algunas madres y padres de estos hombres se han convertido en verdaderos activistas neuróticos de sus propios hijos, y en “complementarios” del propio psicópata. Los padres son realmente las primeras víctimas de todo psicópata integrado y están bajo los hechizos del mismo, no importa la edad.

Los defienden negando a su entorno, conocidos e incluso a sus parejas, la realidad y la evidencia que otros sospechan, y siempre quitan importancia a todo lo malo que sus hijos hacen a los demás. Por lo tanto, el psicópata integrado, ha contado durante buena parte de su vida con unos recursos favorables en el ecosistema.

Es muy necesario hablar con más claridad y detalle de los psicópatas integrados, y abandonar el tabú sobre este tema y hacer mucha más labor de divulgación.

  1. Mi consejo como mujer, jamás establecer contacto con ellos si los hemos identificado.
  2. Bloquearlos para siempre de nuestras vidas sin llegar a darles la oportunidad si quiera de conocernos.
  3. Incorporar en nuestra vida cotidiana la existencia de este riesgo y estar alerta y preparadas, aprender a detectarlos, ejercitar nuestra conciencia en este sentido.
  4. Que las mujeres se conviertan “en las verdaderas cazadoras de los hombres encantadores de serpientes”, que se apoyen entre ellas y se lo cuenten a otras mujeres, que les comenten de quiénes sospechan, que se protejan entre ellas, para que estos hombres se vean aislados, solos, cazados, sin posibilidad alguna de alimento a su perversidad y encerrados en un cesto para siempre.

Espero que mi artículo pueda servir a las mujeres del mundo para poner en marcha este ejercicio de autodefensa y autoreflexión sobre esta especie concreta de hombres que nos rodea y depreda.

P.S. Tipos de hombres psicópatas integrados

Novio, primo, cuñado, tío, yerno, abuelo, padres de familia, vecinos de toda la vida, compañeros de trabajo, jefes, amigos del colegio, hombres deportistas, deportistas de riesgo, propietarios de gimnasios, personal docente, directores de colegio, personal sanitario, enfermeros, miembros de la iglesia, sacerdotes, miembros de la policía y fuerzas de seguridad, militares, abogados, políticos, empresarios, personal de organizaciones humanitarias, de asociaciones sin ánimo de lucro, animalistas, para la infancia o discapacitados, diplomáticos, pequeños comerciantes, autónomos, psicólogos, sociólogos, investigadores científicos, chefs de cocina, becarios universiatrios, actores de cine, cantantes, artistas, monitores de actividades extrascolares y tiempo libre, profesionales de los medios de comunicación, escritores, camareros, personal de seguridad, conductores de autobús, taxistas, personal de limpieza, community managers, relaciones públicas, funcionarios de la administración, de servicios sociales, diseñadores gráficos, influencers en redes sociales o youtube, agentes inmobiliarios, vendedores de electrónica, el presidente de una comunidad de vecinos…etc.

IMG_4677

La “movida” del superdotado

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 27 de enero de 2019

[…] Pues que el otro día soñé con Mario Vaquerizo y estábamos en el Parque del Retiro de Madrid. A esto que entre miles de personas y muy, muy a lo lejos de donde estábamos, había un niño pequeño que llevaba unos calcetines cortos rosas, pero de los que colgaban unos pequeños pololos de esos de bolitas de lana. Solo en una de las cuatro bolitas que colgaban de sus calcetines, llevaba pegada “a modo de chapita” una diminuta ranita de hierro dorado. A todo esto que miro a Mario Vaquerizo que parecía estar despistadillo sin coscarse de mucho, y le pregunto sin conocerlo, oye, y la rana? y de repente me mira riéndose y me responde de vuelta, “Maria, tú si que eres una puta superdotada”. Cuando se lo conté a Jose nos hartamos de reir los dos. Su personaje me despierta la curiosidad, y creo que esconde algo…

Como la pólvora se ha expandido eso del mito de que los superdotados son personas hurañas y raras, con problemas sociales, “niños que tienen problemas de socialización”, adultos que necesitan “de terapia muchos años” porque se ven fracasados en lo social y en lo laboral. Pero seamos cautos. Nada más lejos de la realidad. Aunque si que es cierto que el individuo superdotado vive con la soledad colgada al cuello toda su vida y con esa angustia de no encajar en el grupo, creo que hay que tener mucho cuidado con “estas etiquetas” , porque el superdotado también es sinónimo de potencia, de brío, de espontaneidad, y de naturalidad.

Los superdotados saben disfrutar como nadie de cualquier “sarao” o “juerga”, y les encanta “salir de fiesta” y “apuntarse”a todo. Lagartijas que se desplazan rápidamente levitando sobre sus diminutas patas debido al fuerte impulso del que se abastecen con cada latigazo de su cola. La sangre del superdotado es su verdadera gasolina del alma, pero es cálida, ignea y ardiente. Intensidad pura incrustada en su ADN, un purasangre.

Que son la alegría de la huerta de todo grupo, eso dicen muchos de sus conocidos…

Pues que el superdotado con ensayada inteligencia aparenta ingenuidad y saca partido a esto de la guasa y la sencillez de no perderse una y parecer no enterarse de nada, a modo “de Nancys  rubias” como el grupo musical de Mario Vaquerizo.

Aún recuerdo esa sensación de libertad cuando siendo aún muy joven volvía a casa montada en una Kawasaki agarrada a la cintura de un joven que me sacaba 7 años, con varios agujeros en las medias por la ceniza del tabaco en los pubs, y sujetando en la mano un par de rosas “de esas de a veinte duros” la unidad.

Recuerdo encontrarme en el parking de una feria rodeada de petas, chinas y papel de fumar, mientras a los lejos se escuchaba, cual llamada a la oración, los altavoces de los puestos de los feriantes y que gritaban por sus micrófonos:

“…que viva la chochona! otra muñeca chochona!”

Los críos y jóvenes de esa época crecimos escuchando que las muñecas podían ser “chochonas” pero qué significaba ser “chochona”? Pues nada bueno, en la parte de Andalucía de la que procedo, se trata de una niña o mujer excesivamente tranquila, pero un tranquila sinónimo de lenta, a modo peyorativo, y de “esposa” que no llega a tiempo en eso de tener bien atendidas las “cosas de su casa”.

Para ellos estaban “los perritos pilotos”, y los feriantes gritaban por sus micrófonos:

“que alegría, que alboroto, hay viene otro perrito piloto!”.

Las muñecas chochonas eran rechonchas, los perritos pilotos eran simplemente un peluche de lo más básico en forma de perro amarillo con orejas largas, pero no iban vestidos de pilotos. Nunca entendí nada del plan de negocio y marketing de las ferias de esta época…Aunque las muñecas chochonas sí que llevaban una especie de delantal blanco encima del vestidito…

A la gente parecía no importarle lo malsonante del nombre de pila de estas muñecas y las familias disfrutaban paseando por el recinto ferial. Algo impensable en la sociedad actual en la que todos se sienten ofendidos. Hoy lo políticamente incorrecto y “original” se ha convertido en mirar las miles de fotos retocadas de la nueva realidad inventada que circula de manera homogénea por Instagram a nivel global.

Eran tiempos en los que las letras de las canciones creaban una época y donde escuchar en el equipo de música “November Rain de Guns & Roses” echada en la cama junto a un joven que olía a Massimo Dutti, tenía su propia vespino y salía con una chupa de cuero negra encima de una camiseta interior blanca los fines de semana, era todo un acto de verdadera rebeldía para una chica superdotada.

[…] But lovers always come and lovers always go
An’ no one’s really sure who’s lettin’ go today
Walkin’ away
If we could take the time to lay it on the line
I could rest my head, just knowin’ that you were mine
All mine…  (Guns & Roses)

Muchas letras de hoy se me aparecen tan ordinarias como los gritos de los feriantes de antaño con sus peluches baratos, y donde un  “hola, mira que bien me va sola, nadie a mi me controla, y aunque me lo pidas ya no te doy ni la hora…” se convierte en una especie de estribillo a cual himno del feminismo, todo un ejemplo del empoderamiento de la mujer. Aunque debo reconocer que esta al final también la bailo…

Como esa noche que le saqué 10 rosas “de veinte duros”, tres copas de Martini Bianco y tres chupitos (tres “cerebros” con granadina) por “la cara” y “por mi cara” a un par de jóvenes de los extrarradios de mi ciudad en un pub, con la esperanza por parte de alguno de ellos de poder “acompañarme luego a casa”…Con la excusa de necesitar ir al servicio, me largué del pub sin despedirme de ellos, con esos pequeños trozos de los cristales de las copas rotas en el suelo, que estaban incrustados en las suelas de mis zapatos de tacón alto. Eso sí que era empoderamiento.

Los jóvenes de hoy viajan en Uber y Cabify que reservan desde los aplicativos de sus móbiles, pero en qué momento les hemos hecho que pierdan la libertad de viajar en una vespino mientras aún resuena en tu “encapotada cabeza por las copas” esa canción de The Cramberries que el DJ pinchaba en el último pub justo antes de volverte a casa…

Superdotados, aún sentís el alboroto y diversión de “esa movida del superdotado” que nos hace ser algo golfos y nos empodera y llena de vida por lo natural de su espontaniedad?

En Instagram ya no existen las “Nancys modelo Ibiza”.

Hacia dónde nos movemos hoy?

nancy

La sonrisa del superdotado versus la sonrisa del psicópata

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 2 de enero de 2019

“La sociedad no puede defenderse de los psicópatas, son ellos los que hacen las normas”. (Robert Hare)

El músculo cigomático mayor es un músculo de la expresión facial de la cara, que está situado en la mejilla. Su acción es de elevador y abductor de la comisura labial y permitir al individuo sonreir.

Para poder entender los mecanismos físicos de la sonrisa, es interesante conocer la ciencia que se desarrolla en torno a la misma y cuyos estudios han dado lugar a las fotografías más extraordinarias jamás realizadas.

La persona tras las mismas es el científico y neurólogo francés Guillaume Duchenne (1806-1875) que descubrió la conocida como ”distrofia muscular de Duchenne” y que se da en uno de cada 5000 niños. Duchenne además fue pionero en el uso de la fotografía médica y realizó un trabajo muy extenso para poder ampliar el conocimiento que se esconde tras la fisiología de la expresión facial.

Para ello utilizó una técnica innovadora que estimulaba los músculos faciales con el uso de electricidad. Uno de sus trabajos fue The Mechanism of Human Facial Expression (1862) en el que indicaba que la expresión facial no solamente podía ser interpretada, sino que realmente nos abría la puerta ”al alma del individuo”. Duchenne demostró la existencia de diferencias entre una ”sonrisa falsa” y una ”sonrisa verdadera” y que la diferencia residía en las conexiones existentes entre los músculos alrededor de los ojos (the orbicularis oculi muscle) y el músculo que controla el movimiento de la comisura de los labios (the zygomatic major muscle).

Duchenne creía que el músculo zigomático ”obedecía a la voluntad”, mientras que el músculo orbicularis oculi era el ”verdadero músculo de la amabilidad, del amor y de las sensaciones agradables” y que se ponía en funcionamiento solamente “por las emociones sinceras del alma”.

En posteriores y recientes estudios, se ha demostrado que los músculos de la comisura de los ojos se contraen y flexionan cuando “realmente se está sonriendo” de un modo genuino. Numerosos estudios han demostrado que los seres humanos reaccionamos automáticamente con determinadas facciones del rostro, a través de lo que observamos en las facciones de los demás, a esto se le conoce como “mímica facial”, y se produce gracias al funcionamiento de las neuronas espejo.

En el caso del músculo orbicularis, parece que esta respuesta “mímica instantánea” no puede ser aprendida bajo la mímica facial, y la respuesta muscular se produce sin intervención de la voluntad al no poder ser controlada de manera consciente, y ponerse en funcionamiento “con las emociones verdaderas”.

Duchenne discutía además acerca del significado de la sonrisa “sin orbicularis oculi”, y hablaba de expresiones voluntarias frente a las involuntarias, y afirmaba que algunos movimientos faciales eran muy difíciles de hacer de manera voluntaria. Duchenne demostró qué músculos faciales se encontraban bajo un menor control de la voluntad (el orbicularis oculi), separándolos de los que se podían realizar “deliberadamente” como era el caso de los movimientos del músculo zigomático para producir una sonrisa falsa.

Cómo medir la empatía?

img_2249Diversos estudios han demostrado que las personas con bajos niveles de empatía tendían a mostrar una reacción inversa en el músculo zigomático cuando se les mostraba imágenes de expresiones faciales de enfado, es decir, que estas personas mostraban mayor actividad en el músculo zigomático y sonreían más cuando manifestaban o catalizaban sentimientos o emociones negativas, mientras que las personas con mayores niveles de empatía, tendían a sonreir menos cuando manifestaban o se les mostraban sentimientos negativos. Por lo tanto, las personas con altos niveles de empatía versus las personas con bajos niveles de empatía, se diferencian en la sensitividad a ese feedback que les otorga su propia configuración facial.

La sonrisa de Duchenne

Duchenne distinguía dos tipos de sonrisa. Aquella ”no Duchenne” comúnmente aceptada y que implica solamente el uso del músculo mayor zigomático que mueve la comisura labial (a modo de ”sonrisa de Bótox”), y la ”sonrisa de Duchenne” o verdadera, que es aquella que implica el movimiento de ambos, el músculo mayor zigomático y el músculo orbicularis oculi, que eleva las mejillas y conforma ”patas de gallo” alrededor de los ojos, es decir, una especie de ”sonreir con los ojos” y que se solamente se produce con una emoción sincera.

La sonrisa de Duchenne es una sonrisa genuina, que implica una contracción voluntaria de la comisura de los labios y una contracción involuntaria y que no puede ser aprendida, del músculo osbicularis oculi.

img_2248La sonrisa ”No Duchenne”sería una sonrisa frívola ya que la mayoría de las personas pueden hacerla y es la sonrisa que aprenden los psicópatas.

 

 

 

La psicopatía y el mimetismo facial

El mimetismo facial se considera como un index de la empatía en el individuo. La electromiografía facial (EMG) es la técnica que nos permite investigar la relación entre la actividad muscular facial y la empatía por el dolor. Empatía por el dolor, no como experiencia intrapersonal, como se entiende comúnmente, sino como fenómeno interpersonal que afecta a terceros.

En un estudio titulado Psychopathy and Facial Expressions of Emotions: Processing, Recognizing and Mimicking (2012), se afirma que los psicópatas pueden presentar un déficit específico en la función de mimetismo facial superior, tal y como ya nos indicaba Duchenne casi 200 años antes, y que esta patología en la adolescencia, se manifiesta en diferentes expresiones faciales de la emoción. El estudio dice que estos descubrimientos han de utilizarse para poder conocer las causas subyacentes en el deterioro y déficit de la empatía en los individuos psicópatas. La psicopatía es un comportamiento con anomalías neurológicas.

Los estudios de neurobiología sobre la psicopatía, nos indican que la misma se da por una disfunción en la amígdala del cerebro, amígdala que conforma uno de los sistemas neuronales centrales afectados por la propia patología de la psicopatía, y del que se conoce gracias a los estudios de neuroimagen.

Sonnby-Borgström (2002) investigó la relación entre la empatía y el mimetismo motriz facial, examinando las diferencias entre los individuos con elevados niveles de empatía y aquellos con bajos niveles de empatía. Muchos científicos de la actualidad afirman que “el mimetismo motriz involuntario” es la verdadera esencia de la existencia de la empatía, y que ésta, está ”biológicamente cableada” en el individuo.

Conclusiones

Entonces, entiendo que debería de existir una relación directa entre la actividad del “músculo orbicularis oculi” como indicador de la actividad facial y “reflejo de la empatía genuina del alma”, con el nivel de inteligencia en los individuos.

A mayor nivel de inteligencia, mayor sería el nivel de empatía en el individuo y como consecuencia presentarían estas personas un mayor nivel de actividad del propio músculo orbicularis oculi a través del uso de electromiografía facial.

Aún no existen estudios realizados en esta línea de estudio que intuyo y que conectaría la superdotación intelectual con una mayor actividad facial del músculo orbitaris oculi como el músculo de manifestación involuntaria de la emoción genuina.

Como confirman numerosos estudios sobre la neurobiología del superdotado realizados en los últimos años, las personas con mayor nivel de inteligencia presentan los niveles más elevados de empatía en base a una actividad cerebral “a modo de cerebros en llamas” y una mayor actividad en la amígdala.

Amígdala, cuya actividad deficiente es el orgien de la propia psicopatía.

Por lo tanto, en esta línea de estudio que insinúo, existirían diferencias más que significativas entre “la sonrisa del superdotado” y “la sonrisa del psicópata”. La sonrisa del superdotado sería una “hiper-sonrisa de Duchenne” al presentar “hiper empatía genuina” en la actividad involuntaria del músculo orbicularis oculi.

Por lo tanto, la pregunta sería, se podría entonces utilizar la electromiografía facial (EMG) y las diferencias obtenidas entre los registros de la actividad facial de “los músculos faciales involuntarios” entre los distintos individuos, como herramienta para detectar la superdotación intelectual?

img_2247

La sensibilidad sensorial del niño y del adulto superdotado y su relación con el potencial evocado P-300

Artículo realizado por Maria Rydkvist en Estocolmo a 18 de diciembre de 2018

La teoría de la desintegración positiva de Dabrowski (TPD) es una teoría sobre el desarrollo de la personalidad que afirma que la “tensión psicológica y la ansiedad” son elementos absolutamente necesarios para el desarrollo del individuo y de su personalidad. Estos procesos que Dabrowski denomina “de desintegración” tienen un efecto positivo en el propio desarrollo. El avance en el estado de desintegración, es lo que da lugar a un mayor nivel de desarrollo personal. El potencial como elemento indispensable para que se produzca este desarrollo, debe de incluir sobreexcitabilidades, es decir, unas reacciones específicas a los estímulos por encima de la media.

Un potencial evocado (PE) es una fluctuación de los potenciales eléctricos del cerebro provocada por la ocurrencia de un suceso o presentación de un estímulo. Es necesario explicar que las sobreexcitabildiades sensoriales están relacionadas con el tema de los potenciales evocados, que para que se entienda de manera más sencilla tiene que ver con la percepción de los estímulos por el organismo. En el caso de los individuos superdotados los estudios sobre los potenciales evocados nos demuestran que son las personas superdotadas, las que presentan la percepción más elevada a los estímulos reaccionando de manera más rápida a los mismos.

El vídeo que vemos a continuación nos muestra un ejemplo claro de sobreexcitabilidad sensorial del niño superdotado. En el video vemos un niño superdotado de cuatro años que al ponerse los calcetines cada mañana antes de ir al colegio se los baja siempre hasta el tobillo, porque dice que le molesta la presión del elástico en la pantorrilla de la pierna, ya que comenta que le aprieta y que le hace daño.

Muchos niños superdotados suelen andar descalzos por casa porque no soportan llevar calcetines puestos y es lo primero que se quitan (muchas veces en el sofá del salón) cuando llegan a casa. En muchas ocasiones los niños superdotados se quejan porque no encuentran unos calcetines que sean cómodos, que no lleven costura que les escueza en los dedos de los pies o que sean de un material que no les pique o les moleste. Este es sólo un ejemplo que muchos padres observan de lo que se denomina sobreexcitabilidad sensorial en el niño superdotado, la misma se mantiene aún en el superdotado adulto.

Es normal que a los niños superdotados les moleste la presión de los elásticos de los calcetines, las costuras de los mismos, y que hasta lleguen a cortar la goma a propósito que rodea la pantorrilla para dejar de sentir esa presión en la que no pueden dejar de pensar todo el día.

 

Un potencial evocado (PE) entonces, se puede definir como las desviaciones en la amplitud de las ondas eléctricas que tienen lugar en nuestro cerebro, partiendo de la premisa de que el funcionamiento de nuestro encéfalo se basa tanto en una comunicación eléctrica (PE) como química (neurotransmisores), cuando recibe la información que llega hasta él por medio de las vías sensoriales, motoras o cognitivas.

La onda P300 (EP300, P3) es un potencial evocado, que puede ser registrado mediante electroencefalografía, y que se utiliza para conocer la función cognitiva a través de su presencia, magnitud, topografía y duración de la misma en los individuos.

La P300 nos da información de cómo se desarrollan los correlatos neuronales y está relacionada con el nivel de inteligencia. En el caso de las personas con un cociente intelectual superior suelen tener una latencia más corta y una amplitud mayor que en las personas con un CI bajo. Se puede afirmar que existe cierta correlación entre CI y velocidad de transmisión de información. Además, a estos niños suele molestarles mucho la ropa interior porque les pican determinados encajes o bordes de la ropa, o incluso se sienten nerviosos ante tener que llevar puesto todo el día materiales sintéticos en camisetas interiores de las que dicen que les pican y que el tejido cruje al rozarles la piel o les da calambre.

Estos niños no soportan las etiquetas de la ropa y suelen quejarse hasta que se les corten las mismas, o por ejemplo, no quieren usar cinturón porque se sienten incómodos al apretarles demasiado en la cintura, o pantalones de chándal que se anuden a la cintura porque sienten el cordón estrangulándole las caderas. A veces incluso de bebés, no soportan sentarse en el carrichoche sintiendo que llevan una sudadera con capucha, ya que les produce una sensación incómoda en la espalda y ves cómo se retuercen y se tiran constantemente de la capucha como si se la quisiesen arrancar.

Recuerdo como mis hijos de bebés, no soportaban el roce del lazo del babero alrededor del cuello, o cómo para relajarse, necesitaban tocarse el rostro con una etiqueta de un peluche o con uno de sus calcetines, o se metían el pico del edredón o de la sábana dentro de la oreja o de la naríz, porque esto les relajaba y les producía gran placer sensorial.

La investigación científica en torno al superdotado, nos va dando cada vez más pistas que nos acercan a que los individuos superdotados presentan diferencias significativas biológicamente hablando. Es por ello, que ya en el año 1993 se realizó un estudio sobre el potencial evocado P300 en niños superdotados (Long latency event-related potentials (P300) in Gifted Children, by Martin F, Delpont E, Suisse G, Richelme C, Dolisi C.) donde se apreciaba una diferencia en la frecuencia más corta de respuesta P300 a los estímulos a través del sistema nervioso para su recepción cerebral.

Es decir, los niños superdotados presentan una reacción más rápida a los estímulos y por consiguiente una respuesta más corta para la toma de decisiones que los niños promedio, lo cual nos sugiere que puede existir una asociación entre la inteligencia, y el tiempo de respuesta motriz.

Estudios posteriores nos indican de la existencia de una manera biológicamente diferente de respuesta a los estímulos en las personas superdotadas, con respuestas más cortas a la hora de interpretar las sensaciones o estímulos que perciben, y que además les aportan una mayor cantidad de información, y que a su vez procesan en un menor tiempo de respuesta.

La sobreexcitabilidad sensorial es algo que persigue al individuo superdotado a lo largo de toda su vida.

El adulto superdotado por ejemplo, puede que no soporte los puños de las camisas abotonados alrededor de la muñeca y que se remangue las mangas de camisas y jerseys en el trabajo, porque no pueden dejar de pensar en que les aprieta el puño de la manga, hasta el punto de que esta sensación les impide concentrarse.

Hay mujeres superdotadas que no soportan llevar pendientes porque no pueden dejar de pensar en lo mucho que “les pesan” en las orejas, un peso real desde lo sensorial y que les impide pensar en otra cosa que no sea en los pendientes “pesados” que llevan puestos. Las niñas superdotadas han podido tener molestias tediosas con los pendientes de pequeña y que les obligaban a llevar, ya que les llegaban a doler en la oreja al ponerse de lado en la almohada durmiendodurante toda la noche.

Otro ejemplo puede ser que los superdotados no puedan dejar de sentir picor y deseo de rascarse la espalda, si detectan el más mínimo contacto o existencia de un pelo entre la piel y la ropa, y que les obliga de urgencia a encerrarse en el aseo más cercano y desnudarse de arriba a abajo hasta dar con el maldito pelo que les estaba haciendo perder la cordura.

Los superdotados dedican muchos minutos al día a acomodarse la ropa, o ponerse bien los bordes de la ropa interior ya que no pueden dejar de pensar en otra cosa, hasta que no solucionen su “conflicto sensorial” con las prendas de vestir.

Algunos superdotados relajan sus niveles de ansiedad tocándose repetidamente el pelo con los dedos, y llegan a arrancárselos.

Esto vendría a confirmar la TDP de Dabrowski donde el superdotado sería el individuo con el mayor nivel de reacción a los estímulos tanto emocionales, cognitivos, sensoriales o motores, llegando a alcanzar un nivel de desarrollo más elevado de la personalidad que se produce en base a la existencia de una mayor sobreexcitabilidad (según Dabrowski: emocional, sensorial, psicomotriz, intelectual e imaginativa) a los estímulos.

El individuo superdotado sería aquel que contaría con el mayor potencial biológico indispensable para que se produzca este desarrollo de desintegración positivo de la personalidad, presentando mayores estados de tensión psicológica y de ansiedad en su estado vital en base a una percepción aumentada a los estímulos que tiene su origen en una función biológicamente diferenciada de sus potenciales evocados.

La correlación menor tiempo de respuesta a los estímulos de la onda P300, mayor nivel de CI y la existencia de las sobreexcitabilidades de Dabrowski, nos crearía un perfil bastante veraz para la identificación del superdotado en base a una prueba de PE donde sólo es necesario colocar sobre el cuero cabelludo unos electrodos y realizar a continuación un electroencefalograma (EEG) mientras se presenta una serie de estímulos.

Una prueba en base a estos parámetros podría realizarse de manera no intrusiva en cualquier centro de salud y a menor coste que los actuales test psicométricos realizados por psicólogos especializados.

img_2101.jpg